Callar, ignorar y reportar: lo peor que puedes hacer

Aristóteles, el hombre que del que pueden apreciar su estatua en la imagen de arriba, fue un filósofo de la Antigua Grecia nacido en Estagira en el 384 antes de nuestra era. Alumno del divino Platón, estudió con él en la Academia de Atenas durante veinte años y más tarde fundó el Liceo, en la misma ciudad, que tendrá un éxito suficiente para competir con la escuela de su viejo maestro. Entre las muchas cosas que hizo en su vida se encuentra ser padre fundador de la biología, la lógica, haber sido el maestro de Alejandro Magno y haber escrito algunos de los libros más importantes de la Historia de la filosofía. Entre ellos, la Ética Nicomáquea. https://imgur.com/pe6p77g En este último libro, Aristóteles habla de su teoría de las virtudes y de cómo esta puede ayudar al hombre a convertirse en un hombre de bien, un hombre sabio. La idea era simple: perfeccionar nuestro carácter hasta alcanzar lo que él llamaba _eudaimonía_ que, para no hacer esto demasiado complicado, significa felicidad, una vida bien vivida, el punto más alto de la vida humana. Pero, ¿cómo puede uno volverse este hombre virtuoso? El maestro nos habla de lo que llamamos en filosofía el _justo medio_ aristotélico. ¿Cómo funciona? El Filósofo plantea que la virtud es el equilibrio entre dos vicios: un vicio por exceso y un vicio por defecto o ausencia, vacío. Pongamos un ejemplo simple: la honestidad. Si lo que estamos buscando es tener la virtud de la honestidad tenemos que identificar sus dos vicios. El vicio por vacío podría definirse como "la incapacidad de decir lo que necesita ser dicho" y el vicio por exceso la "honestidad brutal y descarada". En otras palabras, el justo medio se encuentra entre el no quedarse calladas las cosas que se necesitan decir y guardar silencio cuando abrir la boca sea imprudente, tosco e innecesario. https://imgur.com/NNWYPnf Claro que esto puede sonar un poco escandaloso y les diré la razón: cultura. Nuestra cultura está fuertemente influenciada por ciertos valores y creencias que han formado gran parte del desarrollo de nuestra Historia como civilización. Estas creencias han forjado dentro de nosotros todo un sistema moral que casi parece intuitivo, pero no lo es. Es aquí donde podemos echar mano de otro gran filósofo, bastante más reciente que el anterior: Nietzsche. En su libro, _La genealogía de la moral_, Nietzsche habla de la existencia de dos tipos de comportamientos morales: la moral de esclavos y la moral de amos. Para el filósofo alemán, la moral de esclavos era la que valoraba la debilidad sobre la fuerza o la cobardía sobre la valentía, sólo que, para evitar ser identificados como cobardes o débiles, los conceptos son intercambiados por humildad o amabilidad. Es así como estas personas a los que Nietzsche llamaba _el rebaño_ disfrazaban sus defectos como virtudes auténticas. Friedrich defendía, en contra de los que siempre ponen la otra mejilla, la moral de los amos. Una moral noble, orgullosa, con carácter y fortaleza. ¡La moral del superhombre! O, para ponerlo en términos de League of Legends, ¡la moral de Darius y Swain! La moral de los conquistadores. https://imgur.com/qb7o3gC Ahora bien, cuando Nietzsche habla sobre la moral de esclavos, cuando Aristóteles habla de vicio por vació o defecto, ¿no les suena familiar? Permítanse recordar y entender: https://imgur.com/7gYhE6G Hay una falta de carácter inmensa en la doctrina de Riot Games frente a los problemas con los usuarios tóxicos. Debilidad disfrazada de amabilidad, miedo e incapacidad de hacer valer la dignidad de los jugadores disfrazado de una actitud amigable, ¡sí! ¡Pretenden que seamos amigables con nuestros enemigos! ¡Con quienes toman nuestro tiempo y tranquilidad y lo arrojan a la basura con una sonrisa y luego escupen sobre ella! https://imgur.com/upm3jZr ¡Aristóteles y Nietzsche estarían horrorizados! Y con justa razón. Nos llamarían cobardes, débiles, sin carácter, borregos. ¿Qué propondrían ellos? Primero, la imagen del superhombre y las palabras del sabio Zaratustra nos invitarían a levantarnos, a ejercer fortaleza, dignidad, carácter. A no dejarnos insultar, humillar, denigrar o maltratar. Y luego, quizá Aristóteles nos podría decir cómo. ¡A fuerza de hábito! La siguiente vez que un tóxico te insulte o te arruine el juego, ¡no te quedes callado! Pero no caigas en la imprudencia de ser como él tampoco, o sólo estarías cometiendo el vicio del exceso. ¡El justo medio te dictaría que plantaras fuertemente y pié y desenvainaras tu espada! Pero con orgullo de no ser como aquél que se arrastra en el lodo al insultarte. Confrontación sin violencia desmedida, combate sin destrucción e ira absurda. https://imgur.com/zkn06I0 ¡Enfrentemos a los jugadores tóxicos! No porque consideremos que si les decimos sus verdades, que son jugadores despreciables que arruinan la experiencia de juego de los demás, que por ellos nuestra comunidad es cada vez peor y cada vez más gente prefiera no jugar este juego a tener que aguantarlos, entonces dejarán de ser así. Los necios e ignorantes suelen permanecer en ese estado, pero eso no significa que no se les ponga un alto, por justicia, por dignidad, por un sano orgullo. Dijo el filósofo estoico y emperador romano Marco Aurelio: "La mejor venganza es no ser como tu enemigo". ¡Sin embargo! ¡No olvidemos que Marco Aurelio mismo brinco a la batalla contra los bárbaros que amenazaban su hogar! Y lo hizo con gran éxito durante toda su vida. ¡Seamos como aquel emperador romano! ¡Seamos como el sabio aristotélico! ¡Como el superhombre de Nietzsche! No callemos, no ignoremos y no nos limitemos a reportar. ¡Frente en alto y guardia arriba! A estas personas no hay que darles la libertad y la paz de hacer cuanto quieran sin encontrase con oposición, sin que sepan que no son aceptados, que son despreciados, que son una peste de la que nos queremos deshacer. No hace falta insultarlos, no hace falta convertirnos en ellos, basta con enfrentarlos con sabiduría. https://imgur.com/5oZ273c
Compartir
Denunciar como:
Ofensivo Spam Acoso Foro incorrecto
cancelar