Mas Alla De Las Sombras 2 Capitulo 19: El Santuario Olvidado

[(http://i.imgur.com/OnXDcly.jpg)] Aquí estamos de nuevo con un capítulo más de esta historia que avanza a paso de Tortuga embarazada mientras recordamos aquel primer encuentro entre Atipaq y Sejuani, en donde la monta cerdos intento matarlo por salvarle la vida de una tormenta invernal, no le agrado nada que Atipaq usara su cuerpo para calentar el de ella y así salvarla de la hipotermia, aunque a Atipaq si le agrado mucho esa experiencia. Al final todo se resolvió con un combate donde Atipaq gano y ese fue el inicio de una atípica relación de “_Más me intentas matarme, Mas Te Amo_”, ahora el link del capítulo anterior: https://boards.lan.leagueoflegends.com/es/c/creaciones-de-la-comunidad/9IpUmJMR-mas-alla-de-las-sombras-2-capitulo-18-las-pruebas-del-targon **Capítulo 19** **El Santuario Olvidado Las Pruebas de Targon II** _“Targon te pondrá a prueba o intentara matarte”_ **Atipaq** Pedazos de roca ruedan por la montaña mientras un breve sismo agita la zona. Los invocados por la montaña pierden el equilibrio y caen, algunos son tragados por las grietas que se han formado mientras el responsable de esto comienza a huir al verse superado en número. Atipaq salta entre las rocas de la montaña mientras los invocados emergen de las nubes y se lanzan hacia él; la nave de Corki sale entre las nubes dejando caer su carga explosiva, las explosiones funden la roca obligando a Atipaq a desviar su marcha. La tierra se abre frente a Atipaq y un enorme Yeti emerge intentando sujetar al elegido que usa sus poderes para evitar a la criatura, tras de él una criatura del vacío corre a toda velocidad mientras una gigantesca figura se ve tras la niebla. _-Eso es._ – Y entonces Atipaq recuerda al Barón Nashor, la enorme bestia del vacío que Zilean le mostro. –_ Esto es una pesadilla_. – Piensa mientras empuja a la criatura del vacío con una ráfaga de viento devolviéndola a las nubes de donde salió. _-No… no es una pesadilla. _– La voz de Newen se hace presente mientras Atipaq se hace a un lado y evita las cadenas de Thresh. _-Tu… ¿Qué demonios es esto? -Son tus propios demonios Atipaq. -Mis demonios… -La montaña los ha invocado para que te hagan compañía. -Tonterías… -Puedes correr, pero nunca podrás librarte de ellos. -Eso ya lo oí antes._ Atipaq lanza una bola de fuego que impacta en Zac mientras usa una de sus espadas para desviar el ataque de Nocturne. _-No podrás ganar esto solo… me necesitas. -¡Cállate…! _ Atipaq nuevamente desata su técnica más poderosa dejando un enorme cráter en la montaña, mientras dispersa la niebla junto a los invocados por un instante. _-Al fin se acabó. -¿Seguro?_ – Pregunta Newen. Atipaq levanta su mirada y ve a la niebla acercarse mientras las invocaciones de su pasado vuelven. _– La niebla… eso es. _– El elegido concentra su poder y crea un gran corriente de viento que se convierte en un gran torbellino que devora la niebla y los invocados. _-Ahora sí._ – Piensa Atipaq hasta que una flecha lanzada por Varus lo obliga a hacerse a un lado, Atipaq voltea y observa que de la misma montaña más invocaciones comienzan a levantarse obligándolo a tener que correr. Salta entre las rocas hasta que una de estas cede y lo lleve cuesta abajo, el elegido logra reaccionar a tiempo clavando una de sus espadas en la montaña para detener su descenso. _-Ahora si me tienen_. – Vuelve a pensar mientras ve a Jinx apuntando con su bazuca hacia el más la loca de Zaun no aprieta el gatillo. - ¿_Qué le sucede? _– Se pregunta Atipaq al ver que esta pareciera haberse congelado en su sitio. _-¿Acaso fue Newen?, imposible me hubiera dado cuenta._ Atipaq levanta su mirada y nota que los demás invocados también han dejado de moverse. _ -¿Hay alguien más por aquí? _– Se pregunta al pensar que estos seres son invocados por algún ente más, pero esta solo no siente el poder mágico de nadie más. _“La montaña te pondrá a prueba”_ De pronto recuerda la frase que le dijeron antes de partir. _-Prueba…_ _“Algunas batallas no se ganan con fuerza ni poder, si no…”_ Las palabras de su maestro resuenan en su mente mientras escala hasta llegar a una zona plana mientras los invocados comienzan a moverse y acercarse hacia él. _-Con paz… -_ Atipaq guarda su espada mientras los invocados se acercan cada vez más a él. – _No he venido a luchar contra la montaña ni contra mis demonios, he venido en búsqueda de paz…_ Atipaq baja su cabeza mientras cierra sus ojos. – _Quiero saber que hacia Newen aquí…_ Los segundos pasan mientras Atipaq permanecen con los ojos cerrados hasta que al fin decide abrirlos y ver lo que hay frente a él; los invocados han desaparecidos solo queda frente a él la imagen de la mujer bárbara que vio mientras viajaba con Leona. _-Tu… ¿Qué eres de mí?_ – Esta lo mira en silencio sin decir una sola palabra hasta que estira su brazo hacia Atipaq; el Ajkllasga hace lo mismo y al entrar en contacto con ella el cuerpo de la mujer se disuelve mientras Atipaq ve a Newen continuar ascendiendo hacia la cima con el rostro cubierto de lágrimas cargando una roca. _-¿Por qué llorabas? _– Pregunta Atipaq mientras Newen permanece en silencio un largo tiempo. _-Por lo que acababa de hacer_. – Responde el para después guardar silencio. Atipaq voltea su mirada y ve el terreno hacia atrás de él y observa que el terreno está intacto como si sus poderes no hubieran hecho mella en él. – _Todo esto ha sido una ilusión._ – Pronuncia mientras continua su camino en silencio. **Al Día Siguiente** La nieve cubre todo el paisaje mientras Atipaq se ha quedado quieto observando una extraña formación en un desfiladero; algunas rocas que emergen tienen formas humanas, el elegido se acerca más hasta que sus sospechas son confirmadas, aquellas rocas no tienen forma humana, son humanos fosilizados que se han convertidos en rocas. Por lo poco que se puede ver de ellas, da la impresión de que es un grupo de personas que intentaron abrigarse de la inclemencia del clima en un solo abrazo, pero el frio segó sus vidas antes de que pudieran lograrlo. El Ajkllasga continua caminando por el sendero helado hasta que se topa con algo inusual en el paisaje; frente a él un manantial congelado, más en su interior sus aguas continúan siendo liquidas y lo más extraño es la existencia de peces nadando en esta. _-¿Debería estar totalmente congelado?_ – Se pregunta mientras continua caminando por el valle congelado hasta toparse con la punta de un obelisco enterado en la nieve, el elegido se acerca hasta que el sonido de un zumbido cercano llama su atención. Observa a su alrededor y no ve a nadie, solo están él y la enorme roca la cual emite un extraño brillo al acercarse a ella, Atipaq lo observa puede sentir algo de magia en la roca, una magia dejada hace milenios, coloca su mano en la piedra y entonces la nieve a su alrededor comienza a vibrar. Un bufido se escucha provenir de la nieve mientras decenas de puntas emergen de la nieve y se dirigen a Atipaq, el Ajkllasga las evita mientras otro bufido se escucha cerca seguido de decenas de púas que emergen de la nieve obligando a Atipaq a moverse nuevamente. De pronto de la nieve algunas extrañas criaturas comienzan a emerger, Atipaq los ve por su apariencia parecen criaturas del vacío, pero los colores de sus corazas no se asemejan a los colores típicos que estos horrores presentan, además que la luz del sol aun alumbra y no les permitirá salir de sus escondites. _-Más ilusiones. _– Piensa Atipaq quien ignora a las bestias ya que después de emerger estas no se han atrevido a atacarlo y mantienen la distancia con el Ajkllasga, el elegido continuo caminando hasta que una nube cubre el sol y entonces las criaturas se lanzan hacia él. Atipaq reacciona a tiempo y las evita. –_ Si claro más ilusiones. _– Menciona Newen de manera sarcástica. El Ajkllasga sustrae el Filo Infinito y parte a una de las criaturas por la mitad la cual se desploma, una de las criaturas cercana se lanza hacia el cadáver y comienza a devorarla hasta que su cuerpo comienza a experimentar cambios. Piernas más gruesas y un nuevo par de ojos es lo que resalta en la criatura que gira y centra su atención en Atipaq mientras las otras criaturas se disputan los restos que la primera criatura ha dejado. La criatura evolucionada es más fuerte y ágil dándole más problemas al Ajkllasga quien tiene que invocar los poderes de los elementos para mantenerla a raya; Atipaq hace un movimiento pero su ataque es detenido por los colmillos de la criatura que sujetan con firmeza el Filo Infinito. Otras criaturas más se unen al ataque obligando al elegido a reaccionar y usar ráfagas de vientos para alejarlas, mientras el Filo Infinito se envuelve en llamas y comienza a rostizar las fauces de la otra criatura que adolorida suelta el arma. La lucha de Atipaq con las criaturas continúa y recorre una parte de la montaña hasta llegar a una zona donde la nieve es reemplazada por gruesas capas de hielo. Atipaq aprovecha la ventaja del terreno ya que las criaturas se ven obligadas a clavar sus garras en el hielo para evitar caerse. Una criatura salta y es recibida por una bola de fuego, la bestia cae al suelo mientras se retuerce de dolor, Atipaq voltea hacia ella y ve a las otras criaturas ir hacia ella para devorarla. _-Es mi momento. _– Se dice a si mismo mientras se concentra para realizar un poderoso ataque; las otras criaturas continúan disputándose el cadáver hasta que una fuente de luz llama su atención, voltean y ven a Atipaq volar por los aires hacia su ubicación. El elegido cae e incrusta una de sus espadas en el hielo el cual se agrieta frente a él; las criaturas intentan huir pero ya es tarde las grietas se han expandido por los alrededores creando una prisión alrededor de ellas. Las grietas estallan mientras columnas de fuego emergen de ella y comienzan a rostizar a las criaturas que no pueden mantener el equilibrio y termina siendo devoradas hasta lo más profundo de la montaña. _-Bien. _– Piensa Atipaq al ver a sus cazadores sucumbir ante el empuje que habían logrado, se da media vuelta para retomar su camino cuando de pronto el sonido de grietas en el suelo llaman su atención. _-Maldición._ – Es lo que pronuncia cuando inclina su rostro y ve a las grietas pasar por debajo de él, intenta reaccionar pero ya es tarde y termina cayendo por un lado de la montaña. **Más Tarde** La nieva cae mientras Atipaq despierta, esta frente a un vieja cueva y salvo por un pequeño chichón en la nuca no tiene más lesiones ya que la nieve a amortiguado su caída, se levanta y observa a un lado donde ve una roca sobresaliendo de la montaña y el cadáver congelado de algún aventurero que quedó atrapado. _-Supongo que no será fácil salir de aquí. – _Menciona al ver que el único camino que hay es un minúsculo camino formado por rocas incrustadas en la montaña y que llevan hacia abajo. – _Ya no se puede subir y hay demasiada niebla como para bajar con seguridad y tengo hambre así que debo ahorrar energías._ Toma una vieja rama que cayó con él y la enciende mientras se interna en la cueva. **Instantes Después** _-Este lugar ya ha sido habitado. – _Atipaq encuentra en el interior restos de comida congelados así como otros utensilios, el Ajkllasga toma uno de ellos; es una vieja copa bañada en plata que brilla con la luz de la antorcha, el elegido la examina y nota algunos grabados en la base de esta y una palabra que llama su atención. _-Lunari… _- Menciona al leer los grabados, alumbra el resto de la cueva y se interna más en ella hasta llegar al fondo. –_ mmmm… Esta pared no es natural._ – Menciona al inspeccionar el fondo. –_ Ciento una pequeña corriente de aire filtrándose por las rocas, me pregunto ¿Qué habrá detrás?_ Un pequeño estruendo resuena en la cueva mientras la falsa pared colapsa y Atipaq al fin logra ingresar a los interiores. _– Esto es…_ - Frente a él se encuentra una serie de túneles labrados y en estos los tesoros olvidados de los Lunaris. El ajkllasga recorre los túneles hasta llegar a un gran salón y ver en una de las paredes el dibujo de la Runa con forma de Luna. – Lunari… -Susurra mientras identifica el símbolo; mientras en su interior el Emperador Oscuro Despierta. Atipaq coge un polvoriento libro y comienza a revisar sus hojas; su escritura esta desgastada y ha sido escrita en el antiguo idioma de los Rakkor, en sus páginas se leen poemas hacia la Luna y cantos hacia los grandes guerreros plateados, Atipaq deja el libro y levanta su mirada hacia los estantes en donde encuentra objetos de plata y viejas pinturas de los guerreros plateados y a su lados se encuentran los guerreros dorados que hoy protegen Targon. El viento se filtra por un pasadizo llamando la atención de elegido que decide seguir dicho camina hasta una entrada sellada con rocas y dibujos Rúnicos cuyo poder ya se ha desvanecido, el Ajkllasga coloca su mano sobre una de estas runas la cual se activa con la magia de este y le muestra algo revelador. _-Newen…_ - Susurra al ver al emperador oscuro luchar contra los Aspectos del Sol y la Luna, voltea su mirada hacia un pasadizo y comienza a correr hacia el mientras los dibujos de runas esculpidos en el suelo brillan al pasar por ellos. _-¿Qué es esto? _– Mas visiones, esta vez el emperador oscuro porta una extraña reliquia mientras los aspectos descienden de la montaña para detenerlo. _-Ya no está aquí…_ - De pronto la voz de Newen resuena en su interior. _-¿Qué dices? -Alguien se lo llevo, puedo notar su magia dejada por los pasillos. -Responde ¿Qué es todo esto? Estas visiones… -Es lo que es… - L_e contesta el de forma fría. –_ Pero no es momento para preguntas, es momento para luchar_. Atipaq sale del pasillo y se da cuenta que ha salido del templo hacia afuera, levanta su vista y frente a él un viejo altar con la figura de la Runa con forma de Luna dibujada en ella. _-Ya está aquí, pero no ha sido ella quien se lo llevo. -¿Quién está aquí? _– Pregunta Atipaq mientras voltea al sentir el sonido de un arma siendo blandida. -_¿Quién es ella?_ Frente a él, se encuentra una mujer de cabellos blancos y que viste una armadura plateada mientras una Runa con forma de Luna brilla en su frente, frente a él se encuentra Diana el Aspecto de la Luna. **Continuara…** Y todo comienza a tomar forma mientras una nueva batalla va a dar inicio. **PDT:** ¿Qué pretendía hacer Newen con esa reliquia? **PDT2:** Las criaturas con las que se encontró Atipaq son criaturas del vacío alteradas por la magia de Targon. **Próximamente:** **El Aspecto De La Luna** Y esto es aventuras en Targon: https://www.youtube.com/watch?v=jDqqg1-wM6Q **Y Nos Vemos En El Templo Olvidado De Los Lunaris**
Compartir
Denunciar como:
Ofensivo Spam Acoso Foro incorrecto
cancelar