Mas Alla De Las Sombras 3 Capitulo 5: Las Sombras Del Manatí

[(https://i.pinimg.com/originals/6b/f3/7f/6bf37fe783028c6b73c1bb89e99e5f52.png)] Y volvemos con un nuevo capítulo donde al fin Urf será el encargado de salvar el día, sin mencionar que como en el anterior capitulo en donde la historia estaba conectada al relato de Riven y Yasuo este capítulo está conectado con el relato de la pareja de emplumados del juego y es la continuación de uno de los personajes que aparece en su historia, para más información leer el relato de Xayah y Rakan. Pero antes de eso tendremos un poco de filosofía de manatí, así que oído a las frases de Urf sobre lo que es crecer. Y Ahora el link del capítulo anterior que ha batido record de audiencias: (Tiembla Rito) https://boards.lan.leagueoflegends.com/es/c/creaciones-de-la-comunidad/fTunwxl4-mas-alla-de-las-sombras-3-capitulo-4-perdidos-en-jonia **Capítulo 5** **Las Sombras Del Manatí** _“Muajajajajaaja…”_ **Urf** _“Ya está empezando a desvariar”_ **Atipaq ** **Días Después** -_¿A dónde vamos Urf? -A la colina rota. -¿Y dónde queda eso? -Jajajajaja tonto caíste… -Ah… ¿Ahora si en serio a dónde vamos? -Hacia el norte. -Y luego. -Al Este. -Y después. -Hacia el sur, para luego ir hacia el oeste. -Eso es ir en círculos. -No es ir en cuadrado. Jajajaja. -Ah… -_ Gruñe Atipaq mientras le da espalda a Urf. -_Hey a dónde vas, por ahí no es…_ Pero Atipaq no lo escucha por lo que Urf decide ir tras el mientras se internan en un bosque de enormes árboles. _– No tienes por qué ponerte así… ¿Qué paso con el antiguo Atipaq? _– Pronuncia Urf haciendo que Atipaq se detenga un instante para contestarle. _-Creció. _– Responde el de manera seca para continuar caminando. _-Crecer no significa que debas dejar de ser tú mismo, ni que pierdas tu esencia o que dejes de disfrutar de las cosas que te hacían feliz cuando eras más joven._ Atipaq se detiene de golpe al escuchar las palabras de Urf mientras voltea su cabeza hacia un lado, entre tanto Urf se acerca hasta colocarse a un lado de este._ – Crecer es saber encajar todo, lo nuevo con lo viejo, es caos y orden. -Es equilibrio. –_ Responde Atipaq al girar su rostro hacia Urf. –_ Lo siento, no debí enojarme. -Así me gusta ahora… -Ahora es tu turno… -¿Qué? –_ Atipaq arrancha la bolsa de grapes naranjas de Urf y comienza a correr por donde vino. _– Oye dame mi bolsa. -Si no me alcanzas me las comeré todas._ – Responde con una carcajada. _-Ahora veras._ – Mientras Urf va tras el decidido a recuperar su bolsa. **Instantes Después** El sol transita por en medio del cielo, Atipaq y Urf descansan a la sombra de un gran árbol mientras se alimentan con las provisiones que el manatí trajo, quien después de darle a Atipaq en la cabeza un par de veces con su pescado ha recuperado su bolsa de grapes intacta. Atipaq observa el bosque y su mirada se pierde en un recuerdo de la infancia de Newen. –_ Es idéntico. –_ Piensa el mientras recuerda los momentos en que un pequeño Newen se internaba en los bosques de Jonia junto a su amigo minotauro a recoger las frutas del bosque. _- Llullu. _– Pronuncia él. _-¿Qué? -Nada… solo recordaba el pasado de Newen. -Y ese Llullu. -Era su mascota._ – Pronuncia el mientras se levanta. _-¡Era mi amigo…!_ – Grita Newen desde el interior. -_¿Qué fue eso? Por un momento sentí que alguien gritaba. -Debe ser el viento, bien veamos si hay algo cerca._ – Menciona Atipaq mientras escala el árbol hasta su cima. –_ Por allá hay un arroyo de agua. -Que bien… justo necesitaba mojarme un poco_. – Pronuncia Urf mientras recoge sus cosas y se disponen a moverse. _-Ahhh… Al fin puedo estirar las aletas. _– Pronuncia Urf mientras chapotea agua hacia Atipaq. _-Oye no me salpiques agua. -¿O qué? Estoy en mi ambiente aquí no me podrás ganar. -Eso ya lo veremos. _– Finaliza Atipaq mientras se lanza al agua dando inicio a una batalla acuática hasta que el sonido de algo corriendo torpemente llama su atención. –_ Algo está cerca._ _-Sera alguna criatura de la región, si es así ya tenemos cena. _– Menciona Urf mientras se acerca a un lado del arroyo dejando a Atipaq adentrarse entre la maleza con una de sus espadas. –_ Si es un ciervo hare costillas de ciervo con salsa o tal vez sea mejor unas croquetas de ciervo o mejor… -Sh…. –_ Le dice Atipaq mientras mira a todos lados hasta que ve un par de cuernos azules. –_ Ya eres mío._ – Susurra mientras agita su espada en esa dirección. _-Espera… _- Hasta que una voz lo detiene. -_¿Quién eres muéstrate?_ Frente a Atipaq un Vastaya se alza; plumas y cabellos grises adornan su cabeza, lleva un gran manto sucio que oculta su cuerpo con excepción de las plumas que brotan de sus brazos dándole la apariencia que fueran un par de alas, sus piernas tienen formas humanas pero rodeados de escamas así como una fila de plumas azules que brotan de sus pantorrillas y los dedos de sus pies y manos son cortos y terminan con formas de garras, su rostro arrugado muestra la gran cantidad de años que ha pasado por él. -_¿Quién eres?_ – Pregunta Atipaq. _-Yo soy Akunir. _– Responde el de forma nerviosa. -_ De de de la tribu Juloah. -Eres un vastaya, ¿Qué haces por aquí? -Ola primo. –_ Interrumpe Urf uniéndose a la conversación. _-¿Tu eres un Vastaya? -Así es soy Urf de los manatís de Freljord y el gruñón de aquí es Atipaq. -Freljord… la tierra del hielo eterno. -Sí, sucede algo ¿Por qué estas todo sucio? -Es cierto hay que irnos ellos ya vienen. -Ellos ¿Quiénes? –_ Pregunta Atipaq. Un Shuriken viaja hacia Akunir quien es derribado por Urf antes de que lo alcancen, mientras Atipaq gira su mirada de un lado a otro. _– Estamos rodeados_. – Pronuncia Atipaq mientras un grupo de sombras se mueven alrededor de ellos. Seis guerreros de las sombras se muestran ante Atipaq y los demás, los ninjas desenvainan sus armas mientras Atipaq sujeta con fuerza su espada. – _Supongo que ninguno de ustedes va a hablar._ – Pronuncia Atipaq. –_ Bien les daré cinco segundos para irse; cinco…_ Atipaq oprime su puño creando una onda de viento que repele a los guerreros, para después lanzarse contra ellos. Un guerrero gira en el aire para caer de pie y en el instante en que toca el suelo es alcanzado por una bola de fuego, otro que usas sus dos espadas para aferrarse al suelo termina siendo arrastrado por una ráfaga de viento helado que destroza sus ropas y su cuerpo mientras termina en la cima de la copa de un árbol. Uno de los guerreros usa una sombra para evitar el ataque y acercarse a Atipaq, pero su espada se parte mientras su cuerpo es atravesado por una guadaña de viento cortante, mientras otro cae al suelo atravesado por estacas de tierra. El quinto guerrero retrocede y ataca a distancia con sus shurikens, pero estos son interceptados por el pescado de goma de Urf el cual lo golpea y lo electrocuta mientras el último de ellos quien llevaba un rifle solo atina a darle a los fantasmas de viento de Atipaq hasta quedarse sin munición, por lo que recurre a su espada imbuida con la magia de las sombras con la cual intenta darle a Atipaq. La espada del guerrero vuela por los cielos mientras su cuerpo se eleva a centímetros del suelo mientras Atipaq lo sujeta del cuello, el hombre intenta reaccionar pero tiene los brazos y piernas congeladas mientras Atipaq lo mira a los ojos. _-Dile a tu maestro… que nos deje en paz…_ - Pronuncia Atipaq con la voz de Newen. – _O hare que se trague mis espadas. _– Finaliza mientras lo suelta. -_Él es fuerte._ – Piensa Akunir mientras se acerca a Atipaq. - _¿Que eres? -Yo… un Ajkllasga._ – Menciona el joven mientras recoge sus cosas, hasta que recibe un aletazo en la espalda. _– Oye tu qué te pasa. -Mira lo que le hiciste a mi pescado. –_ Reclama Urf por los shurikens clavados en este. _-Qué más quieres, así todo mundo te creara de que luchaste contra los guerreros de la sombra. -Es cierto. –_ Responde. –_ Jojojo voy a conservar estos shurikens y también me llevare una espada y ese raro gorro de metal que usan. -Mejor déjalo desnudo._ _-Y bien primo._ – Le dice Urf a Akunir. – _¿Por qué te perseguían estos guerreros de la sombra? -¿Por qué le dices primo? Si no es tu primo. -Calla no interrumpas, todos los Vastayas somos primos pues descendemos de las mismas especies, además no somos como ustedes los humanos, ahora si primo cuéntanos. -O es cierto, primero gracias por salvarme. _– Pronuncia el de manera más formal y tranquila. –_ Soy Akunir de la tribu Juloah y soy un Cónsul de los Vastaya. -Pues por tu aspecto más pareces un pordiosero al que acaban de asaltar. -No interrumpas Atipaq, continua. -Mis hombres y yo nos dirigíamos hacia el Kinkou cuando de repente fuimos atacados por los guerreros de la orden de la sombra, solo yo pude escapar con vida y he estado vagando solo estos últimos días. -¿Y qué quieren la orden de las sombras de ti? _– Pregunta Atipaq. _-Provocar una guerra entre los Vastaya y los humanos, primero me secuestraron creyendo que así lograrían provocar el conflicto, pero fui rescatado, aun así su objetivo ya ha sido logrado en parte, algunos miembros de mi sequito viajan hacía nuestras tierras a informar lo ocurrido, cuando lleguen incitaran a los demás a levantarse en armas, pues el pacto ha sido roto por algunos humanos. -¿Y no pudiste detenerlos? -No… mi antigua compañera forma parte de los que me han dado la espalda. -Una guerra tras otra, eso no suena bien._ – Pronuncia Urf. _-¿Qué quiere la orden de las sombras con esta guerra? -No estoy muy seguro, pero debo ir con los Kinkou para detener esto antes de que más sangre sea derramada. -Buena suerte. _– Pronuncia Atipaq mientras se recuesta sobre un árbol. _-¿Cómo que buena suerte Atipaq?_ – Reclama Urf. –_ Nosotros vamos a ayudarlo a llegar con los Kinkou. -¿Y Bandle? -Bandle puede esperar, además ya que estamos aquí deberíamos ir a hacerle una visita al maestro Shen. -Urf se te olvida que no soy bien visto por muchos Jonios después de lo que paso con Newen y estoy seguro de que los Kinkou ya saben todo con respecto a eso. -¿Y qué?_ El silencio se hace presente mientras Urf y Atipaq se observan a los ojos, hasta que el manatí habla. _-Sera más fácil llegar a Bandle si vamos con los Kinkou y le preguntamos a Kennen sobre la tierra de sus padres. -Te das cuenta que vamos a tener que regresar por donde vinimos. –_ Menciona mientras voltea. _– Además… ciento a una triada de Ajkllasgas cerca de aquí…_ - Susurra Atipaq sin que lo escuchen. _-¿Qué cosa? -Nada…_ - Pronuncia el para después guardar silencio. _-Bien iremos los dos._ – Le dice Urf a Akunir. _-No, iremos los tres… con una condición. -¿Cuál? -Si encontramos a algún miembro de los Kinkou antes de llegar lo dejaremos con él y nos iremos. -Bien, siempre y cuando este seguro. -De eso me encargo yo. _– Pronuncia Atipaq. **Al Día Siguiente** Una sombra se moviliza por el área donde habían estado Atipaq y los demás, el guerrero emerge de una roca y se acerca a los cadáveres de los hombres, se inclina y examina los cuerpos hasta que se da cuenta de que uno de ellos sigue con vida. _- ¿Dime que sucedió? -Ya lo teníamos._ – Pronuncia el ninja que Atipaq había dejado con vida. _– Pero entonces vino un sujeto y lo salvo. -¿Era del Kinkou? -No… era un extranjero y… venía acompañado de otro vastaya… un manatí… -¿A dónde fueron? -Por el paso cercano a las montañas. -Bien… tengo un mensaje del maestro por su fracaso… debes morir…_ Kayn levanta su guadaña y decapita al guerrero, el ojo de la arma Darkin se abre por un instante para succionar la esencia de su presa mientras Kayn miraba hacia las montañas donde ha huido su objetivo y al cual debía alcanzar antes de que llegara con los Kinkou. **Días Después** Los tres se movilizan por un viejo sendero cercano a las montañas y mientras viajan Akunir les cuenta muchas historias sobre los Vastaya y su tensa relación con los humanos, mientras Urf le pregunta sobre los platillos preferidos de los Vastaya de Jonia, así como las recetas; Atipaq por su lado le pregunta sobre el clan de las sombras y como es que Akunir termino escapando, el Vastaya le cuenta de que logró escapar gracias al sacrificio de sus hombres. _-¿Por qué vamos por aquí Atipaq? -Había otra ruta con la cual ya habríamos llegado_. – Agrega Akunir. _-Si otra ruta llena de guerreros de las sombras. –_ Pronuncia Atipaq. _-Y lleno de Ajkllasgas. _– Pronuncia Newen en el interior. _-Tú fuiste el de la idea. _– Le contesta Atipaq. _-No pensé que confiaras tanto en mí. -No Newen, solo estoy buscando alguien a quien golpear si las cosas no salen bien. _ La comitiva se detiene cerca de una cascada a descansar, mientras Urf se lanza a las aguas a refrescarse; Atipaq se sienta al lado del Cónsul para continuar preguntándole sobre lo que ha sucedido en Jonia desde que acabo la guerra, así como la situación política de Jonia. _-Así que la orden de las sombras ha expandido su influencia. -Sí y temo de que esto puede degenerar en un conflicto mayor, ahora que lo piensa Jonia está cambiando, ya nada es como era antes. -Los tiempos cambian. –_ Menciona Atipaq mientras se recuesta y cierra los ojos. De pronto sus sentidos lo alertan y Atipaq se reincorpora rápidamente. -_ ¿Qué sucede?_ – Le pregunta Akunir. _-No estamos solos_. – Pronuncia Atipaq. -_Claro que no yo también estoy aquí_. – Responde Urf. -_No me refería a ti payaso, hay alguien más_. Atipaq gira su mirada hacia los lados pero no ve a nadie acercarse, de pronto tras una pared de rocas una sombra emerge y de ella una guadaña carmesí se asoma y apunta hacia el cónsul Vastaya. _-Al fin te encontré. _– La voz de Kayn resuena tras Akunir quien voltea para ver al asesino sombrío blandir su arma contra él; el arma hace un movimiento de media luna hacia el viejo Akunir quien se queda inmóvil ante la impresión y no reacciona pese a que el arma se dirige hacia él. La guadaña se detiene a centímetros del Vastaya mientras Kayn voltea hacia un costado y ve a Atipaq deteniendo su arma con El Filo Infinito. _-¿Quién eres tú?_ – Pregunta Atipaq. _-A… quería dejarte para después, pero veo que tendré que hacerme cargo de ti primero. -No has respondido mi pregunta._ Kayn regresa a ocultarse en la sombra la cual se desvanece en el acto mientras Atipaq se pone en guardia. –_ Este sujeto es mejor que los otros. _– Piensa Atipaq. De pronto de la sombra de Atipaq emerge Kayn e intenta atacar al elegido pero Atipaq nuevamente bloquea su ataque y contiene su guadaña hasta que se aleja al sentir mucho dolor en los brazos. _-¿Qué es esto?_ – Se pregunta al sentir que el dolor se expande por todo su cuerpo mientras Kayn emerge por completo. _-No necesito tocarte para hacerte daño. _– Menciona el mientras se lanza contra Atipaq. Nuevamente el ataque de Kayn es contenido por Atipaq quien se esfuerza para soportar el dolor mientras el asesino blande su arma haciéndola girar y golpeando el arma de Atipaq quien no puede soportar más dolor y termina soltando el arma. _-Ya eres mío. _– Pronuncia Kayn mientras balancea su arma contra Atipaq mas lo único que logra es cortar un avatar de hielo de Atipaq. El avatar explota lastimando al asesino así como cubrirlo con escarcha. – _No pienses que me puedes ganar tan fácil._ – Pronuncia Atipaq a metros del noxiano. La mano derecha de Atipaq se envuelve en llamas mientras una bola de fuego es invocada y lanzada hacia Kayn, el orbe explota cerca de Kayn, más cuando el humo de la explosión se disipa el asesino no aparece y en su lugar solo hay una sombra que se desvanece. _-Esa técnica. _– Atipaq recuerda a Zed y la técnica de las sombras que usaba para evitar sus ataques, el elegido se mueve a un lado en el instante en que Kayn emerge de una sombra del suelo, el Ajkllasga lanza un relámpago mientras Kayn agita su arma creando una ráfaga de energía oscura que anula el ataque de Atipaq y golpea al Ajkllasga. _-Eres muy bueno, sin duda una presa digna de matar_. – Pronuncia Kayn mientras se acerca triunfante. El ojo de la guadaña se abre y gira su visión hacia Atipaq. - _¿Qué es eso? _– Se pregunta al ver el ojo. –_ No puede ser eso es… - _Hasta que se da cuenta de lo que Kayn lleva entre sus brazos. –_ Un arma Darkin…_ Kayn agita su guadaña contra Atipaq quien gira en el suelo para evitar ser cortado, más el arma logra hacerle una cortada en su brazo derecho. _– Aun tienes fuerzas… -_ Pronuncia Kayn. _-Mátalo._ – Pronuncia Rhast en el interior de Kayn al ver de quien se trata. _-Cállate no me des órdenes. _– Le responde Kayn quien agita la guadaña para crear una ráfaga de energía oscura. Atipaq toca el suelo y crea un onda subterránea que desestabiliza a Kayn haciendo que su ataque salga hacia un lado, el asesino salta y dirige su arma hacia Atipaq quien salta hacia atrás dejando un avatar de fuego. Las llamas envuelven a Kayn quien se oculta en su propia sombra mientras Atipaq corre a tomar una de sus espadas. Una sombra aparece detrás de Atipaq, el elegido la ataca pero no le da a nada, mientras Kayn emerge de otra sombra otras de él. Nuevamente la espada de Atipaq choca con el arma de Kayn, Atipaq intenta alejarse para evitar el dolor que el arma proyecta hacia él, pero es arrinconado contra un muro de roca. _-Se acabo el juego Ajkllasga. _– Pronuncia Kayn en el instante en que su cuerpo se vuelve un aura oscura para meterse por la herida de Atipaq. La espada de Atipaq cae al suelo mientras el arma Darkin flota sobre este, el ojo del arma se abre y se precipita hacia Atipaq cuando de pronto Kayn es expulsado del cuerpo de Atipaq y un aura oscura envía la guadaña hacia él. _-Pedazo de idiota_. – La voz de Newen se asoma desde Atipaq mientras se inclina a tomar su espada. –_ Estúpido Darkin acaso piensas que puedes ganarme en ese estado. -Basta. _– Pronuncia Atipaq. – _Yo acabare con él. -Entonces deja de contenerte. _– Le responde Newen. La discusión entre ambos distrae a Atipaq quien no nota a Kayn lanzándose hacia el hasta que el guerrero de las sombras es impactado por la espalda y enviado a estrellarse contra una roca. _-¿Qué? _– Todos voltean y ven a Urf con su ametralladora sobre sus hombros. -_Bien yo me are cargo de él. _– Pronuncia Urf. _-¿Qué? -Estúpida criatura como te atreves a lastimarme. –_ Pronuncia Kayn mientras se oculta en las sombras. _-¡No soy una estúpida criatura, soy un manatí! Y voy a patearte el trasero y ¿Dónde se metió? -¡Urf detrás de ti…! –_ Grita Atipaq mientras corre. Kayn emerge detrás de Urf quien advertido por Atipaq se mueve a un lado más la longitud de la guadaña maximizada por los poderes del Darkin hacen que esta logre cortar el hombro de Urf y la correa que este usa para sujetar su ametralladora. _-Voy a hacer esto rápido._ – Pronuncia Kayn mientras se introduce en Urf. -_¡Urfff…!!! _– Grita Atipaq. _-Espero que sepas nadar. _– Pronuncia Urf mientras sonríe y se lanza al torrente de agua. Urf nada a toda velocidad dirigiéndose hacia la cascada mientras el ojo de la guadaña se abre y se precipita hacia él. –_ Eso no va a funcionar._ – Pronuncia Urf mientras toma su espátula y bloquea el ataque de la guadaña. _-Gracias por viajar en transportes manatí. –_ Pronuncia Urf mientras se detiene al borde de la cascada y usa su espátula para mandar al arma darkin hacia abajo mientras expulsa a Kayn de su cuerpo. – _Y que tengas un buen día…_ _-El también es fuerte. _– Piensa Akunir al ver a Urf regresar victorioso de su encuentro. _-No te preocupes Atipaq solo fue una herida pequeña._ – Menciona el manatí al acercarse a Atipaq. _-Urf… Dame eso. –_ Le dice mientras le arrebata su espátula. -_Hey devuélvemelo. -¿De que esta hecho esta cosa que no se rompió al recibir ese ataque? -Acaso piensas que un gran cocinero como yo andaría con una espátula de dos cincuenta, por supuesto que no, la mejor cocina requiere de las mejores herramientas. _– Menciona mientras le quita a Atipaq su espátula. – _Esta espátula ha sido forjada por el mismísimo Ornn y entregada a mi familia como gratitud por haberle dado el mejor banquete que ha tenido en su vida. -Increíble un utensilio de cocina forjada por el dios de la forja. -Nada podría romper esta espátula, ni siquiera tus espadas. –_ Mencionar para después centrar su mirada en Akunir. - ¡_Hey tu Akunir ven y ayúdanos, no ves que nos estamos desangrando!_ Akunir ayuda a Atipaq y a Urf a curar sus heridas mientras estos continúan su conversación. – _Por cierto Atipaq ¿Por qué no usaste tu dragón de viento? -Ah… es que… como aun no lo controlo… no quería lastimar a Akunir. -Ya veo. -Mentiroso. _– Interrumpe Newen en su interior. – _No lo hiciste para que los Ajkllasgas no se den cuenta donde estabas. -Cállate. -¿Dónde quedo lo que me dijiste en Targon? Atipaq. -Me are cargo de eso cuando aprenda a controlar mis poderes, además no quiero a Urf cerca cuando tenga que hacerles frente_. **Días Después ** El grupo desciende hasta acampar a las afueras de un poblado, Atipaq y Akunir permanecen en las afueras mientras Urf se interna en el poblado en búsqueda de información. _-Que es ese ruido._ – Pregunta el Vastaya al oírse a lo lejos el ruido de pisadas. _-Algo se acerca. _– Atipaq se sube a un árbol para ver con más claridad. -_ ¿Qué demonios?_ – Y entonces ve a Urf siendo perseguido por un grupo de aldeanos. -_¡Atipaq…! ¡Vámonos…!_ Atipaq salta y toma a Urf para después correr y tomar a Akunir y lanzarse al cielo envuelto en su dragón de viento, mientras los aldeanos se quedan quietos y los observan perderse en el horizonte. _-Ahora entiendo lo del dragón de viento. _– Pronuncia Akunir colgando de la rama de un árbol mientras Urf se resbala de la rama donde estaba y cae al suelo. Por su parte Atipaq desciende y cae de pie, el ajkllasga celebra hasta que la bolsa de Urf le cae encima. _-Jajajajaja_. – Se ríen Urf y Akunir. _-Si si muy gracioso, ahora dinos que hiciste._ – Pregunta Atipaq a Urf. _-¿Quién yo? -Si tu… ¿Por qué te estaban persiguiendo esos hombres? -A bueno… veras estaba recopilando información cuando de pronto… jejejeje. -¿Qué hiciste? -Nada solo que._ – Urf le susurra algunas cosas a Atipaq en el oído. -_¿Qué y solo por eso? -Si… -Y luego dicen que los barbaros son los freldjorianos, bueno entonces no conseguiste nada. -Oh claro que sí, antes de todo ese revuelo escuche a una mujer comentar de que una integrante del Kinkou había estado ahí ayer y que se dirigió justo en esta dirección. -Entonces si nos apresuramos podremos alcanzarla. -Así es. -Bien… oye viejo ya baja tenemos que movernos. _– Pronuncia Atipaq. _-Oye más respeto con mi primo. -Bien… reverendo anciano baje hay que marcharnos. -Qué educación. _– Exclama Akunir. –_ Atrápenme o tendrán que cargarme todo el día._ Atipaq atrapa a Akunir aunque al hacerlo tropieza con una de las frutas que lleva Urf y termina en el suelo aplastado por el Vastaya. – _Que gran atrapada._ – Exclama Urf mientras se ríe. El grupo continúa su camino hasta que se detienen. - _¿Qué pasa Urf? -Huelo comida, debe estar cerca… por aquí síganme, ahí está._ – Señala Urf hacia una pequeña ladera donde una mujer vestida de verde cocina su almuerzo. _-¡Oye tu…! _– Grita Urf quien llama la atención de la mujer mientras agita su aleta. _-¿He? _– La mujer voltea y observa a los tres acercarse y rápidamente los reconoce, por lo que decide apagar el fuego, colocarse su máscara y caminar hacia ellos. _-Me parece conocida._ – Dice a Urf al verla. - _¿Oye eres del Kinkou? _– Le pregunta mientras la mujer se les acerca sin emitir ruido alguno. _-Algo no está bien. _– Menciona Atipaq al ver que no responde. _-Tal vez sea muda. _– Dice Urf. -_Mantente alerta. –_ Pronuncia Atipaq mientras se adelanta a interceptarla. -_ ¿Oye que no oíste?_ -_¿Qué modales los tuyo? _– Pronuncia ella impostando una voz falsa que deja a Atipaq sorprendido y con la guardia baja. _-¿Qué?... Urf atrás._ – Atipaq se da cuenta de las intenciones de la mujer un segundo antes de que esta se lance hacia el con una de sus Kamas. **Continuara…** **Próximamente:** **Rebeldes** ¿Quién es esta joven? Solo diremos que lleva tatuado un dragón en la espalda y que a Atipaq le encanta… el tatuaje claro esta… (Es una vieja conocida de Atipaq y Urf) Y he aquí el motivo de porque los mande a Jonia y es que Atipaq y Urf no tuvieron un buen final cuando estuvieron aquí, Urf se murió y Atipaq perdió el control despertando a Newen y lastimando a mucha gente, así que digamos que estamos aquí para cobrarnos la revancha, además que quería ponerme acorde con los momentos actuales de Jonia. Y ahora si prepárense que en el próximo capítulo nos toparemos con la pareja de emplumados y ahora si la canción del capítulo una con la que bailaron tus viejos o abuelos. https://www.youtube.com/watch?v=xrgcaxqXKu0 **Y Nos Vemos En Los Cuarteles Gatunos (Guao guao)**
Compartir

Al parecer nadie se ha unido a la discusión todavía; ¡sé el primero en comentar!

Denunciar como:
Ofensivo Spam Acoso Foro incorrecto
cancelar