Mas Alla De Las Sombras 3 Capitulo 2: El Retorno De Urf

[(http://media.comicbook.com/2018/07/league-of-legends-urf-merch-1123543.jpeg)] http://media.comicbook.com/2018/07/league-of-legends-urf-merch-1123543.jpeg Y aquí está el más grande, su excelencia, el faraón de la espátula, el rey del Trolleo y de la liga de madera, aquel al cual el loco encadenado no puede robarle la ulti porque simplemente no tiene, el ser al que todos quieren imitar y no pueden, el más amado por los poros, el único el inigualable y el mejor cocinero de la liga, aquel al que creían muerto pero solo estaba desmayado y ha vuelto para cobrarse su revancha… y sin más que decir, damas y caballeros y demás aquí está presente el glorioso … (Tomando Aire) UUUUUUUUUUUUUURF…… EL Manatiiiiiiiiiii _“Y escrito estaba que el manatí regresaría para reinstaurar su imperio…”_ (Tiembla Warwick) **PDT: **Prepárense para un reencuentro muy emotivo, así que no lloren, pero antes el link del capítulo anterior: https://boards.lan.leagueoflegends.com/es/c/creaciones-de-la-comunidad/JN1Mc1wN-mas-alla-de-las-sombras-3-capitulo-1-conversacian **Capitulo II** **El Retorno De Urf Operación Rescate** _-U…uuurf… -_ Sus ojos se llenan de lágrimas mientras recuerda el último momento junto a el, aquel día en que sacrifico su vida para salvarlo a él. – _Eres tu…_ - Sus palabras se quiebran. –_ Estas vivo… _ Se le acerca para abrazarlo cuando de pronto… _-¡Claro que estoy vivo Pedazo de Idiotaaaa…!_ – Un pescado de goma se estrella en la cara de Atipaq quien queda Anonadado ante la reacción de su amigo. –_ ¡La próxima vez que entierres a alguien asegúrate de que está muerto! ¡Sabes lo difícil que ha sido para mí salir de esa tumba…!_ Urf gruñe mientras se mueve. _-Sin mencionar que he recorrido medio mundo buscándote y también a ese perro rabioso… ahh cuando ponga mis aletas en él, no le van a quedar ganas de volver a intentar matar a alguien…_ - Menciona Urf mientras recoge su pescado, entre tanto Atipaq permanece en silencio mientras Newen se ríe en su interior. _-Y bien no me vas a abrazar. _– Le dice mientras se le acerca; Atipaq le da un leve abrazo hasta que Urf tira de su bufanda. – _Mi chalina… aquí esta… por cierto ¿Por qué esta todo maltratada he…? ¡Atipaq…!_ _-He… -_ Balbucea Atipaq hasta que Urf se la quita y se la pone. _– He_… _-Silencio. –_ Dice Urf mientras le tapa la boca. – _Algo huele mal… O no el Octopus…_ Urf lanza arena sobre la fogata mientras Atipaq observa la criatura muerta tras de ambos. –_ Esa cosa. _– Y entonces la reconoce, es la criatura que lo jalo mientras estaba en la gran cascada. –_ ¿Tú me salvaste?_ – Pregunta mientras se acerca a Urf. _-Ves a otro más por aquí… Ahhh los filetes se estropearon…_ Atipaq se queda un segundo pensando intentando recordar, pero solo ve oscuridad en el instante en que es arrastrado. – Ayyy. – Se topa la parte trasera de la cabeza y nota que tiene un chichón. Nuevamente voltea hacia la criatura y ve que fue atacada por un gran poder que desintegro parte de ella. _-Newen. –_ Pronuncia Atipaq llamando a su otro yo. – _Fuiste tú. -Ves a otro más por aquí. _– Le responde imitando a Urf. –_ Cuando aprenderás a no bajar la guardia._ – Finaliza el emperador oscuro. _-Hey Atipaq ven aquí y ayuda._ – Pronuncia Urf. – _Toma sujeta esto, mientras intento arreglar este desastre. -Si a mí también me da gusto verte._ – Le contesta. Los minutos pasan y Atipaq observa a Urf trabajando con la comida. –_ Y… ¿Cómo es que estas vivo? ¿Alguien o algo te revivió? -Revivir, jamás he estado muerto… solo me desmaye por el cansancio de la batalla. -Y tus palabras de despedida. -Estaba delirando por la conmoción de los golpes. -Pero tu corazón no latía y tu cuerpo estaba hecho un… -Hace falta más que eso para matar a un Manatí._ – Pronuncia Urf interrumpiéndolo. – _Cuando desperté estaba débil y cubierto por toneladas de tierra. _– Agrega en tono amargo. –_ Creí que moriría por el esfuerzo por salir, pero entonces apareció ella la Celestial y me curo como lo hizo contigo. -Soraka._ – Pronuncia Atipaq al recordar las palabras de esta. _– Entonces ¿De quién ha sido el fantasma de Urf que he visto? -Bien está listo. –_ Pronuncia Urf. – _Vamos es hora de comer después tenemos mucho trabajo que hacer. _ Urf le cuenta a Atipaq que después de que Soraka lo sano fue en su búsqueda por la zonas en donde contaban que lo habían visto hasta que dijeron que había desaparecido, después de eso Urf ayudo a algunos Jonios en su guerra con los noxianos y visito a algunos Vastayas para después enrumbarse hacia Piltover, lugar de donde tuvo que huir pues algunos científicos querían capturarlo para investigarlo. El manatí bajo hasta los suburbios de Zaun donde se topó con Zigs un Yordle al cual Atipaq había ayudado, juntos estropearon uno de los planes de Jinx, después Urf conoció a Zac y al creador de Orriana quien lo oculto en su mansión de los demás científicos piltoveranos, pasado el tiempo y pensando que no encontraría a Atipaq, Urf se movilizo hacia Noxus y luego hacia Demacia y en medio de su camino se encontró con Ryze quien le contó que había visto a Atipaq cerca de Targon. _-Vine hacia aquí y fui a visitar a la Celestial y después visite a mis primos, quería subir la montaña pero me entere de una tragedia que estaba sucediendo por aquí, así que decidí venir, la Celestial me ayudo a llegar y me dijo que te enviaría aquí. -Ya veo… ¿Cuál es el problema? -Ellos…_ - Menciona Urf señalando hacia los barcos. – _Desde hace unas semanas esos barcos han estado deambulando por aquí y cuando lo hacen uno de mis primos desaparece. -¿Primos? -Si los Marais son mis primos. -Creí que los Marais eran criaturas bellas_. – Pronuncia Atipaq de forma sarcástica. -_¡¿Qué dices?!!!_! – Reclama Urf furioso. _-No nada… ¿Y bien que necesitas de mí? -Esta noche entraremos en esos barcos y veremos que hay en ellos. -Bueno. _– Dice Atipaq mientras se recuesta en la arena. –_ Despiértame cuando sea hora de ir. -Bien yo are vigilancia. _– Contesta Urf. **De Noche** _-Uahhh._ – Bosteza Atipaq al despertarse. –_ Urf ya es hora… ¿Qué demonios? _– Pronuncia Atipaq al ver a Urf dormido en la arena. _- ¡Despierta pedazo de idiota…! _– Grita mientras patea su cola haciéndolo rodar en la arena. _-Waaaaa…. -¡Te has quedado dormido…! Animal… se supone que debías vigilar. -Va no hagas tanto escándalo que los barcos siguen… los barcos… no… no puede ser han desaparecido… ¡Maldición…!_ – Grita mientras se inclina sobre la arena lamentándose… _-Hey Urf… -He fallado, como le veré ahora la cara a la tía florinda… -Urf te estoy hablando. -soy un fracaso… wuaaa -Urf escúchame. -soy una deshonra para los manatís… -Urf… - _Pronuncia Atipaq mientras le toca del hombro. _-¡No molestes! ¡No ves que he fallado! Wua… -Urf… los barcos están por allá. -¡He…! Enserio. -Si… deben haberse movido por la marea. -jojojojoj ya lo sabía. _– Pronuncia secándose las lágrimas. –_ Bien vamos._ Urf se interna en las aguas portando sus armas mientras Atipaq se queda parado en la playa. _– He… Atipaq ¡Oye que haces ahí te dije que es momento de ir! -Y Que…_ - Responde Atipaq. – _¡Piensas que voy a nadar hasta allá solo! -Que vago eres, voy a tener que ayudarte a llegar._ Urf se dispone a regresar cuando de pronto Atipaq desenvaina una de sus espadas. –_ He se enojó porque le dije vago…_ - Atipaq agita su espada creando una ráfaga de viento cortante. _– Espera Atipa….q _– Urf se cubre el rostro mientras la ráfaga de viento cortante pasa por un costado del manatí y parte a la mitad a una gran bestia marina que emergía para atacar a Urf. _-Ha estoy vivo. -¡Que haces ahí! ¡Ven aquí! _– Le grita Atipaq. _-A si… la próxima que hagas eso avísame, casi me matas de un susto._ – Reclama Urf. _-Si… sí.. Ya vámonos, ya no siento más criaturas cerca. -El experto en fauna marina soy yo… y esa cosa no era tan peligrosa yo hubiera podido con ella. -Sí, si, si ya vámonos._ **Minutos Después** **Primer Barco** Atipaq y Urf irrumpen en el primer barco y se mueven entre las sombras para evitar que el único guardia note la presencia de ambos, el Ajkllasga levanta su mirada y nota un estandarte Piltoverano flameando además de que la embarcación tiene más la apariencia de ser un navío científico que de guerra. El marinero deambula de un lado a otro mientras bosteza, Urf se asoma por un lado dispuesto a golpearlo por detrás cuando de pronto Atipaq lo sujeta y lo saca mientras el marino voltea pensando que ha oído algo. _-¿Qué haces? _– Le pregunta Urf susurrando. _-Tú que estás haciendo._ – Le responde Atipaq. _-Quería capturarlo para obligarlo a hablar. -Tonto no hagas ruido o despertaras a los demás, ahora ven encontré la entrada._ Atipaq y Urf ingresan y después de caminar un par de metros Urf se detiene. _-¿Qué pasa? -Por aquí siento el aroma de los Marais. –_ Menciona guiando a Atipaq a una habitación revestida de metal _-¿Qué es este cuarto? –_ Pregunta Atipaq al ver varias máquinas hechas con tecnología de Piltover. –_ Hey no toques nada._ – De pronto Urf mueve una palanca y una de las maquinas se enciende provocando un ruido ensordecedor. El bullicio despierta a algunos marinos que se dirigen al cuarto de metal mientras Atipaq y Urf se ocultan hasta que los hombres apagan la máquina y se retiran murmurando que algún ratón debió accionar la palanca. _-Vaya eso estuvo cerca._ – Pronuncia Urf. _– Hay… oye… _- Reclama al recibir un cocacho. _-Te dije que no tocaras nada. -Va quien iba a pensar que esa cosa haría tanto escándalo, además el rastro de Marai termina aquí, vámonos al otro barco._ **Segundo Barco** Nuevamente ambos se escabullen en el segundo barco aunque con mayor dificultad debido a que la vigilancia es mayor. _-Este es un barco militar. _– Pronuncia Atipaq mientras se internan en él. – _Por cierto ¿No entiendo que harían estos hombres con los Marais? -He… -Digo son criaturas acuáticas, que beneficio sacarían de ello. -No has oído de los mercados negros. -Si oído algo de eso en Zaun ¿Por qué? -Nosotros los Vastaya somos criaturas poco comunes y vistas por los humanos y los Marais mucho más, un grupo de científicos podría pagar mucho por un Marai para examinarlo, otros grupos de gente con recursos podrían usarlos como criaturas de exhibición de su zoológico personal y otros más con un fin bélico. -Estas diciendo que están cazando Marais para venderlos. -Si… más… no detecto la esencia de ningún Marai._ – Pronuncia Urf. Ambos caminan devuelta mientras salen de un almacén de pólvora. –_ Wuaaa. _– Hasta que Atipaq se resbala por pisar una parte del piso cubierto de aceite. _-Torpe. _– Pronuncia Urf, mientras el ruido causado por el accidente de Atipaq atrae a un par de marinos. _-¿Quién está ahí?_ – Grita uno de ellos mientras Urf desde las sombras lo ataca haciendo que se estrelle contra el muro. _-Que estás haciendo_. – Pronuncia Atipaq en el instante en que el revólver del marino cae al suelo y se activa. La explosión enciende la pólvora mientras Atipaq y Urf se mueven hacia el exterior de la nave en donde deben hacerles frente a varios marinos. Pronto el caos en el barco se desata y mientras Atipaq golpea a todo aquel que se le acerque un marino suena la alarma despertando a los demás. _-¡Atipaq hay que continuar! _– Grita Urf. –_ No tenemos tiempo vámonos. -Bien._ – Atipaq crea una esfera de viento la cual suelta creando una onda expansiva que manda a varios al océano mientras toma a Urf y salta hacia el tercer barco. **Tercer Barco** La proa del barco se eleva mientras su popa se hunde después de que Atipaq caiga con Urf sobre ella. _-Oye salta con más cuidado casi nos hundimos. _– Le recrimina Urf. _-Es tu culpa pesas demasiado…_ La sacudida despierta a toda la tripulación mientras Atipaq se prepara para la bienvenida. _– ¿Detectas alguna esencia de Marai?_ – Pregunta. _-Detecto muchos olores, este barco parece que es una embarcación pesquera. -Bien nos abriremos camino a la fuerza._ Atipaq crea ráfagas de viento comprimido que golpean a los marinos y despeja el camino para internarse, ambos guiados por el olfato de Urf llegan hasta un almacén donde bloques de hielo traídos de Freljord mantienen el pescado fresco. _-El rastro acaba aquí. _– Pronuncia Urf mientras un marino cae cerca de él. –_ Oh buena idea vamos a interrogarlo._ – Agrega mientras levanta al hombre y coloca su espátula en el cuello. –_ Muy bien habla donde están los Marais. -No, no sé de qué hablan. -Mientes este barco apesta a Marai, así que hablas o serás carnada para los mostros marinos. -Yo… solo soy un pescador… el capitán Alexander es el que sabe, está en el otro navío. -Bien, eres un buen marino, toma tu regalo. –_ Menciona Urf mientras le introduce un pescado en la boca. – _Vamos Atipaq al otro barco._ Las alarmas de los cuatro barcos resuenan por todos lados mientras sus ocupantes se levantan y preparan para recibir a sus visitantes no deseados, Atipaq y Urf salen de los almacenes y son recibidos por el fuego de varias armas, ambos se deslizan por un costado de la nave mientras Urf prepara su metralleta para responder al fuego. _-Que haces. –_ Le pregunta Atipaq mientras lo detiene. _-No ves voy a responder su ataque. -Ya olvidaste la última vez que usaste esa cosa. -No te preocupes todo está controlado… He espera Ahhhhhh_ Atipaq toma a Urf y saltan hacia el cuarto barco antes de que este pueda usar su arma. **Cuarto Barco** Atipaq y Urf caen en el cuarto barco el cual se estremece por el impacto haciendo que sus ocupantes pierdan el equilibrio. _-Anda a dentro yo me encargo de ellos. _– Pronuncia Atipaq mientras vuela una puerta y desenfunda una de sus armas. _-¡Vuelvo en seguida! –_ Grita Urf internándose. Los marinos usan sus armas obligando a Atipaq a saltar hacia las velas y cortar las cuerdas que las sujetan atrapando a varios de ellos; el ajkllasga se mueve rápidamente golpeando a los marinos hasta que un cañonazo lo manda a volar hasta estrellarse con un mástil. _-Eso dolió. _– Pronuncia Atipaq mientras un grupo de marinos lo rodean. – T_ienen tres segundos para bajar sus armas. _– Les dice Atipaq. _-Así que este es el insecto que ha estado causando tantos problemas._ De entre los hombres la figura de un corpulento hombre de casi dos metros y medio aparece, el hombre porta lo que parece ser una especie de cañón pequeño fabricado con tecnología de Piltover. _-Tú debes ser Alexander. _– Pronuncia Atipaq. –_ Devuelve los Marais y los dejare irse en una sola pieza. -Insolente a quien crees que le hablas. -No sé ni me importa. –_ El hombre levanta su bazuca y dispara contra Atipaq creando una gran explosión que derriba el mástil. _-Yo soy Alexander Dumboltd servidor de la casa Laurent una de las familias nobles más prestigiosas de Demacia. –_ Pronuncia el hombre mientras algunos de sus hombres sonríen. _-A ya veo. _– La voz de Atipaq se hace presente y todos voltean hacia un lado donde se encuentra el parado sobre una verga del mástil principal, Alexander se prepara para disparar cuando una explosión a un costado suyo llama su atención. La pared de una cámara ha sido explotada y de ella Urf emerge junto a dos sombras son una madre Marai y su pequeña hija que habían sido aprisionadas, Atipaq aprovecha la distracción y corta las cuerdas que sujetan la vela para después invocar una ráfaga de viento y lanzar la enorme tela contra Alexander y sus hombres. _-¡Es mi turno! _– Grita Urf mientras pone en funcionamiento su metralleta que dispara poderosas ráfagas de proyectiles contra el barco de guerra. _-¡Urf sácalos de aquí…! _– Le grita Atipaq – ¡_Yo me encargo de los navíos! -Egoísta quieres quedarte con toda la diversión. -Cállate y has caso. _– Le contesta Atipaq mientras usas ráfagas de viento para desviar un proyectil que iba hacia ellos. _-Vámonos. – _Pronuncia Urf no sin antes disparar contra uno de los lados del barco y abrir camino para que los tres pudieran salir. El cielo ruge mientras Atipaq se lanza contra los barco, los marinos intenta desesperadamente responder pero el ataque de Atipaq los ha tomado con los pantalones abajo; una gran explosión resuena en uno de ellos que se hunde mientras Atipaq se eleva al cielo y cae convertido en un meteorito que vuela la proa de otra dejando la embarcación inservible. Tres de los cuatro barcos Demacianos se hunden, los tripulantes se arrojan al océano y nadan hacia el cuarto barco que ha perdido uno de sus mástiles principales y varios de sus hombres han caído heridos o están inconscientes; el capitán Alexander se levanta y observa a Atipaq quien se ha quedado de pie frente a él. _-Dile esto a tu jefe Laurent, dile que nunca más se acerque a estas aguas o será lo último que haga. -¿Quién eres despreciable mago? -Yo soy Atipaq Noxes. -Atipaq Noxes, te juro que algún día la casa Laurent te hará pagar por esto. _– Finaliza Alexander mientras Atipaq gira levemente su vista ante la amenaza del hombre, para después saltar hacia un grupo de tablas que flotan en el océano y que son arrastradas por Urf. **A La Mañana Siguiente** Después de despedirse de los dos Marais los cuales vuelven a las profundidades del océano Urf y Atipaq se movilizan hacia la playa más cercana en donde el manatí le cuenta como localizo a los dos Marais y lo que estos le contaron sobre como hicieron para capturarlos. _-Así que fueron atraídos por un sonido que provenía de uno de los barcos. -Si… recuerdas que uno de los barcos traía maquinaria muy extraña. -Si ¿Por qué? -Probablemente usaban esa maquinaria para emitir esos sonidos. -Entonces hice bien en hundirlos, supongo que no volverán en algún tiempo. -Si vuelven esta vez los convertiremos en comida para los peces. _– Pronuncia Urf cerrando su aleta como si fuera un puño. _-Si… claro, bueno ahora que el problema de tus primos está resuelto que vas a hacer ahora, ¿Vas a inscribirte en la arena de duelo de Noxus? -No… después de lo de Jonia no pienso en convertirme en parte de su espectáculo. -Entonces…_ Urf guarda silencio un momento mientras continúan caminando por el océano hasta que Urf habla extendiendo sus brazos. _-Voy a ir a Bandle City. -¿Qué-que? Jajajajajaja -De que te ríes. -No en serio como piensas a llegar ahí. -Es fácil solo hay que encontrar un portal que nos lleve hasta ahí. -En serio Urf jajajaja llegar a la ciudad de los Yordles es más una cuestión de suerte que de otra cosa, incluso para los Ajkllasgas le es difícil encontrar un portal activo que los lleve hasta ahí. -Pues yo lo lograre, llegare a Bandle así como lo hizo mi ancestro Urf segundo, es más hasta traje su diario donde narra sus aventuras y las maravillas que vio allá._ Ambos continúan caminando por la playa mientras rodean un acantilado a los pies de una vieja montaña mientras su discusión sobre Blande continua. _-Para comenzar ni siquiera sabes donde hay un portal cercano. -Ah no y eso que es._.. – Responde Urf señalando una de las rocas del acantilado mientras las olas del mar inundan la playa. -_Va por favor Urf. -Es un portal. -No es un portal. -¿Y cómo explicas esa extraña formación? -Va… debe ser un capricho de la naturaleza nada más. -Hombre de poca fe. –_ Le responde Urf. Atipaq se acerca a la figura de círculos y comienza a manipular algunas de las piedras hasta formar algunos espirales mientras le habla a Urf. – _Acaso piensas que por que mueva unas cuantas piedras y haga un par de gestos extraños se va a accionar un… por…tal…_ De pronto los espirales empiezan a brillar y girar frente a Atipaq mientras Urf salta de alegría. – _Muy bien hecho Atipaq lo has logrado el portal se está activando. -No es posible. _– Susurra Atipaq una y otra vez. _– No es posi…ble…_ De pronto el suelo bajo Atipaq brilla y toma la forma de un espiral mientras la arena desaparece y Atipaq cae en aquel sendero de luz. – _heeeeee…… -¡Jojojojojojo el portal está abierto_! – Grita Urf mientras asegura sus pertenencias. _– Bandle City ahí vamoooo…ssss – _Menciona mientras salta hacia el espiral de luz que se desvanece al poco tiempo. _“¿Que reencuentro más emotivo no Atipaq?”_ **Urf** _“Si, si, si, muy emotivo (Voy a pegarte cuando termine esto)”_ **Atipaq** **Continuara…** Y aquí esta aquel por el que muchos no lloraban, el grandioso Urf así que no esperen grandes tramas complejas ni nada lleno de melancolía y penas o enfrentamientos con peligros ancestrales, pues Urf es alegría y diversión y esta mini saga será todo lo contraria a las anteriores con situaciones alocadas y divertidas en la tierra de los Yordles donde Atipaq volverá a ser el que era antes de que Newen despertara en él y nada mejor que un Manatí extrovertido para ayudarlo a ser el mismo. Así que ya están advertidos el dúo mas Troll que veas en tu vida ha vuelto, que locuras les espera detrás del portal descúbralo en el siguiente capítulo. (Quería volver a mis orígenes donde la historia era más simple y divertida). **Próximamente:** **Aventuras en Bandle** Pausa musical porque su excelencia lo manda: https://www.youtube.com/watch?v=qYIiy03eGE0 **Y Nos Vemos En El Carnaval o Cuando Vuelva a Tener Conexión a Internet**
Compartir

Al parecer nadie se ha unido a la discusión todavía; ¡sé el primero en comentar!

Denunciar como:
Ofensivo Spam Acoso Foro incorrecto
cancelar