Mas Alla De Las Sombras 2 Capitulo 29: Determinación

[(http://pre06.deviantart.net/ec47/th/pre/i/2015/071/f/4/league_of_legends_the_dragon_hunt_by_lovetina0726-d8lgpib.jpg)] http://pre06.deviantart.net/ec47/th/pre/i/2015/071/f/4/league_of_legends_the_dragon_hunt_by_lovetina0726-d8lgpib.jpg Ha pasado más de un mes desde el ultimo capitulo y eso se debe a que me fui de viaje más de una semana y cuando regrese comenzó el mundial y me dormía temprano para ver las partidas (Nuevamente mis favoritos me decepcionan en los elegidos del Pickem) por lo que no pude avanzar mucho, (Pretextos cuando no) pero ya logre terminar el capítulo el cual me ha sido el más difícil de escribir por todo lo que abarca en un enfrentamiento que va mas allá de la fuerza. (Quería que fuera algo parecido a la batalla de Goku contra Jiren) Y sin más que decir aquí les dejo el link del capitulo https://boards.lan.leagueoflegends.com/es/c/creaciones-de-la-comunidad/PrehG2RB-mas-alla-de-las-sombras-2-capitulo-28-tristeza Y este pedazo de obra de arte para acompañar el capítulo. https://www.youtube.com/watch?v=SaeXN-MByjU **PDT:** Habíamos dejado la historia recordando el pasado de Newen, en la época en que visito Targon y sacrifico a la reencarnación de su hija para traer liberar a un ser de otra dimensión en Valoran, producto de esto Atipaq se enfureció y se lanzó hacia Newen dándole un golpe en el rostro, ahora si continuemos con la batalla pero antes iremos con otro pequeño recuerdo, pero esta vez de otro elegido. **Capitulo 29** **Determinación Una Promesa A La Oscuridad** _"El sacrificio de Eluney no sera en vano"_ **Atipaq** **Hace Cuatro Mil Años** La batalla ha sido dura; Sísifo ayuda a Cronos a ponerse de pie mientras observa los tres cuerpos tendidos en el suelo, dos de ellos ya están muertos y el tercer está exhalando sus últimos alientos entre tanto otros dos Ajkllasgas observan el terreno totalmente destruido. Ambos caminan hacia los cuerpos de sus compañeros abatidos. Sus armaduras están destrozadas dejando ver las marcas de los ataques elementales en sus cuerpos, los levantan y aún pueden sentir el poder abrumador que acabo con ellos, la oscura magia elemental de Newen aún se percibe en el aire mientras desde cielo pequeñas gotas de agua comienzan a caer. De pronto uno de los Ajkllasgas sustrae su arma al notar algo de movimiento en el tercer cuerpo, “Aun está vivo” se dice alertando a los demás, se acerca con su arma a terminar el trabajo hasta que la voz de Cronos lo detiene y el Ajkllasga se queda en su sitio observando lo que queda de esta nueva reencarnación del Emperador Oscuro. Su cuerpo esta mutilado, parte de su pierna izquierda está destrozada mientras la derecha esta dislocada y su brazo izquierdo está a unos metros de él; su sangre ha dejado de brotar de las heridas de su torso y tiene la mitad del rostro totalmente desfigurado, su ojo ensangrentado mira hacia el cielo mientras extiende su brazo derecho. Cronos y Sísifo se acercan a Newen y observan algo que los deja sorprendidos. Está llorando, quiere levantarse pero le es imposible mientras de sus labios salen sus últimas palabras. -_Eluney… ¿Dónde estás…? Eluney… mi pequeño rayo de sol… ¿Por qué no puedo alcanzarte…? Eluney… Todo sería tan distinto si estuvieras aquí…_ **Época Actual** _-Eluney. –_ Susurra Sísifo al recordar aquel día y cuando le pregunto a los demás Ajkllasgas sobre la niña, estos dijeron que murió en los brazos de Newen y que fue la detonante de su locura. - _¿Acaso esa niña es la clave_? El golpe de Atipaq se ha hundido en la mejilla de Newen quien retrocede un par de pasos hasta que Atipaq lo sujeta y lo atrae hacia él. -_¿Cómo demonios te atreviste a sacrificar a Eluney? –_ Le dice mientras sus ojos se llenan de ira, hasta que se encorva al ser golpeado en el vientre. _-Tú nunca lo entenderías. _– Le contesta Newen. –_ El sacrificio que ella hizo por mí. –_ Dice mientras de una patada lo envía a estrellarse contra una roca que sobresale del terreno. –_ La oportunidad de cambiarlo todo, de crear un mundo perfecto._ Junta sus manos e invoca un torrente de fuego oscuro que desintegra la roca, mas Atipaq logra esquivarlo. -_ ¡Pedazo de idiota!_ – Menciona Atipaq apareciendo detrás de Newen y golpeándolo nuevamente en el rostro haciendo que se estrelle contra el suelo. Newen se reincorpora rápidamente y se lanza contra Atipaq; ambos hombres usan su magia y la fuerza de sus puños para atacarse dejando de lado sus armas que permanecen clavadas en el suelo mientras la mente de Sísifo se llena de dudas sobre su cruzada contra Newen. Un dragón fantasmal de viento vuela hacia Atipaq, el Ajkllasga lo contiene mientras Newen aparece detrás de el con su brazo cubierto de ráfagas eléctricas dando la impresión de que se ha vuelto uno con el elemento. Atipaq reacciona a tiempo y desvía el dragón fantasmal hacia Newen, el Ajkllasga caído golpea el dragón fantasmal desintegrándolo mientras decenas de rayos salen disparados por todos lados formando una tormenta eléctrica que se dirige hacia Atipaq. El joven Ajkllasga se mueve rápidamente y esquiva todas las pulsaciones eléctricas las cuales rasgan el terreno bajo sus pies; Newen agita su brazo hacia Atipaq invocando más pulsaciones eléctricas obligando a Atipaq a moverse, mientras el terreno sucumbe bajo sus pies. Salta más una de las pulsaciones eléctricas rosa su brazo abriendo su piel con la misma facilidad que una tijera corta un pedazo de papel; Newen aparece detrás de el con su brazo envuelto en llamas; Atipaq reacciona y cubre su brazo derecho con escarcha. Ambos lanzan sus golpes y los elementos chocan creando una gran explosión que los hace retroceder; Newen car cerca de los Ajkllasgas e invoca un aura oscura que comienza a devorar el suelo mientras se dirige hacia los elegidos. Atipaq salta de una cortina de polvo y crea un escudo de luz que contiene la oscuridad; mas el escudo de luz se agrieta y se destroza al ser embestida por Newen quien se lanza contra Atipaq. El choque de ambos poderes crea un remolino que succiona la luz y oscuridad mientras ambos salen disparados en direcciones opuestas. Los elementos en el remolino reaccionan y hacen que este colapse en una explosión de rayos de luz y oscuridad mientras los dos Ajkllasgas se reponen y nuevamente se lanzan uno contra el otro. Cristales de oscuridad brotan del viento y se dirigen hacia Atipaq quien salta y lanza ráfagas de viento comprimido contra Newen quien se mueve de un lado a otro esquivando las ráfagas que dejan enormes grietas al chocar contra el terreno. Newen agita su brazo creando descargas de plasma, Atipaq las evita creando un muro de rocas el cual colapsa para convertirse en una gran ola de tierra y rocas que se dirige hacia Newen, el emperador oscuro salta y cae hacia Atipaq convertido en una centella de fuego, mas Atipaq lo evita convertido en un rayo que se mueve alrededor de Newen hasta lanzarse hacia él. Un gran hala de luz brota mientras una onda de choque arrasa con todo, los Ajkllasgas se cubren los ojos para no quedar ciegos mientras el ruido de los ataques de ambos les advierte que la batalla está lejos de terminar. Sísifo abre los ojos y ve el brazo de Atipaq envuelto en llamas golpear a Newen en el rostro y luego a este responderle con una patada con la pierna envuelta en placas de roca, ambos continúan dándose golpes hasta que se separan y se convierte en dragones elementales. Los dragones se desplazan por todo el campo de batalla chocando y cambiando de elemento; el polvo gira alrededor de dragones de viento los cuales atraviesan una pared de roca y emergen convertidos en serpientes de roca, las criaturas chocan dejando caer de su cuerpo toneladas de rocas hasta volver a ser de viento y elevarse al cielo para caer convertidas en dragones de fuego que chocan hasta volverse criaturas de plasma; otro gran impacto y ambos se vuelven de hielo. Geiseres de magma brotan de la tierra y envuelve a uno de ellos mientras el otro se vuelve de agua y es atravesado por el de magma, el dragón de agua se reunifica mientras el de magma se desintegra y se vuelve en un dragón de luz, el dragón de agua se vuelve de luz y choca con el otro en un gran resplandor que vuelve traslucido todo a su alrededor incluyendo la roca y los testigos de su batalla por unos segundos. Los choques y cambios elementales continúan sucediendo por todas partes mientras aumenta la intensidad de estos hasta el punto en que ambos son una quimera de elementos, hasta que se detienen por un segundo, se miran fijamente mientras giran alrededor del otro hasta que deciden lanzarse con todo el poder que poseen. Una gran explosión elemental resuena mientras todo alrededor es mandado a estrellarse contra las paredes del Targon, incluyendo a los Ajkllasgas, ráfagas de viento emergen y se estrellan contra la montaña dejando sus marcas en el mientras bloques de hielo y roca caen por todas partes y comienzan a arder envueltos en llamas azules y oscuras, relámpagos brotan desde la zona del impacto y surcan el terreno dejando grietas en ella, mientras los copos de nieve que caen están envueltos con luz y oscuridad. De pronto algo sale volando de la zona de impacto y se choca contra la montaña mientras parte de esta se precipita y lo cubre por decenas de rocas; los ajkllasgas voltean su mirada hacia la zona de impacto y ven a Newen cayendo de rodillas mientras la sangre brota de un costado de su rostro. El emperador oscuro sienta su atención en los Ajkllasgas hasta que el sonido de las rocas rodando llama la atención de todos; una gran roca cae por un lado del montículo dejando ver a Atipaq quien sale de este tomándose el brazo derecho. Newen se reincorpora y se acerca hacia Atipaq mientras su brazo se envuelve en llamas. _– Puede que seas igual de fuerte que mí, pero aun te falta mucho para alcanzarme._ Dispara con todas sus fuerzas, pero su golpe es bloqueado por el brazo lastimado de Atipaq, mientras su fuego se congela._ – Si tienes razón… -_ Le dice. –_ Pero a ti también te falta mucho. _– Termina mientras le da un rodillazo en el vientre al sorprendido Newen que cae de rodillas. _-Te has vuelto viejo y obsoleto, un miserable testarudo enclaustrado en su ira._ – Menciona Atipaq mientras Newen reacciona dándole un gancho que hace retroceder a Atipaq quien responde con una bola de fuego antes de caer al suelo. La tierra resuena cuando sus cuerpos tocan el suelo y ambos permanecen en el unos segundos observando los copos de nieve que caen sobre ellos. _-¿Aun la escuchas? _– Pregunta Atipaq. – _Su voz… el canto de su alma… -Si… cada vez que cierro los ojos ella está ahí… cada vez que he muerto su imagen es lo último que he visto… tan cerca y tan lejos… -¿Por qué sigues triste Newen…? ¿Por qué sigues intentando cambiarlo todo? -Por ella… porque quiero recuperar lo que perdí… y cuando ellos me lo impidieron me volví loco e intente destruirlos… -Ya has olvidado lo que fuiste… lo que te enseñaron… -No… no lo he olvidado… intente ser como ellos… pero ellos me abandonaron… por eso los odio… -Estas equivocado…_ Ambos comienzan a levantarse mientras su charla continua. -_Quédate en el suelo… Atipaq. -No… hasta salvar a mí hermana… -¡Maldito Egoísta…!_ – Newen golpea a Atipaq con una bola de fuego que lo hace retroceder, mas Atipaq resiste y no se deja abatir. –_ He despedazado mi corazón, he sacrificado a mi hija para tener esta oportunidad. -¡Crees que no lo sé…! _– Atipaq lanza un orbe congelante que congela la mitad del cuerpo de Newen; el emperador oscuro contraataca lanzando un orbe de aire comprimido que manda a Atipaq a estrellarse contra la pared de la montaña. Los cristales de hielo se quiebran y Newen cae al suelo de rodillas; respira con dificultad mientras toma enormes bocanadas de aire y observa el suelo, hasta que el sonido de pasos acercándose llama su atención. _-No puede ser. _– Menciona mientras ve a Atipaq acercándose con un rostro muy calmado. _-Ahora me doy cuenta…_ - Menciona Atipaq mientras Newen se abalanza hacia a él. Newen se lanza envuelto en llamas y atraviesa el cuerpo de Atipaq que se fragmenta en cientos de cristales de hielo mientras Atipaq aparece a un lado de este. – _Tus deseos te han segado._ – Atipaq extiende su brazo y ráfaga de viento congelado hace retroceder a Newen mientras el fuego de su cuerpo es reemplazado por cristales de hielo. _-Cállate. –_ El hielo se quiebra y da paso al fuego oscuro mientras el terreno bajo Atipaq se quiebra, el elegido trastabilla mientras Newen le lanza una bola de fuego. Atipaq se concentra e invoca un muro de hielo que detiene la bola de fuego mientras Newen se moviliza hacia un lado, Atipaq voltea intentando reaccionar pero no lo hace a tiempo y es golpeado por Newen quien lo empuja hasta el muro de hielo. –_ La oscuridad y mis deseos son lo único que me han mantenido en pie. -No… no es cierto… -_ Dice Atipaq enfureciendo más a Newen quien atraviesa el muro con el cuerpo de este. Atipaq intenta alejar a Newen con una ráfaga de viento gélido pero este lo evita y lo ataca por un costado haciendo que se golpee la cabeza contra un grupo de rocas; Atipaq sacude su cabeza mientras frente a él la tierra explota y una ola de magma se dirige hacia él. La roca incandescente cae hacia él, más el escudo de viento de Atipaq lo mantiene a salvo hasta que Newen aparece a un lado para llevárselo con él y estrellarlo contra la pared de la montaña. La roca solida resiste el golpe mientras Newen levanta a Atipaq del mentón. Una ráfaga de viento oscuro rodea a ambos mientras los ojos de Newen se clavan en los de Atipaq. El aura oscura se concentra en su brazo derecho y comienza a cubrir a Atipaq hasta que una descarga eléctrica hace que Newen lo suelte. Su mano derecha tiembla sin cesar, Newen la observa y ve cristales de hielo adheridas a ella, voltea hacia Atipaq y ve como su ráfaga de viento oscura se concentra en el puño de Atipaq quien la suelta mandando a Newen a volar por los aires hasta estrellarse en el suelo. -_Ya es hora que dejes de engañarte a ti mismo._ – Le dice Atipaq. _-Engañarme… -Todo esto está mal y lo sabes pero te empecinas en continuar con ello porque tienes… “Miedo” -¡Yo no tengo miedo…!_ Newen ataca a Atipaq pero este lo esquiva y lo toma del brazo para derribarlo en el suelo. –_ Si lo tienes y no solo eso sino también sientes pena._ – La tierra se levanta pero Atipaq la contiene con un brazo mientras continua hablándole a Newen quien rueda a un lado. –_ Pena por ti… por lo en que te has convertido, pena porque corrompiste a los hijos de tus hermanos, porque Llullu se sacrificó para salvarte y no pudiste hacer nada para evitarlo, pena porque mataste al hijo del hombre que te crio como su hijo…_ _-¡Cállate…! –_ Decenas de avatares elementales se lanzan contra Atipaq, quien los contrarresta con una ráfaga de viento gélido que lo convierte en cristales de hielo que se despedazan al caer al suelo… -_Y no solo es pena, si no también culpabilidad cargas sobre ti cada una de las muertes de los que cayeron ante tu espada, los remordimientos por tus acciones te persiguen, no puedes evitar sentirte culpable por todas las desgracias que tu ira ha causado… -¡Silencio Insecto…! _– Newen convertido en un meteoro atraviesa a Atipaq, mas al hacerlo el emperador oscuro se ve atrapado en una prisión de hielo mientras Atipaq aparece a su derecha. _-Y aun así te empecinas en seguir aferrada a ella… dime Newen cuanto dolor más tienes que soportar para darte cuenta de que has hecho todo mal_… Los dientes de Newen rechinan mientras la prisión de hielo se agrieta y estalla en mil pedazos. – _Deja de juzgarme…_ - Dice en el instante en que la rodilla de Atipaq se incrusta en su vientre haciendo que caiga de rodillas al suelo. _-No lo hago… solo te muestro todo aquello que te niegas a ver…_ La tierra alrededor de ambos se agrieta mientras torrentes de magma se elevan cubriendo el terreno alrededor. – _Te arrepientes de todo no es así. -No… ¡no me arrepiento de nada…! _– Un ataque de plasma golpea a Atipaq quien sale volando hasta caer en medio del magma el cual se congela al entrar en contacto con el. Atipaq rueda por el magma congelado mientras Newen va tras él, el emperador oscuro lanza un golpe con su puño cargado de plasma, pero Atipaq reacciona y desvía su golpe con su brazo izquierdo. –_ No vas a ganar Newen. _– Le dice mientras impacta a Newen con una bola de fuego azul que lo manda a volar por los aires, hasta estrellarse contra el suelo. Los cristales de hielo que cubren el magma resuenan y se agrietan mientras la lava volcánica se mueve en círculos, Atipaq camina hacia Newen quien sufre para ponerse de pie. –_ Ya desiste Newen. _– Le dice. –_ Deja de luchar. -No puedo… _- Contesta el. – _Esto… esto es lo único que se hacer, toda mi vida he luchado. _– Agrega mientras quita los cristales de hielo de su cuerpo con su mano desnuda. – _Y no puedo parar hasta logar mi objetivo…_ El aura oscura comienza a brotar del cuerpo de Newen mientras Atipaq lo observa en silencio. –_ Luchar no es malo… siempre y cuando lo hagas por el motivo correcto. -Y piensas que tus motivos son más justos que los míos… -No… pues yo también quiero una vida como lo que tú anhelas, pero… yo no voy a sacrificar el futuro de este mundo para conseguir mis anhelos. -Al mundo no le importas, si vives o mueres, si eres rico o pobre, si eres feliz o sufres, le da igual lo que suceda contigo y te sacrificaría con tal de obtener lo que anhela. -Si eso ya lo sé. -¿Entonces Porque luchas por este mundo? -Porque… porque esto es lo correcto, porque es lo único que puedo hacer, porque sé que tu harías lo mismo y porque este es nuestro destino._ El aura oscura rodea por completo a Newen haciendo que desaparezca un instante; Atipaq voltea hacia un lado e intenta reaccionar, pero no logra hacerlo a tiempo y es golpeado por una ráfaga oscura que lo manda hacia atrás. _-Estoy harto del destino. –_ Menciona Newen antes de hacerse a un lado y evitar un rayo lanzado por Atipaq; la ráfaga eléctrica hace un arco y golpea a Newen por la espalda congelando la mitad de su cuerpo mientras lo electrocuta. _-Yo también estoy harto de él. _– Dice Atipaq mientras se levanta y se acerca a Newen y es por eso que estoy aquí. _-Yo puedo cambiar nuestro destino. _– Dice Newen. _-Las cosas no se hacen de esa forma, es cierto de que este mundo está mal de que los inocentes sufren a manos de los malvados de que los que tienen el poder abusan de ellos._ Atipaq hace una pausa mientras recuerda sus viajes por algunas de las áreas de Runaterra. – _He enfrentado a mucha gente vil desde que deje los montes apuntalados y he visto mucha miseria y estoy seguro que seguiré topándome con eso… pero…_ Nuevamente otra pausa. – _También he visto mucha bondad, gente y seres que luchan para que cada día que pasa sea un día mejor… _- Guarda silencio mientras los recuerda. –_ El corazón de Braum, las locuras de Zigss, la lucha incansable de Zac en Zaun, la Bondad de Janna, la serenidad de Karma, la fortaleza de Blitzzcraft, la Vigilia de Shen, la amabilidad de lo Jonios Lee, Yi, Irelia hasta el mismo Udir que viajo para encontrar la paz, la determinación de Vi, Caitlyn y Jayce por proteger a su gente, la búsqueda incansable de Ryze, el amor de Taric por este mundo hasta en el mismísimo infierno de las Islas de las Sombras están Maokai y Yorick luchando incansablemente y también…_ - Guarda silencio un segundo mientras su voz se quiebra al recordarlo. –_ El sacrificio de Urf… Conocerlos a todos ellos me ha ayudado a continuar._ _-A entender que después de una tormenta siempre llega la calma. -¿Y eso qué? _– Pregunta Newen mientras se libera de su prisión. –_ ¿De qué te sirve conocerlos a todos ellos? -Me sirve para tener fe, acaso no lo ves Newen “mientras el sol aun ilumine nuestras cabezas y salga significa que aún habrá esperanza” -… Eluney…_ - Susurra Newen mientras recuerda que el le dijo esas mismas palabras a su hija. –_ Yo también creía en eso… pero al final por más que lo intente no pude lograr nada y lo único que conseguí fue perder lo que más quería en esta vida… un sacrificio inútil…_ Atipaq se mueve como el viento hasta ubicarse tras el emperador oscuro quien intenta darle con una bola de fuego, pero este lo evita mientras bajo los pies de Newen tres brazos hechos de hielo se alzan y lo atrapan. _-No existe un sacrificio inútil, no mientras se haga de corazón, el problema contigo es que te has quedado atrapado en el dolor y no ves más Allá de eso, no vez lo que hay más allá de las sombras. -Ya… deja de sermonearme…! _– Las garras de hielo se quiebran mientras una gran explosión oscura obliga a Atipaq a cubrirse. Un ligero temblor sacude el lugar mientras Newen respira con dificultad y observa a Atipaq quien se ha quedado en pie cubriéndose el rostro con los brazos. –_ Ah maldición. _– Newen se lanza contra Atipaq reanudando nuevamente su batalla por unos instantes hasta que el choque de dos bolas de fuego pone una pausa entre ambos. Los copos de nieve continúan cayendo en el terreno mientras el Emperador Oscuro camina hasta llegar a su espada; está cubierta de escarcha la cual se adhiere a su mano mientras un frio invernal recorre su brazo, de pronto sus sentidos se ponen en alerta al sentirlo acercarse. Ahí está el caminando hacia el llevando su otra espada; una ráfaga de viento despeja el terreno permitiendo a ambos volver a verse. – _Tienes razón. –_ Dice Atipaq. – _Fue un sacrificio inútil… porque tú permitiste que así fuera…_ Newen levanta la espada y la agita contra Atipaq creando varias ráfagas de viento cortante, pero todas ellas solo atraviesan a un a un fantasma de viento de Atipaq quien aparece a un lado de Newen. Una ráfaga de viento cortante rosa la mejilla derecha de Atipaq mientras su espada choca con la de Newen, el emperador oscuro lo empuja mientras toma distancia de él para descansar unos segundos, su brazo tiembla por el frio mientras se esfuerza por no soltar el arma, la temperatura ha bajado y el viento gélido le afecta las entrañas dificultando su respiración obligándolo a toser. Newen levanta su mirada hacia Atipaq y nota que se ve en mejor estado que el a pesar de haber recibido tanto o más daño que él. _-Ya casi no te quedan fuerzas._ – Menciona Atipaq. – _Tu cuerpo lucha por mantenerte en pie. -Y eso que._ – Responde Newen. – _Tus estas en mí mismo estado. -Si… pero… en esta batalla yo no estoy solo… -¿Qué?_ Los ojos de Newen se abren con asombro mientras se da cuenta de lo que sucede frente a sus ojos. _-No pude ser. _– Menciona mientras nota que los copos de nieve que caen sobre Atipaq cubren sus heridas y restauran su energía. -_ ¿Que…? _– Da un paso atrás mientras siente su poder manifestándose a través del aire congelado. Quiere retroceder más pero la nieve se adhiere a él y siente como si alguien lo abrazara. –_ Lo sientes. _– Menciona Atipaq. – _Su poder cayendo sobre nosotros; cada vez que uso mis poderes ella se coloca a mi lado, cada vez que lanzo una bola de fuego ella envía una ráfaga helada. -E… eluney… _- Susurra Newen mientras ve la nieve adhiriéndose a su mano. _-Si así es, cada uno de mis ataques está cargado con la voluntad de ella. -¡Imposible!_ – Grita Newen mientras se estrella contra Atipaq. – _Eluney nunca se opondría a mí. Ella…_ - Pero es lanzado hacia atrás con una ráfaga de viento. _-Ella está triste y tú eres responsable de eso, pues no has entendido lo que ella intentaba decirte y no has cumplido con lo que ella te pidió. _ Columnas de hielo se alzan a los costados de Newen quien los ve. _– Ese día. _– Menciona Atipaq. –_ Ella… esperaba que tu dejaras atrás todo, que pusieras fin a tu conflicto con los Ajkllasgas y salvaras tu alma, quería verte sonreír una vez más para que así cuando ella volviera una vez más al fin podrían llevar la vida que anhelaban._ Las columnas bloquean el camino de Newen impidiéndole retroceder mientras Atipaq camina hacia él. – _Y por eso ella se sacrificó, dio su vida por ti para que volvieras a ser lo que fuiste, pero tú no lo entendiste y seguiste aferrándote a la ira y el dolor._ _-No…_ - Pronuncia Newen. – _Ella dio su vida para que yo pudiera cambiar este mundo. -Para cambiar este mundo primero tienes que cambiarte a ti mismo, no esperes que todo a tu alrededor sea justo cuando tu no lo eres._ Atipaq lanza una bola de fuego azul que estrella a Newen contra las columnas. –_ Ahora terminare con esto_. – Dice mientras lanza un orbe congelante el cual se parte a la mitad. _-Terminar._ – Pronuncia Newen. –_ Aunque me mates nuestra guerra contra los Ajkllasgas no terminara, nada cambiara… me gustaría creer en todo lo que dices, en las buenas intenciones de Eluney, pero la realidad es que nada cambiara, los conozco bien y sé que esto continuara. -¿Cómo puedes saberlo si no lo has intentado? -Porque estas enceguecidos igual que yo._ Newen recoge su espada la cual se convierte en un rayo. – _Y por lo tanto esta es la mejor forma. _– Dice mientras se lanza contra Atipaq. El joven ajkllasga se hace a un lado mientras el ataque de Newen corta el viento y pulveriza el terreno bajo el. _-Su poder se ha incrementado._ – Piensa Atipaq mientras se mueve de un lado a otra esquivando los ataques elementales de Newen que desintegran todo lo que toca, hasta que la onda de choque lo manda a volar hasta golpearse contra la montaña. Atipaq levanta su mirada y ve una ráfaga de rayos relampagueantes dirigirse hacia él y en medio de aquella red de cargas eléctricas se encuentra Newen. – _¡Esta es la única forma! –_ Ruge Newen mientras deja caer sobre Atipaq su arma. La temperatura se eleva para después descender hasta rosar el cero absoluto mientras la espada de Newen a detenido su trayecto; cristales de escarcha brotan y cubren las grietas de la tierra mientras Newen ve que la espada de Atipaq se ha vuelto de hielo puro. _-No… aún hay más caminos por recorrer. –_ Responde Atipaq mientras Newen cede su empuje y retrocede un par de pasos. _-Ustedes dos son unos ingenuos, tontos soñadores que no entienden la realidad. _– Menciona Newen mientras observa su arma. –_ Dime Atipaq que vas a sacrificar para detenerme y salvar a tu hermana. -A nadie… solo a mí, ese es el mayor sacrificio que uno puede hacer por los que quiere. -Demuéstralo._ Sus cuerpos se vuelven traslucidos mientras desaparecen en el aire y reaparecen metros más allá mientras sus espadas chocan para volver a desaparecer y reaparecer en otro lugar. _-¡Demuéstramelo!_ – Grita Newen mientras se lanza una vez más contra Atipaq. Un rayo se eleva al cielo hasta perderse entre las nubes mientras el resultado del último ataque no produce nada, pues las fuerzas elementales se han anulado entre ellas mismas mientras los Ajkllasgas observan el fin de esta larga batalla. _-El… el… -_ Pronuncia el Ajkllasga mientras ve el desenlace de la batalla. La espada relampagueante de Newen ha salido volando hasta caer sobre un montículo de nieve mientras vuelve a estado normal. Entre tanto la espada de hielo de Atipaq se ha clavado en el lado izquierdo del pecho de Newen. Newen mantiene su cabeza inclinada mientras sus ojos se pierden observando al arma de hielo atravesando su pecho, no hay dolor no lo siente solo siente el frio invernal expandiéndose por todo su ser seguida de una extraña sensación de calor mientras todo a su alrededor se ha calmado. _-Dime… _- Pronuncia el interrumpiendo aquella tranquilidad. - ¿_Qué vas a hacer después de salvar a tu hermana? Atipaq. -Cumplir el deseo de Eluney… _- Responde Atipaq. –_ Yo voy a salvarte… Newen…_ - Finaliza mientras retira su arma de su adversario. _– Ahora regresa a mí y volvamos a ser… uno…_ La espada se retira por completo dejando tras de sí un rastro de escarcha que cubre su herida impidiendo que la sangre pueda brotar de él. _-Tonto iluso. _– Exclama Newen mientras levanta su mano y la coloca en el hombro de Atipaq. –_ Los Ajkllasgas no… no te lo permitirán… te continuaran cazando y asediando… ellos no entenderán tus buenas razones. -En ese caso los golpeare y les daré una paliza para que entiendan y te prometo que no me detendré hasta poner fin a esta guerra y te prometo que así será._ El cuerpo de Newen brilla y se quiebra hasta convertirse en copos de nieve que flotan y comienzan a cubrir a Atipaq, el emperador oscuro levanta su mirada para ver a Atipaq pero en su lugar ve a una niña de ojos azules y cabello rubio que le sonríe. _-Papa nunca dejes de sonreír… - Pronuncia la niña. -Eluney…_ - Susurra Newen mientras su alma se vuelve a unir con Atipaq. La espada de hielo puro vuelve a su forma original mientras se resbala de la mano de Atipaq, el joven Ajkllasga cae de rodillas y se apoya en sus brazos para no desplomarse por completo mientras sus ojos rojos se vuelven cafés el color que tenía antes de que sus poderes se manifestaran. Está cansado, ya ha usado casi todo el poder que tenía y sus lesiones ya comienzan a dolerle mientras comienza a sentirse mareado hasta que la manifestación de un gran poder llamar su atención. La batalla ha terminado y las criaturas del vacío comienzan a emerger de sus escondites, ansiosos por saciar su apetito voraz, rápidamente se dirigen hacia los cuatro cuyas fuerzas han sido menguadas y se han convertido en presas fáciles. Atipaq se da cuenta y trata de reaccionar hasta que siente el alzamiento de un gran poder cuyas influencias se expande por toda la montaña, de pronto la realidad a su alrededor se distorsiona y decenas de portales comienzan a emerger y succionar todo lo que se encuentre a su paso; las criaturas del vacío tratan de escapar pero son succionadas por los portales. _-Oh no… Sisa… _- Pronuncia Atipaq al sentir el poder de su hermana manifestándose. **Continuara…** **Próximamente** **Sacrificio El Corazón De La Oscuridad** Y así termina la batalla de Atipaq y Newen más aún queda una batalla y el próximo capítulo que será el último de esta saga tendremos la aparición del Boss Final. **Ahora una Pausa musical:** https://www.youtube.com/watch?v=CoRbgUZb0n4 **Y Nos Vemos En La finalísima (Vamos Fnatic yo puse que quedabas segundo en el Pickem)**
Compartir

Al parecer nadie se ha unido a la discusión todavía; ¡sé el primero en comentar!

Denunciar como:
Ofensivo Spam Acoso Foro incorrecto
cancelar