Mas Alla De Las Sombras 2 Capitulo 11: El Aspecto De La Destruccion

[(http://s.lolstatic.com/site/mount-targon/079694fdf251b5e7de788d9ab439d401d31ae160/img/champions/diana/diana-splash-bg.jpg)] http://s.lolstatic.com/site/mount-targon/079694fdf251b5e7de788d9ab439d401d31ae160/img/champions/diana/diana-splash-bg.jpg Y aquí estamos devuelta con otro capítulo normalito, con un Atipaq recorriendo las montañas mientras las sombras comienzan a asomarse, pero antes el link del capítulo anterior: https://boards.lan.leagueoflegends.com/es/c/creaciones-de-la-comunidad/iVwYxlHt-mas-alla-de-las-sombras-2-capitulo-10-el-aspecto-y-el-elegido **Capítulo 11** **El Aspecto De La Destrucción** _“No existe el aspecto de la destrucción”_ **Atipaq** **Días Después** Atipaq camina por las calles del poblado acompañado de los líderes del pueblo, el mencionar el nombre de Taric hizo que el Ajkllasga fuera bien recibido por estos. Algunos ganaderos le ofrecían carne disecada para su largo viaje, mientras los guerreros del poblado lo interrogaban por sus espadas que brillaban como si fueran estrellas. _-¿Has visto al aspecto? -¿Eres un guerrero o un Aspecto? _– Las preguntas iban y venían. - _¿Por qué tienes los ojos así? _– Preguntaba un niño al señalar sus brillantes ojos rojos. _-A… es de familia, mi padre los tenia igual_. – Contesta el; el tumulto de la gente rodeándolo comenzaba a inquietar a Atipaq hasta que el llamado al orden del líder de la tribu puso fin a todo. La gente se disipaba mientras el elegido al fin podía ver donde se encontraba; estaba en medio de lo que parecía ser una plaza ceremonial, a unos metros de él un altar de sacrificios hecho de roca solida se erigía mientras el elegido seguía al líder hasta su cabaña. Es una construcción simple como todas las de la aldea, paredes de adobe y techo de paja reforzada con tablas de madera, así como un piso cubierto con viejas pieles, pero lo que más resalta son los grabados sobre las paredes, dibujos hechos con mucho cuidado; Atipaq le pregunta al anciano sobre las pinturas y este lo invita a tomar asiento y a escuchar los relatos sobre cada uno de ellos. _-Aquel que está a este lado es Pantheon._ – Menciona mientras señala el dibujo de un guerrero que porta una lanza y escudo dorado así como un yelmo y que se levanta sobre una pila de cadáveres. –_ Es el guardián de esta tierra_. – Agrega el anciano. _-Este otro es el Aspecto Del Sol._ – Menciona al señalar a uno con atuendos dorados. – _Es el más venerado por los Solaris por ser la representación física del mismo sol._ -_¿Y esos que están ahí? _– Pregunta Atipaq señalando hacia un rincón de la habitación donde una cortina oculta un par de dibujos. - _¿Quiénes son? – _Pregunta mientras retira la cortina dejando al descubierto dos desgastadas pinturas. _-No son nada importante._ – Agrega el anciano mientras arrebata la cortina y vuelve a cubrirlos. _-¿Entonces porque están ahí?_ – El anciano se siente incómodo por la pregunta de Atipaq y responde de mala gana. _-Ya has visto suficiente ahora retírate_. – Agrega mientras le señala la puerta. _-Jajajajaja. –_ De pronto una risa resuena en el interior de Atipaq. –_ Mentiroso..._ – Atipaq se sorprende al escuchar la voz de Newen en su interior. – _Todo lo que estos hombres creen es una mentira, yo lo se… los he descubierto pero su fanatismo ciego no les permite ver la verdad frente a sus ojos. -Cállate Newen_. – Susurra Atipaq intentando silenciar la voz del Emperador Oscuro. _-¿Dijiste algo?_ – Pregunta el anciano al ver a Atipaq tan retraído. _-No… nada… solo que una de esas imágenes me era familiar, pero tal vez solo sea una coincidencia. _– Agrega mientras se retira y regresa a la salida. Atipaq observa a la gente que lo espera en la salida con un par de bolsas preparadas para él, agradece a la gente por su ayuda y empieza su marcha hacia Targon mientras la voz de Newen nuevamente lo invade. _-Targonianos ingenuos, no son capaces de diferenciar entre un Aspecto y un Ajkllasga… -Ahora entiendo._ – Contesta Atipaq. –_ Una de esas pinturas eras tú… -Jajajaja creyeron que era un nuevo aspecto cuando me vieron usar mis habilidades sobre el Mar Del Conquistador, pero después salieron huyendo cuando les lance las aguas del mar encima._ Atipaq tiene visiones de Newen usando sus habilidades en toda la región montañosa. _-Desde entonces me denominaron como el Aspecto de la Destrucción, creían que sus dioses me habían enviado para castigarlos, por supuesto los clérigos Solari aprovecharon la situación para expandir su influencia y ponerla por encima de los demás. -¿Qué hacías aquí? –_ Pregunta Atipaq. _-Había venido en búsqueda de una fuente de poder que me permitiera cumplir mis objetivos. -Viniste por las runas. -No… por algo mucho más grande… vine por el poder de Targon, pero los Aspectos me detuvieron… -Entonces son tan fuertes como un Ajkllasga. -Probablemente… aun así mí llegada a esta tierra dejo una huella que no han podido olvidar… una huella tan grande como la caída de los Lunari… -¿Lunari? -La otra pintura representaba al aspecto de la Luna, un aspecto al cual los Solari repudian y niegan. -¿Por qué? -No lo sé, ni me interesa saberlo… pero de algo si estoy seguro y es que al llegar a la cima pude ver las mentiras que habían incrustado en esta tierra, vi lo que los aspectos habían hecho… -¿Qué cosa?... Dime… -Jajajaja ya lo sabrás cuando llegues a Targon…_ La voz del emperador oscuro se desvanece de la mente de Atipaq, el elegido intenta entrar en los recuerdos de Newen y descubrir lo que sabe, pero no lo logra, la voluntad de Newen es mayor a la suya y le impide acceder a aquellos recuerdos. Atipaq camina hacia la salida del poblado hasta que la voz de una anciana llama su atención. _-Que tengas buen viaje._ – Atipaq mira de reojo a la mujer que lleva un desgastado manto, el elegido continuo caminando mientras la mujer sonríe y su voz cambia de tono a uno más juvenil._ – Hermano mayor…_ **Días Después** El viaje es dificultoso debido al clima lluvioso que arrasa con partes de las vías, Atipaq se ve obligado a detenerse y saltar los abismos que se generan producto de las avalanchas de lodo y piedra y de la caída de un puente colgante. El elegido se detiene sobre la base de un puente caído y observa el precipicio, una larga caída de casi cien metros y un pequeño torrente que surca en el fondo del abismo y que se pierde en un gran cráter que devora el agua. Atipaq retrocede y toma impulso para saltar hacia el otro lado; son diez metros lo que su salto debe cubrir para continuar con su viaje, diez metros que por lo general se hacen con un puente colgante que une ambas partes del precipicio pero del cual hoy solo queda una débil soga que el viento amenaza con tumbar. Atipaq corre y salta a treinta centímetros del borde, su impulso es fuerte y se eleva varios metros, pero de pronto su cuerpo comienza a descender más rápido de lo que debería. - _¿Qué sucede?_ – Se pregunta mientras una extraña corriente de aire lo empuja hacia abajo. Sus reflejos son rápidos y crea su propia ráfaga de viento que lo ayude a llegar hasta el otro lado pero la extraña ráfaga aumenta su presión y el elegido se desespera al ver que se dirige directamente hacia el abismo. _-¡Maldición…! _– Su grito es acallado por el rugir del viento mientras el sonido de piedras cayendo por el abismo se escucha a lo lejos, Atipaq mira el abismo mientras una de sus espadas se ha clavado entre dos rocas evitando que el elegido caiga, pero ahora se encuentra atrapado a diez metros de donde debería estar mientras el extraño viento regresa para acosarlo e intentar derribarlo. **_-“La montaña te pondrá a prueba mucho antes de lo que te imaginas”_** – Las palabras del anciano resuenan en su mente. – **_“Aquellos que no son dignos podrían encontrar su fin en estas tierras.”_** El viento continuo asediando al elegido mientras su espada comienza a deslizarse de la grieta, como si las rocas intentaran expulsarlo hacia el abismo, Atipaq desenvaina su otra espada y la clava a una costada en el instante en que la otra cede por completo, mientras el viento continuo empujando su cuerpo. _-Debo subir_. – Atipaq se impulsa y clava su otra espada más arriba y comienza a escalar la montaña, pedazos de piedra y tierra se desprenden y caen hacia la cabeza de Atipaq quien fortalece su escudo de viento y desvía todo lo que la montaña le arroja. _-Sube… sube… -_ Se dice a si mismo hasta que al fin logra llegar al camino, el elegido se recuesta un instante sobre la tierra mojada para recuperar el aliento mientras el sol se oculta tras la montaña. _-Ya te cansaste de jugar._ – La voz de Newen lo invade. – _Deberías usar tus poderes sería más simple, pero prefieres contenerte. -Cállate idiota… si no me controlo los elegidos me detectarían. -¿Y qué? Yo puedo acabar con ellos, ninguno de ellos es más poderoso que yo._ Atipaq ignora las palabras de Newen y se pone de pie para continuar su camino, el elegido recorre un viejo camino empedrado el cual conduce hasta unas viejas estructuras de roca. -_ ¿Qué son estas estructuras? _– Se pregunta Atipaq al ver unos enormes escalones hechas de roca que cubren un lado de la montaña. El elegido se acerca y contempla algunos grabados en las rocas, coloca su mano en una de ellas y nota que la cara de la piedra ha sido trabaja para quedar hasta ese nivel de uniformidad, levanta su mirada y observa una enorme figura de un guerrero con una extraña lanza. Atipaq observa la figura, da la impresión de estar vigilando algo, Atipaq voltea y entonces a lo lejos entre las montañas logra distinguir lo que esta figura vigila. –_ Targon. _– Pronuncia el elegido al ver más allá de las montañas a la gigantesca montaña cuyo pico se pierde entre las nubes. Atipaq continua examinando los andenes y descubre que algunas rocas o secciones de estas han sido arrancadas, como si alguien quisiera ocultar algo o borrar algo de lo que estaba grabado en estas rocas; Atipaq intenta usar sus habilidades y conectarse con la montaña, un viejo truco que su maestro le enseño, el viejo le contaba de que si lograba conectarse con algún elemento podría oír lo que este guarda, secretos ocultos o testimonios grabados en él. De pronto un sonido fantasmal resuena a un lado de este y las secciones arrancadas empiezan a brillar mientras el sonido de pisadas llama la atención de Atipaq quien gira su mirada hacia el camino. _-De prisa debemos irnos. _– Se Oye decir, mas no se ve nada. – _Deprisa ya llegan los Solari. _– El sonido de bestias galopando se oye mientras el viento comienza a tomar formas humanas. _-¿Qué es esto?_ – Se pregunta Atipaq al observar a simples aldeanos correr hacia la bajada; no van solos sus familiares los acompañan, ancianos, niños y algunas bestias que cargan algunos objetos. Atipaq logra ver una parte de esos objetos y observa el dibujo de una runa con forma de luna. _-Ahí están… que no escapen…_ - Nuevamente más voces y el sonido de bestias galopando mientras el viento muestra sus formas. – _Muerte a los infieles._ – Se escucha decir de las figuras con forma de guerreros. _-No pueden hacer esto. –_ Grita un hombre que ha sido capturado. –_ Los dioses… los dioses… -Los dioses y los aspectos están con nosotros hereje. _– Ruge el guerrero mientras empala al hombre frente a Atipaq. Los hombres continúan su carrera y se internan en el precipicio del cual un gran resplandor emerge y ciega a Atipaq unos segundos. El silencio se hace presente nuevamente y Atipaq camina lentamente hacia la bajada de la montaña y entonces ve que esta se ha convertido en un gran valle donde la influencia del vacío ha echado sus raíces. Criaturas del vacío moviéndose de un lado a otro, rugiéndose y devorándose entre ellas, algunas saltan e intentan alcanzar a Atipaq quien retrocede cuando de pronto un extraño rugido resuena por todos lados y un poderoso fuego estelar cae sobre el valle y desintegra a las criaturas del vacío junto a toda su corrupción. Atipaq levanta su mirada hacia el cielo pero no ve al que causo tal manifestación de poder mientras las rocas dejan de brillar. _-Al fin. –_ Tres voces resuenan detrás de él. _– Te encontramos. –_ Atipaq voltea y los observa. _-Newen…_ **Continuara…** **Próximamente:** Continúa la cacería: **Persecución** Un capitulo tranquilo con algo de historia y mostrando porque la gente dice que es difícil llegar a Targon y cómo es que este te pone a prueba mucho antes de que llegues a la montaña y en especial si eres la reencarnación de Newen. Y en el próximo capítulo vuelve la acción y Atipaq tendrá que huir de este nuevo grupo de elegidos, ya que el grupo de Sísifo aún sigue perdido en el otro lado de la cadena montañosa. ¿Qué habilidades tendrán estos elegidos?, muy pronto lo sabremos incluyendo yo que aún no decido que habilidades ponerles. **PDT:** ¿Que sabe Newen de Targon? Y nuevamente la hermana de Atipaq observando sus pasos ¿Qué planeara? Y Ahora Nos Vamos Con un tema acorde con este capítulo y que tiene un inicio muy épico y unas letras que van a acorde con lo que circulara por la mente de Atipaq muy pronto. https://www.youtube.com/watch?v=nnZvAoPsaQE **Y Nos Vemos En Los Dominios De Los Manatís **
Compartir

Al parecer nadie se ha unido a la discusión todavía; ¡sé el primero en comentar!

Denunciar como:
Ofensivo Spam Acoso Foro incorrecto
cancelar