Hydall el Nigromante Parte I

Te contare una historia que pocos conocen, una historia que solo los que han ido y sobrevivido a la Isla de las Sombras te contara. Contado entre susurros por los espectros que la habitan. Esta historia empieza en una celda, con un hombre y anillo. Proveniente de las Islas de las Sombra, un muerto vivo, Hydall, un ser inmortal, joven y con una maldición en el dedo. Trabajando en la misma orden que Thresh, fue el único que pudo ver el cambio en el. Intento entrar varias veces al subterráneo donde Thresh no salía, aun así, los demás de la orden le pedían no lo molestara ya que, aparte de no tener permiso para entrar ahí, no debía molestarlo. Aun así lo intentó varias veces, ver que había cuando salía, pero no podía ver nada, solo unas escaleras y muy, muy poca iluminación y ruidos a veces. "Un objeto maldito" siempre decía al salir. Un día, sorpresa de Hydall, Thresh dejo la puerta entre abierta, una de las pocas veces que salio. Esta vez no había sonidos, pero se sentía que algo no estaba bien. Apresuradamente y en silencio Hydall entro al Subterráneo de Thresh, encontrando un lugar impecable a la vista. Al final de la mazmorra encontró 1 puerta cerrada y 1 entreabierta; Hydall se acercó lentamente a la puerta abierta ya que escuchaba los mismos sonidos de los "objetos malditos", pero ahora sonaba como sollozos una persona. Al abrir la puerta, se encontró con el cuerpo de una persona amarrada, con utensilios dentro de el. Hydall solo podía ver horrorizado como se cerraban lentamente las heridas, ya que tenían tenazas para dejarlas abiertas el mayor tiempo posible. Hydall permaneció allí quieto, inmuto; el escenario lo había dejado paralizado, rápidamente esto cambio, cuando el personaje de la mesa lo volteo a ver, esto hizo que el trance se parara y comenzara a ver como liberarlo. Al intentar esto, el personaje comenzó a gritar y a ver mas a Hydall, pero este confundido prosiguio. Entre tanto, Thresh ya no estaba afuera, la puerta ya no estaba entre abierta, solo se escuchaba a Hydall intentando liberar al sujeto de prueba, este gritando y... Thresh sonriendo y cerrando lentamente la puerta detrás de Hydall. Acto seguido Hydall despierta dentro de la mazmorra, solo está él; el cuarto en el que se encontraba era el mismo, el lo sabía, pero todo estaba distinto. De repente volteo a ver su mano y tenía un anillo, un anillo que parecía estar pegado a su mano, intento quitárselo varias veces sin lograrlo. Al momento de salir de la mazmorra, todo parecía estar igual, solo que Thresh y un superior ya esperaba a Hydall afuera. "¿Que hacías ahí adentro?"- pregunto el superior A lo que Thresh solo respondió con un "cuidado con lo que trae en la mano". Después de esto Hydall fue encerrado y, aunque intentó contar lo que había visto en esa mazmorra, nadie le creyó. No había nada que no dijera quehabía entrado a obtener poder. Encerrado lo intentaron todo, el mismo Thresh sugirió que se le cortara el dedo para así arrancar el anillo de su cuerpo. Al día siguiente el anillo y su dedo seguían ahí. Thresh lo torturo a conciencia de los demás, solo arrancándole el dedo y disfrutando como al siguiente día volvía a aparecer y darle las gracias al Rey Arruinado hubiera sido un alivio ya que Hydall, ya estaba maldito. No cualquier maldición lo acosaba. titempo después de la catástrofe creada por el Rey Arruinado, Thresh fue a ver a Hydall a su prisión en un intento de llevarse su alma y con ello anillo. Un anillo que al complementarse con la linterna podría darle a Thresh un poder inconmensurable. Thresh visto como un espectro al igual que Hydall se miraron frente a frente, Thresh le sonrió, se llevo su alma y le corto el dedo, sin antes torturarlo una vez mas. Saben que es curioso? Que ya amaneció
Compartir

Al parecer nadie se ha unido a la discusión todavía; ¡sé el primero en comentar!

Denunciar como:
Ofensivo Spam Acoso Foro incorrecto
cancelar