Mas Alla De Las Sombras 3 Capitulo 6: Rebeldes Sin Causa (Parte II)

[(https://1.bp.blogspot.com/-ZNCPrGSc8xw/WPd8iqBAFjI/AAAAAAAAjJQ/fdstiTmcGQMjA8-zep3it94dfVM4RJM2ACLcB/s200/image%2B%25286%2529.jpg)] Y aquí estamos devuelta con un nuevo capítulo y esta vez sí tendremos a la pareja de emplumados, con una trama muy dura y un final característico de Urf y un poco tarde porque me dejaron sin internet. Pero antes el link del capítulo anterior: https://boards.lan.leagueoflegends.com/es/c/creaciones-de-la-comunidad/vQnHfyTQ-mas-alla-de-las-sombras-3-capitulo-6-rebeldes-sin-causa **Capítulo 7** **Rebeldes Sin Causa (Parte II) Un Par De Trolls** _“¡¿Porque siempre te estas metiendo en problemas?!”_ **Atipaq** _“Hablas como si a mí me persiguiera una orden completa de poderosos guerreros mágicos”_ **Urf** _-¡Urfff…! ¿Dónde demonios te metiste?_ – Atipaq recorre el mercado hasta llegar a la vendedora de fruta. _– Disculpe ¿Ha visto a un manatí obeso y parlanchín? _– La vendedora le señala hacia una esquina de donde proviene un gran bullicio. Rakan maravilla a todos con sus agiles y precisos movimientos, algunos entre los presentes aplauden el gran desempeño incluyendo a Urf que choca sus aletas mientras unas calles más allá una comita de la hermandad navori se reúne. _-Al fin te encontré._ – La mano de Atipaq toca el hombro de Urf. _-Oh Atipaq al fin llegas te has estado perdiendo este increíble espectáculo. -Si claro y ¿Qué demonios te ha pasado? Tu piel se ha oscurecido como si te hubieran metido a un horno. -Oh es gracias a esto, mira una fruta solar cómela y tu piel se bronceara. -No gracias, nunca me ha gustado el bronceado y…_ Los ojos de Atipaq se concentran en el grupo de la hermandad navori que está más allá de Rakan. –_ Quédate aquí. _– Le dice a Urf mientras rodea a la multitud y se dirige hacia los navoris. _-O por supuesto, el espectáculo está por continuar._ Rakan hace unas reverencias agradeciendo los aplausos para después tomar un instrumento musical que se asemeja a un violín pero con una embocadura la cual lleva a sus labios, el vastaya sopla en la embocadura creando un melodioso sonido el cual se distorsiona al pasar el arco por las cuerdas para después comenzar a bailar al son de la majestuosa tonada que el toca. La multitud incluyendo a Urf acompañan el baile y música de Rakan con sus palmas mientras Atipaq continua caminando hacia los navoris dejando la alegre música detrás de él como un fondo musical, el Ajkllasga observa a los navoris quienes han levantado un pequeño estrado en medio donde algunos de ellos se levantan. _-“Hermanos míos, jonios de todas las edades y pueblos” _– Pronuncia uno de ellos dando inicio a un largo discurso. – _“He venido aquí, entre vosotros, para mirarlos fijamente a los ojos, para pulsar vuestro temple.”_– Un mensaje nacionalistas que lentamente comienza a tener tintes fascistas y belicosos. – _“Nuestras heridas no cicatrizaran mientras nuestros enemigos continúen disfrutando de los tesoros de nuestra tierra.” “En nuestra hora más oscura hubo quienes bajaron la cabeza, esos traidores no pueden seguir caminando libremente entre nosotros.” “Vigilad a tu vecino y expulsa a los extranjeros, ellos solo traen muerte y perversión a nuestra cultura.” “Fuimos tontos y amigables, pero no lo volveremos a ser responderemos a cualquier ataque con la furia de mil dragones.” “La mano del que nos arrebató a nuestros hijos, hermanos, padres y amigos no se ha marchado de nuestra tierra, se mantiene en nuestras orillas tramando nuevas estrategias con las cuales hundirnos.” “Jonia, para los jonios.”_ De pronto de entre las filas navoris dos personas son llevadas hacia el escenario, uno es un vastaya y el otro un adolescente, ambos están maltratados y encadenados y son subidos a la tarima mientras uno de los hombres habla. _-“Aquí ante ustedes esta un traidor, este miserable Vastaya se ha atrevido a acoger a este bastardo de Noxus, este pequeño asesino tiene la mano manchada con la sangre de nuestros hermanos y hermanas y hoy pagara por ello.”_ Las palabras del hombre produce una división entre los presentes, algunos están a favor de la hermandad y otros en contra, los miembros de la hermandad navori se forman creando una barricada que impide que alguien pueda acercarse al estrado. _-Tonto Vastaya. _– Pronuncia la mujer vastaya conocida como Xayah. _-Fanáticos… _- Pronuncia Atipaq mientras camina hacia los navoris, mientras a unos metros la Vastaya envuelta en una oscura capa también se acerca. Atipaq levanta su mano para tomar una de sus espadas hasta que se detiene al sentir un gran poder emanando en dirección del Placidium. –_ Karma. _– Pronuncia con la voz de Newen mientras apaga la magia dentro de el al sentir la presencia de una triada de elegidos junto a la de Karma. De pronto una sombra recorre las calles del lugar mientras el rugido de un dragón se escucha sobre la cabeza de todos. - _¿Y esa enorme lagartija escupe fuego?_ – Se pregunta Atipaq mientras el dragón desciende entre la multitud que observa a Rakan y la otra que presta atención a los navoris. _-¿Dónde está…? _– Ruge el dragón. _– Ese maldito embustero, lo convertiré en cenizas. _– Agrega mientras lanza un torrente de fuego al cielo llamando la atención de todos. _-Hey aquí estoy, aquí estoy._ – Pronuncia Rakan llamando la atención del dragón. -_Tu… pequeño… embustero… -Embustero yo… -Me dijiste que las plumas eran mágicas. -Bueno veras, no es mi culpa que no sepas usarlas. -Gr… -_ El dragón ruge mientras se prepara para atacar hasta que un estruendo llama la atención de todos. _-Urf. –_ Pronuncia Atipaq al ver a su amigo derribar al dragón. _-Estorbo. _– Pronuncia Urf mientras apunta su arma hacia los navoris. – _Y ustedes dejen a mi primo_. – Pronuncia mientras dispara. -_¿Quién demonios es este? –_ Se pregunta Rakan. – _Esto no era parte del plan, por cierto ¿Cuál era el plan?_ El caos se desata mientras los navoris se defienden de los ataques de Urf, Xayah por su parte corre entre la multitud para acercarse al estrado, uno de los navoris intenta ejecutar al vastaya pero es atravesado por un par de plumas. El dragón se reincorpora y ataca a Urf, Atipaq salta y con su espada golpea al dragón en la cabeza, más la dura piel de este evita que sufra algún daño, la enorme bestia se sacude destrozando parte del lugar mientras Atipaq sale volando y aterriza en el techo de una vivienda, para después lanzarse contra el dragón nuevamente. _-Esto no debería ser así. _– Piensa Xayah mientras derriba a los navoris que tienen prisionero al Vastaya. – _Se supone que Rakan debía guiar al dragón hasta aquí para poder escapar en medio del caos. –_ Continua mientras salta y lanza una lluvia de plumas contra un grupo de navoris. - _¿Quiénes son esos dos? -Ihuu… Xayah me va a regañar._ – Piensa Rakan al ver a Atipaq y a Urf enfrentando al dragón. – _Debo hacer algo._ El vastaya masculino usa su magia y se lanza golpeando al dragón dejándolo medio aturdido, para después saltar ágilmente entre el cuerpo de este y golpear a Urf y Atipaq. Atipaq y Urf ruedan por el suelo mientras el dragón persigue a Rakan quien corre hacia Xayah, la bestia lanza sus llamas incendiando las viviendas aledañas y a la gente que intenta huir. Urf se reincorpora y se aferra a la cola del dragón para después treparse en su lomo mientras Atipaq corre tras él. _-Maldición si no estuvieran esa triada cerca ya habría mandado a dormir a esa lagartija. _– Piensa Atipaq mientras Urf golpea al dragón con su espátula. La bestia se sacude para quitarse al manatí mientras Atipaq se ve obligado a moverse de un lado a otro para evitar ser alcanzado por la cola del dragón. Xayah y Rakan se reúnen cuando de pronto son atacados por algunos miembros de la hermandad navori que usan magia contra los vastaya, Rakan se separa de Xayah y se lanza contra los navoris mientras intercepta los ataques de estos. El vastaya salta entre los navoris con saltos agiles mientras reparte golpes con sus plumas. Mientras el dragón enfurecido incinera y golpea a todo el que este cerca de él, la bestia agita una de sus alas mandando a volar a Xayah y a algunos Jonios. _-¡Xayah! –_ Rakan intenta regresar con su pareja pero es golpeado por Urf después de que el dragón tomara al manatí y lo mandara a volar en dirección de los navoris, ambos vastaya se golpean con fuerza perdiendo el conocimiento mientras los navoris usa su magia contra el enloquecido dragón. _-¡Urf! _– Atipaq intenta ir por su amigo pero es alcanzado por los ataques mágicos de los navori que lo manda a volar hasta un frondoso árbol donde queda inconsciente después de golpearse la cabeza. Entre tanto Xayah que esta semiinconciente es sacada del lugar por el vastaya y el joven noxiano que ella intentaba rescatar mientras los miembros de la hermandad navori, logran dejar inconsciente al dragón para después irse tomando a Urf y Rakan como prisioneros. **Instantes Después** _-Aun no lo entiendes. –_ La voz de Newen resuena en Atipaq quien recupera la conciencia lentamente. – _Lo de Targon fue solo una casualidad._ – El Ajkllasga está algo mareado y tropieza cayendo al primer piso. - _¿Qué estás dispuesto a sacrificar por los que amas Atipaq? -Cállate._ – Le responde Atipaq. -_¿Dónde está Urf? -Cállate. _– Le ruge Atipaq. _-Dijiste que lo protegerías y ahora… -¡Cállate! _– Los ojos cafés de Atipaq se vuelven carmesí en el instante en que desata su poder. Una ráfaga de viento manda a volar las ventanas y puerta de la cabaña llamando la atención de los presentes que se encontraban limpiando el desastre que la batalla había dejado. _-Esto es lo que debiste haber hecho desde un principio. –_ Susurra Newen mientras Atipaq salta por una ventana de la parte trasera y comienza a alejarse del lugar para después correr de regreso en búsqueda de Urf, hasta que se detiene un segundo antes de que una pluma morada pase frente a él. Atipaq voltea y observa a su atacante quien se encuentra sobre el techo de una vivienda, Xayah salta desde el tejado para dar una vuelta en el aire mientras dispara cinco plumas contra Atipaq. El ajkllasga salta a un lado mientras reconoce a la vastaya. Xayah por su parte aterriza y lanza dos plumas más las cuales atraviesan una imagen residual de Atipaq hasta clavarse en un árbol. Atipaq aparece a un costado de Xayah con su espada desenvainada. _- ¿Quién eres? _– Pregunta hasta que reconoce a la vastaya. – _Tu… -Malditos humanos. _– Grita Xayah mientras gira y lanza varias plumas, Atipaq se mueve hacia un lado y luego hacia atrás para evitar las plumas de Xayah, hasta que una le rosa la oreja. El ajkllasga salta entre el suelo y las paredes evitando las plumas de Xayah que se quedan clavadas donde caen mientras Atipaq rodea a la vastaya, Xayah salta y evita una nova de escarcha de Atipaq para contratacar en el aire. Atipaq hace un amago de saltar hacia la vastaya pero en su lugar sale una imagen de él que al entrar en contacto con las plumas de Xayah se convierte en un avatar de fuego, el avatar golpea a Xayah quien intenta protegerse con su ala en vano, el impacto la derriba cayendo pesadamente en el suelo mientras Atipaq se le acerca y coloca su espada frente a la vastaya que la observa de rodillas. _-Sabes no estoy de humor en este instante. –_ Pronuncia Atipaq. -_Estúpidos humanos, siempre queriendo más. –_ Pronuncia Xayah mientras extiende su brazo y cierra su puño. Las plumas Que Xayah había lanzado comienzan a emitir una leve aura para después regresar a toda velocidad hacia donde se encuentran ella y Atipaq quien no parece haberse dado cuenta del peligro que se le cierne. _-Muere… -_ Susurra Xayah mientras ve a Atipaq a los ojos para después saltar. Atipaq frunce el ceño y salta creando un tornado que devora las plumas que iban hacia él, así como también a Xayah. **Instante Después** Xayah despierta y cuando lo hace ve que esta recostada sobre las plumas que lanzo, la mujer observa las plumas las cuales están destrozadas, para después girar su mirada hacia atrás y ver a Atipaq sentado observándola. _-No… están. _– Pronuncia Atipaq. _-¿Qué? –_ Responde Xayah que se reincorpora para adoptar una posición defensiva. _-Urf… y el otro vastaya no están… -Claro que no están, los navori se los llevaron._ De pronto una extraña aura oscura comienza a brotar y cubrir todo alrededor incluyendo el suelo bajo los pies de Xayah. -_¿Hacia dónde? –_ Pregunta Atipaq mientras su tono de voz comienza a parecerse a la de Newen. _-No lo sé. –_ Responde Xayah. – _Si lo supiera ya hubiera ido por Rakan… mi querido Rakan._ – Las palabras de Xayah se quiebran un instante al recordar a su amado, algo que Atipaq nota. -_Hay una forma de saber dónde están. –_ Pronuncia Atipaq mientras su aura oscura comienza a desvanecerse. -_¿Cómo? -Conozco alguien quien lo sabe todo sobre esta tierra, ella me lo dirá._ Atipaq se levanta y se acerca a Xayah para observarla a los ojos. – _Si quieres salvar a tu amante tendrás que ayudarme. -Trabajar con un humano_. – Pronuncia Xayah como si sintiera repulsión. _-Odias a los humanos, bien si tu odio es más fuerte que tu amor a él, me iré solo._ Atipaq comienza a alejarse hasta que una pluma pasa por su costado clavándose en un muro. El ajkllasga voltea ligeramente y ve a Xayah acercándose. –_ Solo por esta vez. _– Le dice a Atipaq. – _Y solo por él._ – Se dice a sí misma. **En Otro Lugar** _-Hey más cuidado con eso, es una pieza de última tecnología. _– Pronuncia Urf al ver a uno de los navoris manipular su ametralladora. _-Por favor señor están cometiendo un error._ – Pronuncia Rakan quien está al costado de Urf. –_ Yo solo soy un artista, un ingeniero de la felicidad, mi vida es solo divertir a la gente de los poblados que visito y cortejar alguna que otra belleza. -Silencio. _– Pronuncia uno de sus captores. -_Hey tu donde quedo la hospitalidad joniana de la que tanto se habla. –_ Agrega Urf. – _Esta no es la forma de tratar a un turista ni a un gran artista local. -Gracias… eh manatí? -Si así es Urf el manatí, descendiente de un gran linaje de maestros gastronómicos. -Oh, mucho gusto Rakan… un gran artista y trovador de la tribu Lhotlan._ _-¡Basta cállense! –_ Vuelve a gritar. _-¿Siempre están así? –_ Pregunta Urf. _-Solo cuando arruinas su aburrido espectáculo. -Por cierto ¿A dónde vamos? -Creo que a una de sus bases. -Ojala que tengan buenos colchones, ya estoy harto de dormir en el suelo. -No creo que nos vayan a dejar dormir._ _-¿Por qué no los matamos? _– Pronuncia uno de los navoris. -_No primero hay que llevarlos para interrogarlos, después le cortamos la cabeza. -Yo preferiría un corte de plumas._ – Interrumpe Rakan. -_Y yo un corte de un buen lomo fino._ – Agrega Urf. **El Placidium** Atipaq conduce a Xayah al Placidium, durante el camino el Ajkllasga ha intentado obtener algo de información de la Vastaya sobre ella y su desdén hacia a los humanos, mas no ha logrado mucho, solo ha logrado saber de qué el acto con el dragón fue para liberar a un vastaya capturado por la hermandad navori. Atipaq y Xayah se dirigen hacia uno de los templos del Placidium donde hay un grupo de hombres vigilando, las vastaya se adelantan y distrae a los hombres mientras Atipaq se infiltra en los interiores. Es una cámara cerrada, sin ventanas y con un velo oscuro que cubre la puerta, el salón esta iluminada por el resplandor de algunas velas mágicas. Atipaq camina hasta el centro de la sala donde una persona permanece meditando bajo una runa que resplandece tenuemente. El ajkllasga se inclina y se sienta con las piernas cruzadas de la misma forma en la que está la persona frente a el que tiene los ojos cerrados y la punta de sus dedos conectados formando un diamante con ellos. _-Ha pasado mucho tiempo_. – Pronuncia Atipaq. –_ Karma. -Atipaq. _– Pronuncia una de las principales líderes de Jonia; la mujer abre sus ojos y observa al ajkllasga a los ojos. –_ No pensé que volvería a verte… -Supongo que no… después del desastre que cause. -Has venido… -A matarte, a continuar con la guerra de Newen... no… solo he venido por información, pero supongo que eso ya lo sabes, tú lo ves todo. -No siempre, puedo sentir todo lo que acontece en esta región, pero mis percepciones son limitadas. -Mi amigo desapareció. -Tu amigo el que creías muerto y que ha vuelto a ti… si lo he visto, la hermandad navori se lo llevo. -¿A dónde? -No lo sé, pero no está lejos de aquí… -Entonces ya no tengo motivo para seguir aquí. -Atipaq espera hay algo que quiero preguntar. -¿Qué? -¿Qué sucedió contigo? ¿Qué vas a hacer con Newen?_ Atipaq guarda silencio un instante mientras un frio aire recorre el salón extinguiendo la llama de las velas, dejando el salón oscuro mientras un aura oscura brota del cuerpo de Atipaq y cubre la runa donde se encuentra Karma sentada, el aura oscura rodea a Karma hasta que esta reacciona y crea un escudo resplandeciente que ilumina la cámara y hace retroceder a la oscuridad hasta Atipaq. _-Ha pasado siglos desde la última vez que me diriges la palabra… ōdai (Hermana) -Newen… ¿Qué haces aquí? -No es que quiera venir a saludar, pero mi reencarnación me obliga a ir a donde no quiero ir, por cierto ya me entere lo que hiciste, la pequeña Karma ha dejado de lado su actitud pacífica y ha decidido usar sus poderes para algo más que entretener a un grupo de monjes ignorantes, al parecer ya estas volviendo a ser lo que eras antes. -Ojala se pudiera decir lo mismo de ti. –_ Le contesta Karma. -_Jajaja eso es imposible mientras nuestros hermanos continúen persiguiéndome. -Tienen motivos suficientes para hacerlo. -Sí y ¿Tu…? -Yo…_ Dos monjes entran a la habitación al sentir que algo no anda bien, pueden ver que las velas están apagadas y que la mitad de la habitación esta iluminada por la energía que Karma irradia de su cuerpo y la otra mitad oscurecida por alguien sentado frente a ella. De pronto comienzan a sentir frio, y desciende su mirada para observar cristales de hielo cubriéndolos desde los pies hasta la cabeza. _-Deberían aprender a no interrumpir a dos almas ancestrales cuando conversan. -Newen…_ - Karma se enoja al ver lo que Newen ha hecho. _-Tranquila hermanita, tus seguidores aún están vivos y depende de ti que lo sigan. -¿Qué quieres? Y ¿Qué has hecho con Atipaq? -No deberías estar tan enojada, considerando en que ayudaste a que pudiera manifestarme en este mundo. -Solo intentaba ayudar a Atipaq. -Exorcizándolo, intentando sacarme de él como si fuera un parasito y al final tu gente pago caro tu osadía. -Eso no lo volveré a permitir. –_ Pronuncia Karma mientras lanza una cadena de luz contra Newen quien la intercepta con su mano. _-Me gustaría pelear… pero sé que Atipaq me detendría, además esto no es parte del pacto. -¿Pacto? -Ya que no puedes ayudarle con encontrar a su amigo, le he dicho que puedo ayudarle a cambio de que me deje hablar contigo un instante. -¿Qué? -Es curioso como un pedazo de mi ha logrado contenerme, algo que nunca imagine que ocurriera, así que como veras quita tus cadenas, pues ya tengo suficiente soportando las cadenas de Atipaq. -¿Qué quieres? –_ Pregunta Karma mientras desvanece su cadena. _-Saber ¿Qué hacían esos tres aquí? -Vinieron a verme, a pedirme que volviera a la orden. -Y… -Me negué, podía ver en ellos su obsesión con encontrarte y no voy a ser parte de su cacería y menos sabiendo ahora que Atipaq ha podido detenerte. -O eso me conmueve, no pensé que me quisieras tanto. -Guárdate tu sarcasmo. -Como sea tarde o temprano tendrás que volver y sabes porque. -… -_ Karma guarda silencio ante las palabras de Newen. _-Una gran tormenta se acerca… una que amenaza con consumirnos a todos_. El aura oscura de Newen se desvanece mientras Newen cierra los ojos y al abrirlos vuelve a ser Atipaq. _-Se acabó el tiempo._ – Pronuncia Atipaq para después alzar su mirada hacia Karma. – _Supongo que no es muy agradable lidiar con él. -No… pero me preocupa que hagas pactos con él. -El mundo está cambiando y Newen y yo estamos condenados a soportarnos, es una carga que debo cargar hasta el final. –_ Pronuncia mientras se levanta y se dirige hacia los dos hombres congelados. El hielo se quiebra liberando a los monjes que caen al suelo aturdidos por lo ocurrido mientras Atipaq camina hacia la salida hasta que la voz de Karma llama su atención. _-Atipaq espera… sobre… -Lo de Newen_. – Atipaq voltea y le sonríe a Karma. –_ Veras antes de estar aquí estuve en Targon y descubrí algo interesante sobre Newen, me di cuenta de que es lo que debo hacer con él. -¿Qué? -Voy a salvar a Newen, voy a poner fin a esta guerra y de esa manera lograr lo que tanto he deseado. _– Las palabras de Atipaq y Newen se combinan mientras pronuncia su última frase antes de salir. – _Poder volver a ver a mi hija y verla crecer._ **Horas Después** Atipaq camina junto a Xayah en las afueras del Placidium. -_ ¿Estás seguro de esto? _– Pregunta la fémina vastaya. _-Completamente._ – Contesta Atipaq mientras observan a un grupo de la hermandad navori. _-Bien entonces capturamos a uno lo torturamos y le obligamos a decir a donde los llevaron. -Si ese es el plan_. – Responde Atipaq mientras da un paso detrás de Xayah. _-Ahhhh… -_ Es lo único que pronuncia Xayah mientras se desploma al suelo inconsciente después de recibir un golpe en el cuello. _-Sabes… e decidió cambiar el plan. _– Pronuncia Newen mientras la levanta y se acerca a los navoris. _-Ustedes, conocen a esta vastaya. -Si es Xayah_. – Responden. –_ Esa miserable nos ha dado problemas últimamente. -Lo sé, supongo que ofrecerán una buena recompensa por ella. -¿De dónde eres? -Yo… de Galrin soy un casa recompensas. -Bien síguenos. _– Pronuncian los hombres mientras guían a Newen hacia una casona. **Instantes Después** Un aura oscura brota de las grietas de la pared de una vivienda mientras en su interior Newen tiene sujetado del cuello a uno de los navoris mientras los otros yacen en el suelo muertos. _-Tienes miedo… Jonio. -¿Que… Quién eres? -Soy Newen… el emperador oscuro y si no me dices donde llevan a sus prisioneros voy a hacer que tu muerte sea lo más dolorosa posible. _ Los ojos de Newen se clavan en los ojos del navori mientras el aura oscura de este se interna en la piel del hombre provocándole un dolor inimaginable. _- ¿Y bien? -…_ - El hombre intenta resistirse pero el dolor es demasiado que termina diciendo más de lo necesario. –_ Gracias por tu colaboración. _– Pronuncia Newen mientras fulmina al navori con un ataque eléctrico. _-Te has pasado. _– Pronuncia Atipaq en el interior de este. _-No solo hago lo necesario y eso incluye no dejar testigos. _– Pronuncia Newen mientras gira hacia Xayah. _-Eso no, ya hay demasiadas muertes. -Oh solo son un montón de fanáticos que muy probablemente te hubieran asesinado a pedradas si hubieran podido, pero está bien la dejaremos vivir._ – Pronuncia mientras se coloca la ropa de uno de los navoris para después cargar a Xayah. **Una Hora Después** _-Au… oye eso dolió. _– Reclama Atipaq después de que Xayah lo abofeteara. _-Debería matarte por lo que hiciste, usarme de carnada. -Algunas veces hay que hacer algunos sacrificios para obtener lo que se busca. -Humanos, todos son iguales, traicioneros y sin honor. -Como sea gracias a mi plan hemos podido pasar por las zonas que controlan sin ningún problema y ahora estamos frente a esta fortaleza donde se encuentran. -¿Cómo sabes eso? -Uno de esos cadáveres lo dijo antes de que lo matara. -¿Ahora cuál es el plan? –_ Pregunta Xayah. _-Es simple. _– Pronuncia Atipaq mientras vuela la entrada con una bola de fuego. _– Entramos y los sacamos._ Atipaq y Xayah ingresan al recinto y se dividen en búsqueda de sus seres queridos, la vastaya corre por los pasillos y se sorprende de que estos estén vacíos, recorre las barracas donde se alojan los miembros, pero no hay nadie y lo mismo ocurre con Atipaq quien encuentra el lugar vacío. Atipaq y Xayah salen al patio de diferentes direcciones, ambos se miran y se muestran incrédulos al no hallar a nadie. _-Te han engañado. _– Pronuncia Xayah. _-Si eso es cierto. Voy a despedazar cada rincón de esta isla hasta…_ - Pronuncia Atipaq con la voz de Newen hasta que una risa llama la atención de ambos. Proviene de una de las torres la cual aún no han explorado, ambos corren hacia ella y al ingresar encuentran los cuerpos de decenas de miembros de la hermandad navori, suben por las escaleras esquivando los cuerpos hasta llegar a una vieja habitación cuya puerta rechina al ser golpeada por el viento. Atipaq y Xayah se preparan al sentir la presencia de dos individuos dentro, el Ajkllasga con espada en mano empuja violentamente la puerta mientras Xayah ingresa con una voltereta y con dos plumas listas para lanzarlas. _-¿Qué demonios? _– Se preguntan Atipaq y Xayah al ver la escena. _-Jajajajaja y entonces golpee a la criatura en el trasero, salió corriendo. -Jajajajaja ya me imagino_. Frente a ellos Urf y Rakan sentados muy cómodamente en una mesa con comida, jugos y jugando con un viejo tablero jonio de fichas, mientras a su alrededor se encuentran tirados los cuerpos de los miembros de la hermandad navori. Uno de ellos intenta levantarse pero es golpeado en la cabeza por Urf mientras ambos continúan riendo y jugando, hasta que se percatan de la presencia de Xayah y Atipaq. _-Oh mira ya llegaron. _– Pronuncia Urf. _-Cariño llegas un poco tarde, creí que tendría que salir a buscarte después de terminar esta partida con mi amigo manatí. -Rakan… -_ Ruge Xayah mientras se le acerca lentamente. – _Eres un… - _Pronuncia mientras se lanza contra el derribando la mesa y al vastaya para después girar, reincorporarse y arrinconarlo contra el muro mientras le da un apasionado beso por vario segundos. Atipaq se acerca a Urf mientras ambos miran la escena para después mirarse mutuamente. –_ Ni siquiera lo pienses_. – Le dice Urf. _-Ni que fueras Akali._ – Le contesta Atipaq mientras la pareja de vastaya se separa. _-Bueno es hora de irnos cariño._ – Menciona Xayah muy alegre. _-Oh sí._ – Contesta Rakan para después voltear hacia Atipaq y Urf. –_ Adiós amigo Urf y adiós quien quiera que seas, fue un placer a ver vivido… _- Responde mientras hace una reverencia hasta que Xayah lo jala. _-Ya vámonos. -Hey…_ Ambos vastayas saltan por la ventana y planean con sus alas para caer suavemente sobre el terreno y después internarse en el bosque. _-Ja seguro pensabas que me estaban torturando o que ya era un cadáver. _– Le dice Urf a Atipaq. -_Ah sí… -Ves los derrote yo solo. –_ Pronuncia mientras recoge sus cosas y algo de dinero que la hermandad cargaba. _-¿Y el pajarraco? _– Pregunta Atipaq. _-A ese, solo me dio una mano, ahora ven ayúdame a recoger todo esto, siempre es bueno llevar algo de dinero extra en el viaje_. Atipaq y Urf bajan de la torre hasta que el manatí desvía el camino y se dirige hacia la otra torre generando las protestas de Atipaq. - _¿Hey a dónde vas? -Cuando llegue me di cuenta de que no éramos los únicos, había alguien más preso. -Así… -Si a ella la llevaron a esta otra torre, antes de irnos hay que liberarla. –_ Relata Urf mientras suben por las escaleras hasta llegar a una habitación sellada que Atipaq derriba. _– Hey señorita ya eres libre_. – Pronuncia Urf mientras de la oscuridad de la habitación se asoma una hermosa joven de cabellos y vestidos azules y que responde al nombre de Sona. **-Continuara…** **Próximamente ** **Árbol** Una gran batalla y un encuentro cercano con la naturaleza mientras encontramos la entrada a Bandle, si se acabó el paseo por jonia. Y la canción del capítulo dedicado a la pareja más amoroso de la grieta del invocador (No es Atipaq y Urf) https://www.youtube.com/watch?v=qBJs2uqdQUs **Y Nos Vemos En Avatar Versión Rito**
Compartir

Al parecer nadie se ha unido a la discusión todavía; ¡sé el primero en comentar!

Denunciar como:
Ofensivo Spam Acoso Foro incorrecto
cancelar