Mas Alla De Las Sombras 2 Capitulo 21: Revelaciones

http://hasagi.gg/wp-content/uploads/2017/05/maxresdefault-1-2-1024x576.jpg Y Volvemos nuevamente con un capítulo más de tu Tragicomedia Targoniana mientras Jack el destripador se prepara para su ingreso al juego. Y Como lo prometido es deuda al fin revelaremos que hacia Newen aquí aunque esto lo dividiremos en dos capítulos mientras Atipaq al fin llega a la cima de Targon donde le aguarda una gran sorpresa. Pero antes el link del capítulo anterior: https://boards.lan.leagueoflegends.com/es/c/creaciones-de-la-comunidad/RLlR3top-mas-alla-de-las-sombras-2-capitulo-20-el-aspecto-de-la-luna **Capitulo 21** **Revelaciones (Parte I) Ecos Del Pasado** _“Esclavizar a un ancestral no debería considerarse como el error más grande en el universo”_ **Atipaq** _“Aspectos, falsos dioses su era se acaba junto a su imperio_” **Newen** _-¿Qu… que… que es lo acabas de decir? _– Pronuncia Atipaq al escuchar a la joven llamarlo hermano mayor. _-¿Quién eres tú?_ – Repite nuevamente Diana con una tonalidad amenazante. _-No hay tiempo que perder, las explicaciones después._ – Menciona la misteriosa joven. – _Ya está cerca esa pequeña incordio y tu Lunari vete tu religión ya es pasado y nunca más volverá._ Diana salta entre las rocas que flotan en el cielo intentando alcanzar a la joven quien con un solo movimiento de su brazo hace que estas se lancen hacia la Lunari, pero Diana usando su espada lunar se abre paso entre ellas mientras Atipaq observa todo desde abajo. _-Ohm que molesta como todos los Lunaris. _– Menciona la muchacha mientras centra su atención en Diana que salta hacia ella. _– Bump. – _Pronuncia y entonces ella y Diana han cambiado de ubicaciones. _-¿Qué clase de magia es esa?_ – Se pregunta Atipaq. _-No tengo tiempo para jugar contigo._ – Agrega la adolescente mientras crea un vórtice que se traga a Diana. –_ Nos vemos… después o tal vez nunca. –_ Agrega mientras agita sus brazos haciendo que el cielo y la tierra vuelvan a su normalidad. La muchacha aterriza frente a Atipaq y se acerca a él manteniendo una leve sonrisa. –_ Ya nos descisimos de ella. -¿A dónde la mandaste? -A otra parte de Targon para que no interfiera en nuestros planes. -¿Nuestros planes? _– Pregunta Atipaq extrañado. _-Veo que ya lo olvidaste tontín… -He ¿Quién eres? Y ¿Qué maneras son esas de tratarme tan confianzudamente? -Ha… pensé que eras la parte que lo recordaba todo, bien no importa solo llega a la cima y te diré todo lo que no sepas._ La muchacha da media vuelta y se prepara para marcharse cuando una cortina de fuego aparece frente a ella impidiéndole continuar. -_Quieta ahí mocosa, me vas a decir que significa todo esto ohhh…_ Atipaq guarda silencio al notar que ella ya no está frente a él. _-¿Oh? _– Menciona la chica detrás de él. _-Como llegaste y porque…_ - De pronto la chica coloca un dedo en los labios de Atipaq interrumpiéndolo. _-Silencio. _– Responde ella. – _Hablas demasiado y escuchas poco hermano testarudo. -¿No te conozco porque dices que soy tu hermano? -Porque lo somos, sube arriba y te contare todo de nosotros…_ La chica abraza a Atipaq mientras el elegido no sabe cómo reaccionar, más al sentir su abrazo por alguna extraña razón siente algo familiar en ella, como si estuviera frente a alguien de su pasado, ella lo suelta y se aleja un poco Atipaq nota sus ojos brillosos y a punto de llorar, contempla la forma de su rostro y le pareciera por un instante estar viendo a una versión joven de su madre. _-Toma esto. –_ Le dice entregándole un recipiente de cristal bañado en esmeralda, recubierta en un armazón dorado y con el dibujo de una Runa en su base. _-¿Qué es esto? _– Pregunta mientras mueve el recipiente y nota que hay un líquido en su interior. _-Es una poción mágica, se crea a partir de la sangre y/o esencia de criaturas ancestrales combinadas con yerbas exóticas de Kumungu, una vieja receta hecha para cazadores. -¿He…? -Hará que tu brazo dañado se recupera rápidamente, solamente debes beber un sorbo._ – Le dice mientras le da la espalda. – _Ahora debo irme antes de que esa enana escape. -¿Enana? -Te lo contare todo después cuando llegues a la cima. -He… espera –_ Atipaq va hacia ella hasta que un portal aparece frente a él. _-Este portal te devolverá a donde estabas._ El portal succiona a Atipaq para luego desaparecer mientras la chica crea otro portal para ella. – _Ahí estas Aspecto del crepúsculo_. – Menciona mientras entra en él. **Instantes Después** Atipaq cae del portal hacia la nieve a unos metros de donde encontró a Diana, el ajkllasga se toma el brazo y observa el recipiente que le dio. – _Ni siquiera dijo su nombre. _– Piensa él. –_ Pero por alguna extraña razón siento que tenemos un vínculo_. – Destapa el recipiente y toma un sorbo del líquido que hay en él. _-Aghhh sabe horrible. _– Menciona mientras guarda el recipiente entre sus prendas. –_ Pero es efectivo, el dolor ha desaparecido y hasta puedo mover los dedos._ La reencarnación del emperador oscuro alza su mirada y observa la cima de la montaña para después dar vuelta y reingresar a la entrada de la cueva y dejarse caer sobre el suelo mientras las fuerzas abandonan su cuerpo y el sueño invade su ser. **Horas Después** El sueño de Atipaq se llena con recuerdos de Newen y su búsqueda hacia Targon, puede ver al emperador oscuro caminar cargando la extraña roca hasta llegar a una zona cubierta de rocas que empiezan a flotar cuando el emperador oscuro llega. El cielo ruge mientras luces serpenteantes se elevan desde las faldas de Targon hacia la cima, el emperador oscuro deja lo que estaba haciendo y corre hasta una zona donde se alzaba un antiguo monumento Lunari, donde se prepara para la batalla. Newen se enfrenta a los aspectos y con sus poderes logra matar a uno que es destrozado por sus llamas oscuras, la batalla continúa y Newen se ve agotado más junta todo el poder que le queda para lanzar un último ataque. De pronto Newen se ve sobre la cima de Targon en donde continua luchando contra los aspectos del Sol y la Luna quienes con sus poderes logran quemarle un brazo mientras una estrella fugaz se acerca. Newen intenta escapar pero Pantheon el Aspecto de la Guerra cae del cielo deteniendo su huida mientras sobre el cielo un gigantesco Dragón aparece y entonces todo se torna borroso. La ultima visión es de Newen flotando sobre el cielo, el emperador oscuro voltea su mirada a un lado y ve una ciudad sobre el cielo mientras a sus pies la tierra y el cielo se han fusionado y tras de él está el gigantesco Dragón quien abre sus fauces para lanzar un rayo de energía estelar. El cuerpo de Newen se desintegra mientras sus espadas caen hacia Runaterra los ojos de Atipaq se abren al escuchar la última frase del emperador oscuro. _-Tú también has sido engañado Ancestral…_ Una llamarada se enciende en la caverna mientras la Luna se aleja para ocultarse entre las montañas más la noche aún no termina; Atipaq observa su brazo lastimado y nota que todas sus heridas han desaparecido sin dejar una sola cicatriz. _-Increíble. –_ Piensa el mientras toma sus cosas y sale para observar si ha amanecido. –_ Aún falta mucho para que amanezca. _– Guarda silencio un instante mientras observa las estrellas. – _Aurelion Sol. _– Y entonces continua con su marcha, no tiene tiempo para descansar mientras algo en su interior le dice que estos sueños no solo son recuerdos de Newen si no una advertencia. La nieve se comporta de manera extraña, el elegido siente que en cada paso que da esta intenta atraparlo e impedir que continúe hacia la cima la cual ya se puede apreciar desde donde está. El camino es un sendero de nieve y rocas congeladas donde ningún mortal podría permanecer mucho tiempo ante la falta no solo de comida, sino también a la pobreza del oxígeno en la atmosfera, la parte que antecede a la cima es un páramo iluminado por la luz de las estrellas y plagado de trampas mortales, la nieve se desprende con facilidad arrastrando a los viajeros de vuelta abajo y en otros casos un paso en falso y uno puede terminar hundiéndose varios metros en esta y ser sepultado por la misma sin que nadie lo note. Para Atipaq el frio no es ningún problema, pues es un mago elemental y puedo controlar el aire que lo rodea haciendo que esta se mantenga a una temperatura adecuada para él, además que ha vivido toda su vida en las montañas Apuntaladas donde el oxígeno también es escaso por lo que su cuerpo ya está acostumbrado a este tipo de inclemencias. Mas no solo es el clima el último obstáculo que los viajeros deben sortear para llegar a la cima, también se encuentran los fantasmas o visiones que se aparecen frente a ellos y que pondrán a prueba la fortaleza de sus convicciones. El viento helado juega con la bufanda de Atipaq mientras este salta en el instante en que la nieve bajo sus pies cede y comienza a precipitarse hacia abajo, el elegido clava una de sus espadas en la roca congelada y se aferra a esta mientras espera que todo se tranquilice. Al final de la avalancha Atipaq nota el gran agujero de cinco metros que ha quedado mientras a lo lejos se escucha el rugir de la nieve movilizándose. Sube para recuperar su camino y al llegar escucha un llanto que llama su atención, el Ajkllasga camina hacia un grupo de rocas congeladas y detrás de una de estas, ve a una niña llorando; sus manos cubren su rostro mientras permanece sentada apoyando su espalda en la roca; Atipaq se acerca con precaución ante la pequeña. _-¿Quién eres tú? _– Pregunta mientras observa sus ropas desgastadas y ensangrentadas las cuales les parecen familiar. - _¿Qué haces aquí sola? -Se los llevaron…_ - Dice ella. -_¿A quiénes? -Mis padres, mis amigos… todos se han ido… ellos se los llevaron… -¿Quiénes?_ Pero la niña no responde y repite lo mismo entre lágrimas, hasta que Atipaq se coloca frente a ella. -_¿Quiénes fueron?, dímelo… -_ Insiste el Elegido. -_fuiste tú… Atipaq Noxes. _– La niña retira sus manos de su rostro mostrando que no tiene ojos. _-Tu… -_ Atipaq retrocede al verla aunque no tenga ojos puede reconocerla, era una amiga de su aldea con la quien jugaba cuando era pequeño hasta que murió el día en que su aldea fue arrasada. _-Te has llevado a mis padres. _– Atipaq asustado sustrae una de sus espadas y apunta hacia la pequeña. –_ Y ahora quieres llevarme a mí. -Tú estás muerta… - _Le responde. _-Y ahora vienes aquí a llevarte a los demás… eres la reencarnación de la oscuridad… destinado a sembrar desolación a donde vaya… destinado a romper el equilibrio… -Yo no soy el…! _– Le contesta gritando. _-No encontraras lo que buscas en la cima… pues la única redención que hay para tu alma es la muerte._ De pronto la nieve bajo los pies de Atipaq cede y el Ajkllasga comienza a hundirse en ella. _– Maldición. –_ Atipaq intenta aferrarse a algo pero todo a su alrededor es nieve la cual se precipita sobre el al menor contacto e imposibilitando cualquier forma de escape mientras toneladas de nieve lo cubren. El agujero por el cual Atipaq se ha hundido comienza a cubrirse de nieve hasta que la superficie a su alrededor comienza a hincharse; y como si se tratara de un volcán que acaba de nacer esta explota lanzando hacia el cielo toneladas de nieve mientras un poderoso torbellino de nieve y viento se eleva y en su centro esta Atipaq. Las ráfagas de viento llevan al elegido hasta un lugar seguro, Atipaq voltea su mirada en búsqueda de la niña pero esta ya ha desaparecido, por lo que decide continuar con su camino sin presagiar lo que más adelante le espera. **Al Día Siguiente ** _-No continúes nos condenaras a todos. -En realidad crees que encontraras lo que buscas ahí arriba. -No estás aquí por tu voluntad si no por los deseos de Newen. -Has venido a terminar lo que Newen comenzó. -La oscuridad guía tus pasos. -No escuches a tu corazón, te condenara. -No hay respuestas, solo angustia. -Regrésate y salva tu alma. -No creas en sus palabras._ A lo largo del camino los fantasmas de los aldeanos de su aldea aparecen hablándole e intentando convencerle de que regrese y no continúe, pero Atipaq los ignora a todos, sabe que si les hace caso podría terminar cediendo. El aire se siente pesado mientras Atipaq comienza a sentirse algo mareado, le falta oxígeno y comienza a sentir frio, el elegido nota que sus poderes han menguado y que su conexión con los elementos se debilita; la magia de Targon está afectando su magia elemental, de pronto una fuerte corriente de viento lo empuja y el elegido se ve obligado a clavar su espada en el suelo congelado para evitar ser arrastrado por esta. _-Ahhh… maldición… ya falta poco… no me voy a dar por vencido ya he llegado muy lejos… _- Atipaq usa sus espadas como anclas para continuar ascendiendo por la empinada colina mientras el sol se comienza a ocultar nuevamente. La luna y las estrellas nuevamente alumbran su camino mientras el elegido continua ascendiendo, su cuerpo tiembla por el frio; desde que despertó sus poderes Atipaq no había vuelto a sentir lo agobiante que era sentir que tu cuerpo se congelara ni siquiera cuando era alcanzado por las escarchas congelantes de su maestro. El frio de Targon es distinto a cualquier otro, el viento helado se mete por tu respiración congelando tus entrañas y paralizando tu cuerpo desde tu interior; Atipaq respira con dificultad y usa su bufanda para cubrir su boca y nariz intentado que esta le dé algo de calor, ve las estrellas las cuales parecieran estar a su alcance con tan solo estirar su brazo hacia el cielo. Sus pensamientos se desvanecen mientras su visión se vuelve borrosa, sus brazos y piernas están tan congeladas que ya no los siente, su conexión con los elementos se ha perdido, ya no siente la magia que había en su interior, ni tampoco la presencia de Newen, solo siente un vacío y un silencio en su interior, el Ajkllasga continua ascendiendo por inercia sin percatarse de nada hasta que su cuerpo se da por vencido y sus ojos lentamente se cierran de la misma forma que muchos otros que intentaron llegar a la cima y que ahora son parte de la montaña. _-Atipaq…_ Una voz lo llama mientras en su interior al fin logra llegar a aquellos recuerdos de Newen cuando estuvo en Targon; puede ver al emperador oscuro ascendiendo hacia la montaña llevando consigo una reliquia, pero no está solo una sombra lo guía por la montaña hasta un derruido altar donde da inicio a un encantamiento. La tierra tiembla y se fragmenta dejando brotar de su interior la peste del vacío y a sus monstruosas criaturas que invaden Targon; los aspectos notan lo sucedido y rápidamente se movilizan hacia Newen y su acompañante. Una gran batalla da inicio, Newen interrumpe el encantamiento y le da a su acompañante una parte de la reliquia mientras él toma la otra; el acompañante de Newen desaparece tras una extraña falla no sin antes ser herida por uno de los aspectos mientras Newen continua su lucha contra los demás aspectos. Las criaturas del vacío son atraídas por la magia que se despliega en la batalla mientras una estrella fugaz desciende y entonces Newen observa a Aurelion Sol quien ha sido esclavizado por los aspectos; los recuerdos terminan cuando Newen es desintegrado por el poder estelar de Aurelion Sol mientras el Aspecto de la Luna toma la parte de la reliquia que Newen tenía. _-Atipaq…_ - Nuevamente aquella voz, llamando. – _Atipaq… -Mama. –_ Atipaq reconoce la voz de su madre y le pareciera ver a su fantasma. -_Debes salvarla… -¿Salvarla? -Tu eres el único que puede hacerlo… sálvala_… La voz se pierde mientras Atipaq desierta al sentir los rayos del sol calentar su cuerpo. Abre sus ojos y nota que no está sobre nieve si no sobre el manto que la anciana targoniana le regalo, mas no recuerda en que momento la puso ahí, se da vuelta y observa el cielo azul y algunas escasas nubes; Atipaq se sienta y al hacerlo observa que el terreno a su alrededor no está envuelta en nieve; solo ve piedras y tierra por todos lados y alguna que otra acumulación de nieve sobre las rocas más grandes. Se pone de pie para observar cuanto le falta para llegar a la cima y cuando lo hace nota que el aire en esta área es más respirable y que nuevamente ha vuelto a tener control de sus poderes y además de que ya ha llegado a la cima. _-¿Ya llegue? _– Se pregunta mientras se acerca al precipicio y ve toda la nieve que cubre el paisaje, mas no recuerda en que momento lo hizo, solo recuerda que se estába desvaneciendo en medio de la nieve mientras escalaba la última parte de la montaña. _-No importa. –_ Se dice a si mismo mientras se dirige a recoger sus espadas que están clavadas en el terreno. – _Ya se lo que Newen hacia aquí pero no entiendo que intentaba. –_ El ajkllasga camina por la cima la cual comprende una gran área de varios metros cuadrados llena de rocas las cuales dan muestra de haber formado parte de alguna antigua estructura. – _Estas ruinas… ¿De dónde son? Es cierto dijeron que había una ciudad plateada…_ Atipaq levanta su mirada hacia el cielo intentando encontrar la ciudad cuando una voz familiar llama su atención. _-Si buscas la ciudad plateada no la hallaras, pues esta solo se le muestra a los que son dignos… Atipaq…_ El cuerpo de Atipaq tiembla al escuchar aquella voz mientras en su rostro se dibuja una expresión de sorpresa, voltea lentamente y observa al hombre que acaba de nombrar su nombre, el mismo hombre que se lo puso. _-Padre…_ **Continuara…** Y apareció el papa de Atipaq (Quien había desaparecido cuando este era un niño) y con esto la trama se complica mientras entramos a la recta final de esta saga con una gran batalla y una gran invasión mientras los secretos son revelados y en el próximo capítulo sabremos que intentaba Newen con ese hechizo, mientras dejo una pista de lo que pretendía: Convergencia. Y una frase: _“Para curar una herida primero debes sacar la pus"_ **Próximamente:** **Revelaciones (Parte II) Reunión** Y como dice la canción: Luna, luna, luna….. https://www.youtube.com/watch?v=X7wSO8TlD7Y **Y Nos Vemos En La Guarida De Los Leviatanes**
Compartir

Al parecer nadie se ha unido a la discusión todavía; ¡sé el primero en comentar!

Denunciar como:
Ofensivo Spam Acoso Foro incorrecto
cancelar