Mas Alla De Las Sombras 2 Capitulo 17: El Aspecto Del Sol

[(https://pre00.deviantart.net/a885/th/pre/f/2014/336/4/4/leona___league_of_legends_by_yoshiyaki-d88gqgn.jpg)] https://pre00.deviantart.net/a885/th/pre/f/2014/336/4/4/leona___league_of_legends_by_yoshiyaki-d88gqgn.jpg Y Ya estamos aquí después de andar varios días sin una idea de cómo escribir este capítulo pero gracias a la bendición de Odín ya se me ocurrió y al fin lo he logrado, he terminado el capítulo el cual ha sido más largo de lo esperado. (En otro capítulo hablaremos más sobre el pasado de Atipaq) y ahora veamos donde termina Atipaq después de aceptar la invitación de los guerreros Ra'Horak. Mientras el link del capítulo anterior: https://boards.lan.leagueoflegends.com/es/c/creaciones-de-la-comunidad/EHfWM83g-mas-alla-de-las-sombras-2-capitulo-16-los-lunaris **Capítulo 17** **El Aspecto Del Sol Las Sombras De La Luz** _“Los Rakkor son muy estrictos con sus ritos ceremoniales, interrúmpelos e intentaran arrancarte la piel”_ **Atipaq** **Días Después** Los rayos del sol se filtran por los agujeros de la cortina que cubre la caverna levantando a los hombres que pernoctan dentro; Atipaq se asoma a la salida mientras los susurros oscuros de Newen nuevamente resuenan en su mente. _-Basta. –_ Susurra Atipaq molesto por los ecos de Newen quien no ha dejado de atormentarlo desde que se encontró con los guerreros Ra'Horak. – _Mátalos…_ - Continúa Newen. – _Mátalos…_ - Escucha decir entre las cientos de palabras que no logra entender. _-Ya es hora de partir. _– La voz de uno de los guerreros atrae la atención de Atipaq quien al fin logra salirse del trance en que Newen lo tenía. Continúan con su trayectoria hasta que nuevamente se detienen frente a un Umbral Ancestral; Atipaq observa el enorme aro de metal que separa el camino labrado en las laderas de montaña por los Rakkor de otro labrado hace milenios por alguna fuerza desconocida. Los guerreros Ra'Horak se detienen a celebrar los ritos que su fe demanda antes de cruzar uno de estos enormes aros de metal mientras Atipaq se acerca y coloca su mano sobre esta; los guerreros no le prestan atención mientras el elegido palpa uno de los lados de la estructura. Parece estar hecha del mismo material que el de los otros, pero su pigmentación es roja y sus bordes lucen mucho más desgastadas como si hubieran sido expuestas a una gran presión o fuente de poder, el elegido observa las grietas en las capas interiores de la circunferencia. –_ Magia. _– Susurra al entender que la gran estructura alguna vez contuvo magia en su interior, pero que ahora es solo un cascaron vacío al igual que los otros semejantes dispersados por los caminos de la montaña. Los ritos terminan y los viajeros continúan con su travesía por medio día hasta que al fin llegan a las faldas orientales de la Montaña donde se encuentra el Templo Del Solsticio el principal centro de reunión y poder de los Solaris; frente a Atipaq se alza una enorme edificación tallada en mármol con vetas de oro que reflejan la luz del sol. Caminan por un gran salón sostenido por enormes columnas de mármol que los lleva hasta la misma entrada del templo; los guerreros Ra'Horak nuevamente se detienen frente a la entrada y se retiran sus calzados y comienzan a retirar el polvo que hay en ellas. Atipaq imita a los hombres mientras contempla la entrada la cual mide 8 metros de alto. De pronto dos mujeres emergen de la entrada y se acercan a los guerreros quienes las saludan. _-Salve sacerdotisas del sol. -Salve valientes guardianes de nuestra fe. -Como su excelencia lo ha solicitado hemos traído al extranjero. -Si su excelencia nos ha enviado a recibir al extranjero, por favor acompáñenos._ Las sacerdotisas guían a Atipaq hacia la entrada mientras algunos guerreros se quedan a custodiar la puerta; el elegido cruza el umbral y se maravilla con la belleza de los interiores, solo al entrar se topa con una gran cámara labrada en roca así como decenas de piedras preciosas que reflejan la luz del sol. _-Por aquí, por favor. –_ Las sacerdotisas lo guían por una escalera con gemas que llevan la luz hacia cámaras más internas adornadas con patrones circulares y grabados en sus paredes; el elegido desciende cinco metros hasta llegar a una recamara mucho más pequeña que la anterior. Las sacerdotisas entran junto al elegido quien observa a una mujer de espaldas; su cabello rojizo brillaba mientras la luz del sol envolvía su cuerpo el cual estaba protegida por una armadura dorada, la mujer se mantiene observando unos cristales entre tanto dos guerreros Ra'Horak se ubicaban a los lados de la entrada. _-Mi señora. –_ Mencionan las mujeres mientras se inclinan ante ella. –_ Aquí está el hombre que usted ha solicitado. -Si gracias sacerdotisas del sol._ – Menciona ella mientras las mujeres hacen una reverencia y se retiran del salón. _-Así que tú eres la líder de estos hombres. _– Menciona Atipaq mientras ella voltea para observarlo. _-Podría decirse que sí. _– Le responde mientras posa sus dorados ojos en los ojos carmesí de Atipaq. - _¿Eres un Aspecto? -No… soy un guerrero mágico. -Nunca he escuchado esa terminología. -Los pocos que saben de nosotros prefieren llamarnos Elegidos o Ajkllasgas_ (Guerreros de los dioses) Leona permanece en silencio un instante mientras los conocimientos del ser ancestral que habitan en ella le muestran que son los Ajkllasgas, mientras Atipaq gira su cabeza y observa a su mano intentando cerrar su puño. _-Ya veo_. – Dice Leona llamando la atención de Atipaq. – _Tú eres uno de los que se ocultan y que solo emerge cuando una catástrofe se acerca, pero deberías saber que no los necesitamos pues estas tierras están bajo nuestra protección. -Lo sé. _– Le contesta Atipaq. –_ Pero no estoy aquí para evitar una catástrofe. -¿Entonces? -Estoy aquí por conocimiento, porque quiero escalar la montaña en búsqueda de iluminación. -Es raro oír eso de uno de ustedes, cuyos conocimientos se remontan a las primeras épocas de la humanidad, se supone que deberían saberlo todo sobre este mundo. -Hay cosas que se mantienen ocultos, inclusive sobre esta época, seres cuya presencia y motivos son un misterio aun para los más sabios, regiones poco exploradas como Targon a la cual los Ajkllasgas prefieren evitar… ¿Y siempre me pregunte porque? -Ya deberías saberlo…_ Las voces de Leona y Atipaq se turbian mientras sus palabras parecieran ser dictadas por los que habitan en su interior; Atipaq se da cuenta y reacciona antes de que el emperador oscuro tome más control de él. _-Si… pero soy muy joven para recordarlo apenas tengo 21 años y aún no concluyo mi entrenamiento._ – Atipaq relaja el tono de sus palabras. _-Entonces solo eres un aprendiz, eso explica porque estás aquí, pero no explica por qué los otros tres están aquí en Targon escalando la montaña. -Ah eso…_ - Atipaq hace una pausa mientras piensa en lo que responderá. –_ Yo… yo los llame. -¿Por qué?_ Atipaq se queda en silencio mientras piensa, entre tanto trata de controlar a Newen quien desde que vio a Leona no ha parado de hostigarlo y tratar de tomar el control de una parte de el para atacarla. _- ¡Mátala! _– Grita Newen en su interior. _-¿Has oído de aquel que llaman el Aspecto de la Destrucción? -No existe ni ha existido nadie con ese nombre._ – Responde Leona de manera tajante. _-Si… -_ Atipaq observa a los ojos de Leona y puede ver que está mintiendo. - _¿Y el Aspecto de La Luna? -¿Qué tiene que ver ella con los Ajkllasgas? -Con ellos nada… Pero sé que ha sucedido una gran calamidad en estas tierras. -Explícate. -Los aldeanos murmuran que el Aspecto de la Luna ha asesinado a los líderes de los Solaris y que ahora anda vagando por la montaña como si estuviera buscando algo o… esperando a alguien. -Esperando… -Al parecer no te has dado cuenta aspecto. -¿De qué?_ Atipaq nuevamente guarda silencio mientras analiza la situación hasta que la insistencia de Leona lo obliga a hablar. _-Hace mucho tiempo un Ajkllasga Caído camino por estas tierras más los elegidos ignoraban lo que buscaba y no se preocuparon en averiguarlo pues este fue vencido por los Aspectos, mas este Ajkllasga Caído ha renacido y nuevamente camina por estas tierras. _ Las palabras de Atipaq hacen a Leona recordar su sueño de la Luna cubriendo el sol mientras un guerrero oscuro atacaba el templo Solari. –_ Emperador Oscuro. _– Susurra sus labios. _-Así es, Newen mejor conocido como el emperador Oscuro ha vuelto y fue por eso que llame a los ancianos pues yo no tengo el poder suficiente para enfrentarlo. -Mentiroso. –_ Ruge Newen en la mente de Atipaq. _-Esto sumado al asesinato de los lideres Solaris por el Aspecto de la Luna significa que una gran crisis está por suceder si es que no acaba de empezar_. – Leona guarda silencio mientras Atipaq continúa con su historia. –_ Ahora entiendo porque hay tantos aspectos caminado en esta época. -¿Otros? -Hace unas semanas en las montañas que rodean Targon me topé con un aspecto, se llamaba Taric. -¿Cómo era él? -Alto de cabello oscuro y largo tenía el dibujo de una Runa con forma de cetro en su brazo y dos cristales de luz flotaban sobre él, mas ignoro el motivo por el que estaba aquí._ Atipaq nuevamente guarda silencio mientras observa a Leona quien ha quedado pensativa con las palabras de este. –_ Sea lo que vaya a suceder yo tengo que continuar con mi viaje tal vez eso me ayude a entender por qué el emperador oscuro nuevamente anda por estas tierras y con eso podamos evitar que consiga lo que esté buscando._ _-Si. –_ Pronuncia Leona. –_ Ahora que se todo esto debo encontrar a la Lunari. -¿Cómo es el aspecto de la Luna?_ – Pregunta el Ajkllasga. _-De cabello blanco como la nieve, tiene el dibujo de una Runa con forma de Luna en su frente y porta una armadura plateada. -¿Y porque este aspecto esta contra ustedes? Creí que todos los Aspectos eran aliados. -Algunas veces hay diferencias irreconciliables. –_ La voz de Leona nuevamente se turbia y Atipaq nota que es el ser ancestral que habita en ella es el que habla. _-¿Diferencias? O tal vez creencias erróneas… -Ya he hablado suficiente, el Lunari es problema de los Targonianos y el suyo es Newen. _– Atipaq nota cierta hostilidad en sus palabras mientras Newen en su interior ruge y se agita. _-Nuestro problema es la seguridad de nuestro mundo._ – Menciona Atipaq mientras frunce el ceño. –_ Y no aceptamos que otras entidades interfieran sin nuestro consentimiento._ Los guerreros que custodian la entrada notan la tensión entre ambos y sujetan con firmeza sus armas como si estuvieran listos para la batalla. -_Por cierto… ¿Dónde están tus armas? -No las necesito este es un templo de adoración no un campo de lucha. –_ Menciona Leona mientras recupera el control de la entidad. – _Aunque después de lo de la Lunari debería llevarlas conmigo todo el tiempo. -Si deberías._ – Menciona Atipaq con tranquilidad. _-Como sea, si vas a escalar la montaña en búsqueda de conocimiento te ofrezco reposar en este sagrado lugar. –_ Atipaq se sorprende al notar el cambio de carácter en ella, ya no es desconfiada y arrogante ahora es humilde y bondadosa, por lo que decide seguirle el juego. _-Acepto su invitación._ – Menciona el elegido mientras extiende su brazo y se observan a los ojos por última vez. **Al Día Siguiente** _“Un rayo de luz se eleva desde la cima de Targon dividiendo el cielo en dos; a un lado está claro mientras el sol brilla con intensidad mientras al otro lado la oscuridad y sus sombras gobiernan mientras la plateada luna brilla, y de cada lado del cielo dos figuras salen y luchan intensamente mientras las estrellas observan en silencio.”_ _“Atipaq que se encuentra observando todo ve una estrella fugaz precipitarse sobre el mientras la risa de una niña resuena por todo el lugar, el elegido intenta huir pero sus piernas han sido selladas por un encantamiento rúnico, el elegido voltea y observa una figura que porta un escudo redondo y una lanza apuntando hacia él.”_ Atipaq despierta en el momento en que la estrella fugaz caía sobre él gira su mirada y observa su brazo apuntando hacia la entrada la cual está bloqueada por una cortina de fuego oscuro. _-Newen. –_ Pronuncia Atipaq _-No confíes nunca en un Aspecto_. – Le responde él desde su interior. _-Ya deja de hacer eso. -No puedes detenerme Atipaq, al final yo tomare el control y tú solo serás un eco del pasado como mis otras reencarnaciones…_ Atipaq guarda silencio mientras se dirige hacia la salida donde una sacerdotisa del sol lo espera y lo guía hasta un pequeño salón adornado con gemas que reflejan la luz del sol que se filtra por los pasillos. -_Mi señora cree que este lugar le será ideal para que se prepare para su viaje. -¿Y el desayuno?_ – Pregunta Atipaq. _-No lo necesitara._ – Menciona ella. –_ Se lo aseguro._ – Mientras se retira. Atipaq hace un ademan y una mueca de confundido para después sentarse en el centro del salón donde los rayos del sol reflejados por las gemas convergen, el elegido levanta su mirada y observa sobre el techo grabados que representan las estrellas del cielo. El elegido se relaja y busca despejar su mente de los problemas y dudas que lo aquejan mientras la luz del sol comienza a hacer efecto en él. **Tres Horas Después** Atipaq abre sus ojos y observa que su cuerpo está rodeado por la misma aura que rodeaba a Leona, pero no es solo el aura de luz solar si no también se siente reconfortado y en calma, no siente hambre a pesar de no haber probado comida en varias horas, por el contrario se siento lleno de energía, pero no es solo eso la cicatriz que tenía en la parte posterior de su palma derecha ha desaparecido, el elegido desnuda su torso y ve que todas sus cicatrices han desaparecido. -_Veo que ya estás listo. _– Atipaq voltea y observa a Leona quien se acerca a él y extiende su brazo hasta tomar su reliquia de transposición_. -¿Qué extraño cristal es este que llevas colgado? -Es mágico. _– Le responde Atipaq. _-¿Y qué clase de magia posee? -Me ayuda a salir de los problemas. -¿Y esas espadas?_ – Pregunta mientras saca una de su funda. – _Son hermosas. -Con excepción de la de dorada con puntas las otras dos me pertenecen por derecho de sucesión. -Derecho de sucesión, ósea que heredan las armas de los otros. -Si… -Me da la impresión de haber vistos estas armas._ Atipaq se pone nervioso ante las palabras del Aspecto y piensa que podría reconocer las armas de Newen. _-En fin… no se mucho sobre los Ajkllasgas._ – Menciona mientras guarda el arma. _-Si quieres te puedo hablar más de ellos cuando regrese. -Sería bueno, pero ahora mis prioridades son encontrar al Lunari._ – Menciona ella devolviéndole su arma a Atipaq. _– Sígueme te mostrare el camino hacia la cima_. **Instantes Después** Atipaq camina junto a Leona por los pasillos de la ciudadela mientras a su lado una sacerdotisa porta las armas y la tiara de esta. –_ ¿Esas son tus armas? -Si._ – Contesta ella. _– Solo las porto cuando necesito hacerlo. -Acaso eres la Reina de este lugar. -No pero me veneran como si lo fuera, mi estatus está por encima de cualquier mortal. -Hablas como si fueras un ser divino. -Una parte de mí se volvió eso cuando llegue a la cima del monte. -¿Cuénteme que hay ahí? -Lo descubrirás por ti mismo si es que tienes lo que se necesita. -Ya he oído de eso y también de la ciudad de oro y plata que hay más allá. -¿Cada quien ve lo que la montaña le permite ver? -¿Y Newen, el emperador oscuro llego a la cima? -No lo sé, pero si llega hasta aquí no le permitiremos seguir avanzando. -… -_ Atipaq guarda silencio un instante. –_ Sera una lástima si eso llega a ocurrir. -¿Por qué lo dices? -Por nada, pero uno de los Ajkllasgas me mostro en visiones todo lo que Newen es capaz de hacer, ciudades destruidas, miles de inocentes muertos en sus cruentas batallas, esta ciudadela y su gente sufrirán mucho si los elegidos no lo encuentran a tiempo. -Eso no pasara mientras yo esté aquí, el poder que se me ha conferido mantendrá a la gente a salvo. -No sabes que tan poderoso es, se necesita de tres Ajkllasgas para poder hacerle frente. -Y tú no sabes que tan poderosa puedo ser. _– Le contesta ella. Atipaq nota la seguridad en ella mientras continúan recorriendo la ciudadela. _- ¿Y dime cual es la historia de este hermoso lugar y de ustedes los Solaris? -Eres muy curioso, bien te lo contare hasta que lleguemos al punto de partida._ Leona le cuenta a Atipaq la historia de los guerreros Ra'Horak y la orden de los Solaris mientras una pequeña comitiva los acompaña hasta el lugar conocido como el Punto De Partida, el elegido intenta interrogar a la líder de los guerreros Ra'Horak sobre los Lunaris y las diferencias de estos con los Solaris pero no logra nada, Leona evita hablar sobre ese tema. **Punto De Partida** Se movilizan por caminos de piedra labrados, cruzan las enormes figuras hechas en la cara de la montaña y traspasan un poblado de mercaderes, la comitiva camina en silencio a excepción de los sacerdotes Solaris quien recita los retazos de una antigua canción en la lengua natal de los Rakkor. Atipaq camina al medio junto a Leona voltea a observarla y nota que Newen está en silencio, no le ha molestado desde su meditación, observa a la guerrera y el atlético cuerpo que cubre su armadura, de pronto ella también voltea a verlo y por un instante Atipaq ve a una mujer con una contextura igual y con una armadura cubierta con pieles, sus ojos son azules como el cielo y su mirada fría y arrogante su cabello es rubio platinado y está recogido por un costado; al elegido le da la impresión de haberla visto antes. _-¿Te sucede algo?_ – Pregunta Leona al verlo tan ido de sí. -_ ¿Atipaq? _ Pero el elegido no contesta y sigue caminando mientras la escucha llamarlo creyendo que es ella, su voz es fría y llena de determinación, mientras el corazón de Atipaq se acelera. De pronto Leona toma al Ajkllasga del hombro haciéndolo reaccionar. _-¿Estas bien? -Sí, solo que… por un instante creí ver a alguien más en ti. -¿Quién? -Un fantasma del pasado, un pasado que no recuerdo_. – Contesta el mientras gira su cabeza e intenta recordar a esa mujer cuyas facciones y apariencia se asemeja a los de una Bárbara del Freljord. El camino los lleva hasta una pendiente mientras el sol se acerca cada vez más hacia los picos de las montañas, mientras Atipaq observa lo que llaman como Punto de Partida; frente a él una piedra metálica similar a los otros Umbrales Ancestrales con los que se ha topado y que dividen las diversas áreas de Targon, pero a diferencia de las otras esta se encuentra constituida por varios aros unidos y descansa sobre una enorme roca la cual ha sido pulida por los Rakkor para que se armonice con el enorme objeto. Frente al portal una pequeña plaza circular rodeada de un canal, Atipaq observa que el lugar está adornada con diversas figuras circulares y todas ellas talladas por los Rakkor. -_ ¿Cuánto tiempo habrá tomado hacer todo esto?_ – Piensa él mientras a un lado en uno de los muros de roca un estandarte revolotea con el viento, el elegido lo observa y ve uno de los símbolos de los Solaris grabado en la tela. La comitiva se detiene mientras los sacerdotes se adelantan hasta la plazuela para continuar con los ritos ceremoniales, uno de ellos porta una antorcha y sube las escaleras hasta el centro del Umbral Ancestral. Atipaq voltea y nota que la comitiva que lo acompaña es mucho mayor a la que partió desde un inicio, varios pobladores se han unido a la marcha para contemplar al Aspecto del Sol y a aquel que busca desafiar los peligros que están más allá del umbral. De pronto una anciana se acerca y coloca sobre el elegido un hábito blanco con bordados dorados. – E_s para la buena suerte. _– Menciona ella._ – Te dará calor en las noches frías y te protegerá de la lluvia incesante._ Atipaq voltea a ver a la anciana que retrocede lentamente hasta desaparecer entre la gente mientras le sonríe, Leona mira de reojo la escena para después volver a centrar su mirada en la ceremonia. De pronto los rayos del sol caen sobre la piedra formando un aro dorado mientras el sacerdote retrocede y regresa con los demás quienes forman un camino hacia la roca. -_Ya es hora. _– Le dice Leona a Atipaq quien contempla al ancestral objeto emitir algo del poder que alguna vez tubo. – _El sol y los Dioses te han dado su permiso ahora la montaña te pondrá a prueba y si eres digno te dejara ver lo que buscas._ El Aspecto da un paso hacia atrás mientras Atipaq comienza a caminar y cruzar por el camino formado por los sacerdotes, el elegido se detiene frente al objeto y observa que el aura radiante que se desprende es la misma que la rodeaba cuando estaba en aquel cuarto meditando. El Elegido voltea hacia la multitud quienes lo observan en silencio mientras los sacerdotes continúan con sus canticos, el Ajkllasga mira a Leona quien desciende lentamente su cabeza como dándole su aprobación, Atipaq coge el hábito y lo observa para después girar su mirada hacia la gente intentando encontrar a la anciana pero esta ha desaparecido. Voltea nuevamente hacia aquella zona poco explorada y la observa un instante mientras en su mente se ve un recuerdo de Newen cruzando esta puerta. – _Newen… _- Susurra mientras comienza a adentrarse en ella… Atipaq da sus primeros pasos mientras tras de él un grito ahogado de júbilo y animo se desprende de los poblares, un nuevo aventurero se adentrado en Targon y se preguntan si volverá o formara parte de él… **Pies De Targon** Tres nuevas luces se reúnen a los pies de Targon y se preparan para subir hasta encontrar al emperador Oscuro. Cronos y su triada han vuelto mientras alguien observa todos los acontecimientos en silencio mientras disfruta una paleta de colores. **Continuara…** **Próximamente: ** **No Luches Las Pruebas Del Targon** _“No Luches”_ Como si Atipaq fuera a hacer caso además ya es hora de acción y en el próximo capítulo tendremos el regreso de viejos conocidos de que vendrán a impedir que Atipaq continúe y no me estoy refiriendo a los Elegidos si no a otros personajes del juego con los cuales Atipaq ya se ha topado en historias pasadas. **PDT:** La bárbara que vio Atipaq es Sejuani su dueña según ella aunque él no lo recuerde. Y mientras en el foro todo el mundo se preocupa por el rework de la skin de hielo de Irelia dejaremos La Canción Del Capítulo que no tiene nada que ver con la historia pero la pongo porque me gusta y estoy seguro que a cierto Rioter también le gustara este Cumbion que ya es un clásico gracias a Jiren… https://www.youtube.com/watch?v=7HYgLpO8M4o **Y Nos Vemos En La Final Del Torneo De Dagon Ball**
Compartir

Al parecer nadie se ha unido a la discusión todavía; ¡sé el primero en comentar!

Denunciar como:
Ofensivo Spam Acoso Foro incorrecto
cancelar