Mas Alla De Las Sombras 3 Capitulo 8: El Arbol Padre

[(https://i.ytimg.com/vi/KAXaNJYROF0/maxresdefault.jpg)] https://i.ytimg.com/vi/KAXaNJYROF0/maxresdefault.jpg Y Después de perder el tiempo una semana entera pues no me salían las letras y estaba esperando lo nuevo en universo con respecto a los Yordles volvemos con un nuevo capítulo donde despedimos a Sona y pasamos un momento con el padre verde antes de llegar a Bandle y por supuesto presenciaremos una épica batalla. **NOTA:** Ningún árbol o animal fue lastimado durante este capítulo, excepto por un escarabajo. Y el link del capítulo anterior antes de comenzar: https://boards.lan.leagueoflegends.com/es/c/creaciones-de-la-comunidad/hEWUKyor-mas-alla-de-las-sombras-3-capitulo-6-rebeldes-sin-causa-parte-ii **Capítulo 8** **El Árbol Padre Un tipo Chévere** _“Oh… no hay nada como pasear por un bosque antes de llegar a Bandle mientras eres perseguido por la orden de los Ajkllasgas.”_ **Urf** _“Cállate nos van a encontrar.”_ **Atipaq** **Días Después** _-No te preocupes Sona yo te protegeré._ – Pronuncia Urf mientras se pone entre Atipaq y la muchacha. _-¿Quiénes son ustedes?_ – Pregunta Atipaq mientras observa a un grupo de hombres con ropajes azulados y armaduras platinadas acompañados de algunos jonios. La tensión en el lugar ha aumentado después de que una saeta cayera cerca de Atipaq para después aparecer estos hombres cortando el camino de los tres. Atipaq levanta su mirada y observa a seis ballesteros con sus armas rodeándolos y apuntando hacia él y Urf, además de un hombre con un extraño atuendo que lleva un bastón con una extraña roca que pareciera anular la magia cercana. Han pasado tres días desde que Atipaq y Urf encontraran a la muchacha en la torre y si bien la joven no puede hablar a podido comunicarse con ellos mediante mensajes lanzados directamente a la mente de ambos, una habilidad muy extraña, así como también dibujar algunos símbolos y palabras en el suelo y el uso de algunas señas que estos han podido interpretar de manera correcta y gracias a las cuales han podido entender que la joven se llama Sona, natal de Jonia pero ahora reside en Demacia después de haber sido adoptada por una de las familias nobles de aquel lugar. Desde ese día Atipaq y Urf han custodiado a la joven que fue aprisionada por la hermandad navori después de que esta allá ayudado a Ryze a infiltrarse en un templo que estos reclaman como suyo. La tensión aumenta hasta que la voz de una mujer hace a los soldados detenerse y adoptar una postura de calma, Atipaq y Urf giran su mirada y ven a una mujer de 50 años caminar hacia ellos. _-Ustedes no son de la hermandad navori._ – Pronuncia la mujer. _-No. _– Responde Atipaq. _-Gracias a los dioses que te hemos encontrado Sona. _– Pronuncia la mujer identificándose como Lestara Buvelle la madre adoptiva de Sona. La muchacha al verla toca en el hombro a Atipaq y a Urf quienes voltean a verla y reciben un mensaje en su mente, una lleno de tranquilidad y agradecimiento por ayudarla a encontrarse con su madre adoptiva. _-Entiendo. _– Pronuncian ambos mientras se relajan y dejan a la joven acercarse y darse un abrazo con su madre. La tensión desaparece y Atipaq y Urf se reúnen con la mujer y el extraño hombre con el bastón y hablan sobre lo ocurrido con Sona y la hermandad navori, así como su rescate y custodia hasta este lugar. Lestara en agradecimiento por salvar a Sona le regala a Atipaq y a Urf un par de medallas de su casa, así como algo de oro y la promesa de que si algún día van a Demacia ella estará gustosa de darles cobija. – “_Solo muestren el medallón y mis empleados entenderán, hasta los llevaremos a unos de los recitales de Sona” _– Pronuncia ella. La reunión dura hasta la noche donde Atipaq y Urf acompañan a la comitiva Demaciana hasta su campamento donde Urf cocina un delicioso platillo para celebrar el reencuentro de Sona con su madre. La reunión se desarrolla con total normalidad, Sona toma su instrumento musical y toca algo alegre haciendo que Urf baile con Lestara mientras Atipaq observa todo hasta que su mirada se desvía hacia el hombre de la capa y el bastón quien no ha dejado de observarlo. Atipaq enciende la magia dentro de él haciendo que sus ojos cafés brillen de color carmesí llamando la atención del hombre quien se pone de pie e intenta ir hacia Atipaq, pero es interrumpido por la pareja bailarina mientras Atipaq desvanece su magia. _-Ya veo. _– Pronuncia Atipaq mientras gira a observar a Sona. - _¿Me pregunto cómo hace ella para ocultarlo? Y ¿Si ella sabe quién es en realidad? Un Ajkllasga como yo._ **Al Día Siguiente** Atipaq y Urf se despiden de Sona quien le da un fuerte abrazo a ambos mientras deja un último mensaje en sus mentes, para después marcharse con la comitiva devuelta a Demacia mientras ellos continúan con su camino hacia la provincia de Zhyun. **Una Semana Después** Navoris, guerreros de las sombras, entre otros se han interpuesto en el camino de Atipaq y Urf, pero estos han logrado superar todos los obstáculos y ahora se encuentran en las orillas del océano Joniano y al frente del otro lado de este se encuentra la isla de Zhyun. _-Bueno aquí estamos._ – Pronuncia Atipaq. -_ ¿Qué haces Urf? -Buscando algo que sirva como bote a menos que quieras nadar hasta la otra isla. -Y ¿Quién dijo que íbamos a cruzar nadando? -He espera ¿Qué dices? _– Urf levanta su mirada y observa una sonrisa maliciosa en el rostro de Atipaq. –_ Espera Atipaq no piensas… -Ven aquí._ – Atipaq sujeta a Urf para después surcar los cielos llevado por su dragón de viento. _-Waaaaa…!!!_! **Minutos Después** _-Vaya esta vez el aterrizaje fue mucho mejor. _– Pronuncia Atipaq mientras camina hacia Urf. -_ ¿No crees amigo? -Si claro cómo no. _– Responde Urf desde la copa de un árbol enojado. _-Bueno salta, te voy a atrapar._ Urf se deja caer pero rebota en una rama cayendo a metros de Atipaq. –_ Ay maldita naturaleza._ – Pronuncia el manatí mientras se soba la espalda. _-Bueno ¿Hacia dónde? –_ Pregunta Atipaq mientras se acerca con las pertenencias de ambos. _-Espera déjame ver, hay que ver los apuntes… bien llegamos a Zhyum y ya estamos en un bosque ahora hay que buscar un gran roble en el cual se encuentra dibujado un espiral mágico, nada difícil para mis habilidades de exploración. Bien ahora veamos._ Urf eleva su nariz hacia el cielo oliendo los aromas a su alrededor intentando identificar el olor que despiden las hojas de un roble. –_ Atipaq te has tirado un gas. -He… -A no fui yo. -Cochino. -No importa, bueno veamos… mmmm… hay dos aromas viniendo de direcciones opuestas y el más intenso es el de la derecha, hacía que iremos hacia allá. -Bien, entonces iremos a la izquierda. _– Pronuncia Atipaq mientras gira en sentido inverso. _-Dije a la derecha. -Izquierda. -Derecha. -Izquierda. -Derecha. -Izquierda. -¿Por qué demonios quieres ir a la Izquierda? -Porque cuando vamos por donde tú dices, nos metemos en un millón de problemas. -Sí y siempre salimos airosos así que iremos a la Derecha. -Izquierda. -Derecha. -Izquierda. -Derecha_. _-Ohhhh vaya dilema. – _De pronto se escucha una voz que resuena como el crujir de una rama. – _Si me permiten yo podría mediar en su disputa._ Atipaq y Urf giran sus cabezas hacia el lugar de donde provino la voz y ven a un árbol de tres metros inclinarse hacia ellos. –_ Ola._ – Pronuncia el mientras su rostro de madera dibuja una sonrisa. Atipaq y Urf lo ven un par de segundos para después verse a sí mismos y luego volver a girar su mirada a la criatura con apariencia de árbol. _-WAAAA…. Un Árbol que habla!!!! –_ Gritan del susto mientras corren en direcciones opuestas dejando sus cosas en el suelo. _-Qué frutas más exóticas. –_ Pronuncia Ivern mientras se inclina y recoge las cosas de Atipaq y Urf. – _Supongo que debo devolvérselas._ Urf se mueve entre los arboles mientras una fila de hierbas se alza y lo guía hasta un golem de piedra, el manatí se detiene y lo ve mientras la criatura le ofrece una flor seca. -_ ¡Una roca viviente!_ – Para después correr en dirección opuesta. Atipaq continúa corriendo hasta que la voz de Newen lo detiene. – _Cállate maldito idiota. -He… _- Atipaq se detiene de golpe para después ser atropellado por Urf mientras los montículos de hierba crecen alrededor de ellos. El manatí continúa huyendo en círculos hasta que Atipaq se interpone en su camino. – _Hey Urf le dice Atipaq. -Waaaa Un Humano que habla…!!! –_ Urf intenta huir pero Atipaq lo sujeta de la bufanda para derribarlo. _-Ya basta reacciona. -Ah… Atipaq. -¿Por qué estamos huyendo? -Ah… es cierto, condenado arbusto vamos a darle una paliza. –_ Pronuncia Urf mientras empuña su espátula. _-He muchachos donde están. _– La voz de Ivern resuena entre los arbustos mientras este se acerca. _-Ahí está._ – Pronuncia Atipaq al verlo asomarse entre la hierba. _-Oh aquí están pronuncia Ivern mientras se les acerca presurosamente. -Bien Atipaq yo ataco a ja… las jaja.. -Jhhh ja-ja-ja jajajajaja -Urf no te ri aajjjaaJajajajajajaja_ De pronto Atipaq y Urf sueltan sus armas y se echan a reír al suelo al ver la forma tan peculiar que tiene Ivern para caminar. _-Mmmmm. _– Pronuncia Ivern mientras los observa reírse. -_Muajajajajaj jajajaja jaja -Jajajajajajajaja – Hay ¿qu-qu-Quien eres tú?_ – Pregunta Atipaq mientras intenta controlar su risa. _-Yo soy Ivern y ¿Ustedes? -No nosotros no juajajajaja._ – Contesta Urf riéndose. _-Veo que les encanta reír, eso es bueno. -Jejejejej ya vamos a calmarnos. –_ Dice Atipaq mientras se apoya en una de las ramas de Ivern. –_ Jejeje jajajajaj. Lo siento jejeje es que jajajaja. -Y yo que pensé que los había asustado. -No nada jejeje es que tu apariencia jejejeje jajajajaja. -Ah es cierto._ – Pronuncia Ivern. – _Esto es suyo. -Gracias jejejeje no tenías que jajajajaja_. _-Ya ahora si en serio. _– Pronuncia Atipaq. – _Ivern, ¿Eres un espíritu del bosque como Maokai? -Maokai ¿Quién es él? -O es otro árbol parlanchín como tú, solo que él tiene un aspecto más tétrico y siempre anda de mal humor. -Me gustaría conocerlo y yo soy El árbol Padre. -¿Qué eres el padre del bosque? -No… tanto así. _– Contesto Ivern mientras le devolvía su bolsa con frutas a Urf. –_ Por cierto ¿Por qué estaban discutiendo?_ Urf y Atipaq le cuentan a Ivern su historia y mientras este los escucha atentamente un par de ardillas entran y salen de él. _-Ya veo están buscando un roble, bueno este bosque está lleno de ellos. -Si pero buscamos uno en particular, uno que nos permita viajar a Bandle. -Oh quieren encontrarse con los Yordles, ha pasado tiempo desde la última vez que me topé con uno de esos pequeñines. _– Contesta Ivern. _-Entonces sabes cómo llegar. -Recuerdo un roble muy particular, pero no me acuerdo donde, denme un minuto mientras le pregunto a las raíces._ Ivern hunde sus pies en la tierra mientras Atipaq y Urf lo observan en silencio hasta que el árbol ríe como si alguien le estuviera haciendo cosquillas. – _Jojojo eh asustado a un par de gusanos que estaban durmiendo y un pequeño topo ha pasado por la planta de mi pie. -Hey Atip… - _Susurra Urf a su amigo mientras levanta una de sus aletas y hace pequeños círculos como indicando que Ivern está demente. _-No creo es un espíritu de la naturaleza. –_ Le responde Susurrándole. _-¿Y eso qué? Por ahí dicen que Volibear también está así Atip. –_ Continúan ambos susurrando. _-No me digas Atip. -Está bien Ipaq. -Llámame por mi nombre Urf. -No me digas Urf, llámame por mi nombre. -Ese es tu nombre tonto. -No… mi nombre es Urfantonio Cesar Cayo Decimotercero._ _-Jojojojo. _– La risa de Ivern llama la atención de ambos mientras ven al árbol padre levantarse y acercársele. –_ Bien amiguitos la raíz de la Catahua me ha dicho que una indiscreta mariposa presencio a un viejo roble comportarse de forma extraña. -Y…. _– Responde ambos al unísono. _-Síganme les guiare hasta él._ – Atipaq y Urf van tras Ivern mientras este comienza a hablarles sobre el bosque y la flora y fauna que habita en él. – _Los robles son muy temperamentales, si no tienes cuidado podrían no hablarte en una década entera, son lo opuesto a los pinos, con los pinos puedes hablar de todo hasta de la cantidad de gotas de lluvia que caen sobre sus hojas, una vez un pino me conto que sobre el cayeron 10 mil gotas, pueden creerlo, el pobre pensó que se ahogaría. -Insisto este árbol esta desquiciado. -Ya basta Urf. –_ Le responde Atipaq susurrándole. _-Hoy los nogales han soltado más aroma que el de costumbre, ah ola don Canarionso como está el nido._ – Pronuncia Ivern mientras saluda a un ave. – _Oh ya veo me encantara estar presente cuando eclosionen. _ Una ardilla brota de la espalda de Ivern y escala hasta su hombro. – _Comida._ – Pronuncia Urf al verla mientras el Árbol Padre gira su cabeza para escucharla. _-No te preocupes amiguita._ – Dice el árbol_. – Regresaremos a tiempo para recolectar las nueces. _– La ardilla voltea y ve a Urf acercársele con malas intenciones y se interna rápidamente en Ivern. -_Se escapó. – _Pronuncia Urf. –_ Hey tu ¿Por qué no ayudaste? -¿Qué cosa? _– Pregunta Atipaq distraído. -_Olvídalo._ **Una Hora Después** _-Buenas días Helechos. _– Pronuncia Ivern mientras continua guiando a Urf y Atipaq. _-Buenos días Helechos._ – Responde Urf al pasar._ – Buenos días árbol sin nombre, buenos días ave de rapiña, buenos días gusanos, como están hormigas. -Ya cállate. _– Le dice Atipaq. _-Díselo a él._ – Contesta Urf. –_ Lleva toda la mañana saludando a toda planta y ser viviente con el que nos cruzamos. -Bueno es un árbol un poco excéntrico. -En mi tierra eso se cura con un par de cachetadas. -Tú también eres excéntrico y no me ando quejando. -Oh no es cierto…_ - De pronto Ivern detiene su marcha y eleva su mirada hacia el sol. –_ Hoy es el día. -¿Sucede algo? –_ Pregunta Atipaq. _-Había olvidado algo._ – Responde el Trent mágico. _-Bueno seguro tiene el cerebro lleno de aserrín y por eso se le olvidan las cosas. -Urf…_ - Le llama la atención Atipaq. – _No le hagas caso hoy a amanecido más gruñón que de costumbre y ¿Qué se te ha olvidado? -Tenía que ir al arroyo a arbitrar una disputa entre escarabajos. -Ah ya veo. -Dos viejos machos se disputan los dones de una hembra me pregunto. ¿Podrían acompañarme al arroyo para terminar esta disputa para después continuar con nuestro camino? -Si claro porque no._ – Responde Urf. –_ Total que es más importante que la disputa entre dos insectos. -Agradezco su comprensión, síganme._ – Pronuncia Ivern mientras reanuda su marcha. _-¡Que…! -Ya dijiste._ – Le dice Atipaq dándole una palmada. – _Al arroyo de pasada podemos tomar algo de líquido me muero de sed._ **Minutos Después** Atipaq, Ivern y Urf se encuentran frente a una roca donde se encuentran tres escarabajos, Ivern se inclina hasta la altura de la roca y mira a los tres por un par de minutos mientras los otros permanecen en silencio hasta que el Árbol Padre se levanta. _-Esto… es más complicado._ – Pronuncia Ivern dirigiéndose a Atipaq y Urf. _-… -La hembra no se decide y ambos machos han decidido batirse a duelo por ella. -Bueno que tanto puede durar una batalla entre escarabajos._ – Pronuncia Urf de aletas cruzadas. **Quince Minutos Después** La batalla entre escarabajos se realiza después de un último cortejo y de cumplir con todos los procesos protocolares, al escenario se han unido unas hormigas, un par de petirrojos que se posan sobre Ivern quien ha sido nombrado como árbitro, además de otros insectos más de los alrededores. **Treinta Minutos Después** La Gran batalla continua, los escarabajos usan todo el poder de sus mandíbulas para derribar al otro y así coronarse como ganador, mas ninguno de los dos cede mientras la audiencia se mantiene expectante. Urf se inclina al mismo nivel de Ivern para observar mejor mientras Atipaq comienza a bostezar. **Treinta Minutos Después** Atipaq no para de inclinar la cabeza y de cerrar los ojos mientras la lucha entre estos dos colosos continúa, Urf por su parte ha decidido animar a ambos. _-Vamos, vamos, ¡Vamosss! ¡VAMOSsss….!!!!! _– Grita Urf alentando a los coleópteros más sus gritos molestan a algunos de los asistentes que deciden marcharse mientras la épica batalla continúa. **Una Hora Después** Atipaq está recostado sobre una roca durmiendo junto a Urf que se ha cansado de dar animo a los luchadores mientras la lucha llega a su clímax y su inevitable desenlace, uno de los escarabajos logra levantar al otro y voltearlo consiguiendo así la victoria y los favores de la escarabajo hembra con la cual se aleja volando a un árbol cercano mientras el perdedor permanece en la roca. _-¡Al Fiiinnnn…!!! –_ Grita Urf despertando a Atipaq. _-Bueno amigos ya podemos continuar con nuestro viaje. -Uaaa que bien._ – Pronuncia Atipaq mientras Urf se acerca al escarabajo derrotado. _-¿Y que pasara con él? -Me temo que este a sido su última batalla. -Oh ya veo. _– Urf se inclina más hasta ver al escarabajo herido así como un grupo de hormigas cercanas. – _Bueno amigo es la ley de la vida, lo hiciste bien pero el otro era más fuerte que tu así que ya es hora de descansar. -Síganme._ – Pronuncia Ivern mientras se mueve, entre tanto Atipaq recoge sus pertenencias para seguir al Árbol Padre. _-Vamos Urf. -Si solo dame un segundo._ – Contesta Urf mientras toma su espátula. –_ Ah las pequeñas criaturas de la naturaleza son tan hermosas… Ba ¡Muere Insectoooo! _– Exclama mientras aplasta al escarabajo con su espátula como si fuera una mosca. _-Oye. -Queee ya lo dijo el árbol se estaba muriendo así que puse fin a su sufrimiento, además las hormigas se darán un banquete con su cadáver, ahora vámonos que me muero de hambre._ Urf se adelanta a Atipaq hasta llegar con Ivern y andar a un costado de este. - _¿Y bien? _– Pregunta el manatí como esperando que Ivern le reclame por lo que ha hecho. _-Las hormigas te agradecen por ayudar al escarabajo a partir, ahora podrán alimentar a sus crías con mayor prontitud. -Escuchaste Atipaq. -Sisisisisi ya escuche. -Por cierto tenemos hambre ya es medio día. -Ah es cierto yo también la sentía cuando era un humano, vengan creo que puedo satisfacer su hambre_. – Ivern desvía un poco su trayecto pasando entre yerbas que le llegan hasta la rodilla para detenerse frente a una extraña planta con treinta hojas amarillas. –_ Pueden comer las frutas de esta Hojaverno._ Atipaq y Urf toman las frutas de la planta y comienzan a comérselas mientras Ivern se acerca a un árbol y ayuda a un pajarillo a acomodar su nido. _- ¿Dijiste que fuiste un humano? _– Pregunta Atipaq acercándosele. _-Oh si, fue hace tanto tiempo que ya casi se me olvida. -¿Y qué te paso_? Ivern le cuenta su historia a Atipaq mientras Urf toma una de las hojas de la planta y le da un mordisco. – _mmm sabe bien._ – Y acto seguido cruza sus aletas como si le estuviera rezando a la planta. **Instantes Después** Ivern termina con su relato mientras Atipaq deja caer las semillas de la planta al suelo. _– Vaya así que te has convertido en guardián de los bosques, y velas por la armonía de la naturaleza, tu qué piensas Urf_. – Voltea Atipaq a ver al manatí y entonces se queda en Shock unos instantes. _-Mmmm –_ Urf ha arrancado todas las hojas de la planta y tiene la boca llena de estas además de guardar unas cuantas en su bolsa, por su parte el manatí se muestra alegre mientras disfruta devorando las hojas hasta que nota las miradas de Atipaq e Ivern sobre él. El manatí voltea a mirarlos, la mirada de Ivern es muy tranquila mientras la de Atipaq denota asombro y un poco de enojo. - _¿Quieren una?_ – Pregunta con la boca llena mientras estira una hoja hacia ambos hasta que Atipaq reacciona. _-¡¿Pero qué estás haciendo pedazo de animal?! _– Le grita Atipaq mientras se le acerca. _-¿Qué te pasa quieres pelear? –_ Contesta Urf después de casi atragantarse con las hojas. _-Se supone que solo comeríamos la fruta y tú ya casi te devoras la planta entera. -Yo como lo que quiera entendiste._ Ambos están a punto de golpearse cuando de pronto Daisy emerge de entre los árboles y abraza a Urf y Atipaq. _-Daisy no tan fuerte_. – Pronuncia Ivern. _-Oye tu qué te pasa bájame. -Suéltame a mí solo me gustan los abrazos de chicas lindas. -Daisy ya bájalos. _– Pronuncia Ivern mientras el golem adornado con flores obedece y se para entre Atipaq y Urf. _-¿Cómo puede ser que seas tan descortés con la planta? _– Pronuncia Atipaq. _-Es que sabe delicioso, hasta guarde unas cuantas hojas para el viaje. -Grrr… _- Ruge Atipaq, hasta que la risa de Ivern llama su atención. _-Yiojojojojo. -¿Qué sucede? -Nada solo que el Hojaverno está muy feliz de que a tu amigo le hayan gustado sus hojas, además ahora podrá hacer crecer un nuevo grupo de hojas más hermosas y deliciosas. -Lo ves gruñón el árbol está feliz, no tenías por qué ponerte así. _– Responde Urf mientras toma su bolsa con hojas. _-Está bien, lo siento pensé que habías lastimado al árboooo… -Ahora come. –_ Le dice Urf mientras le pone una hoja en la boca de Atipaq. _-Mmmm sabe bien._ El grupo reanuda su viaje mientras Ivern continua relatando algunas de sus aventuras a lo largo de los siglos y sus encuentros con algunas de las criaturas más extrañas que habitan Runaterra, hasta que al fin llegan a su destino. Frente a ellos se alza un robledal de entre 10 a 30 metros de alturas, Ivern se detiene ante el primer gran árbol y coloca una de sus manos en el tronco. – _Siempre hay que pedir permiso para entrar los robles son muy territorialistas._ -_¿Qué hay viejo? –_ Menciona Urf mientras le da unas palmaditas a la corteza. – _Au…_ - Hasta que una rama le cae en la cabeza. _-Jejejeje._ – Se ríe Atipaq hasta que se tropieza con la raíz del roble. _-Jajaja. _– Urf pasa por un costado de Atipaq mientras deja la rama encima de él. Ambos siguen a Ivern por el bosque de robles hasta llegar a un claro donde un viejo roble de más de dos mil años permanece erguido en solitario, mide más de treinta metros de altura, sus enormes ramas han crecidos en todas las direcciones hasta rozar el suelo, su grueso tronco tiene un diámetro de casi cinco metros. _-Jamás había visto un árbol tan majestuoso._ – Piensa Atipaq. _-¿Me pregunto cuanta leña se podrá sacar de esas ramas? _– Piensa Urf. Ivern se acerca al árbol y hunden sus pies para alcanzar las raíces de este. –_ Ha pasado mucho tiempo gran Ukss. _– Le dice el árbol Padre mientras el viento sacude las hojas del árbol. _-¿Qué hacemos?_ – Pregunta Urf. _-Nada, solo esperar._ – Contesta Atipaq. _-Oh ya veo_. – Contesta Ivern mientras conversa largo y tendido con el roble mientras una de las ardillas que se encuentran dentro de Ivern sale y toma una de las bellotas para nuevamente internarse en el cuerpo de Ivern. _-Hey disculpen_. – Interrumpe Urf. –_ Tenemos prisa. -Ya vas a meter la pata. – _Dice Atipaq mientras se toma del rostro. _-Oh si ya veo, mis disculpas por el atraso. – _Le responde Ivern. El Sauce Divino se pone de pie e indica a Atipaq y Urf que lo sigan hasta el otro lado del árbol._ – Oh no está. -¿Qué cosa? _– Pregunta Atipaq. _-El puente. _– Contesta Ivern. -_Yo no quiero un puente, quiero una entrada a Bandle._ – Responde Urf. _-El roble me cuenta de que en su espalda emerge una extraña construcción con forma de espiral la cual le hace sentir la magia de un lugar distante y algunas veces algunos Yordles emergen de bajo de esas marcas. -Ya veo._ – Contesta Atipaq mientras Urf lanza sus cosas para buscar el diario de su ancestro. _-Vamos a ver, vamos a ver._ - Pronuncia mientras se concentra en sus hojas. –_ Aquí, no no no, debe ser esta página. -He… -Flora encantada, arboles mágicos, flores cantantes, Portales… aahh puentes arbóreos_. – Atipaq e Ivern se aproximan hasta el manatí el cual lee las notas. –_ Los portales en los arboles pueden emerger y desaparecer, un viejo Yordle me conto que una vez uso su herramienta para tallar una entrada en un viejo árbol, la mayoría de los yordles se burlaron de él hasta que un día este pudo cruzar a otro reino a través de él…_ Urf cierra el diario y centra su mirada en el roble para después voltear hacia Atipaq mientras da una sonrisa siniestra. _-¡¿Qué?! ¡De ninguna manera! _– Responde Atipaq. _-Vamos Atipaq no ha de ser tan difícil para ti tallar ese dibujo en el tronco. -Olvídalo, además que te asegura que funcionara. -Simple, si no hay una entrada hacemos una. -Eso no tiene sentido_. – Responde Atipaq cruzándose de brazos. _-Bien lo are yo. -Hey devuélvemelo._ – Urf toma una de las espadas de Atipaq, obligando a Atipaq a perseguirle. _-Vamos no seas egoísta._ – Responde Urf mientras gira alrededor del gran roble. Daisy que se encontraba quitando el polvo de sus piernas ve la escena y se apresura a detener a los dos, el golem de granito estira uno de sus brazos para interceptar a Urf quien salta. Atipaq por su parte se estrella con el brazo de Daisy quien lo abraza firmemente impidiéndole escapar. - _¡Dame mi espada Urf! -Oh si después de que le haga una linda runa al arbóreo. _ Urf se prepara para usar el arma de Atipaq en el roble cuando de pronto el arma empieza a brillar. –_ He ¿Atipaq que haces? _– Voltea hacia el Ajkllasga cuyos ojos han vuelto a ser de color rojo. _-Yo no estoy haciendo nada_. – Responde el. De pronto el arma de Atipaq pareciera cobrar vida moviendo el brazo de Urf para apuntar al árbol mientras una ráfaga de viento hace girar las páginas del diario del ancestro de Urf hasta quedarse en una página mágica con el símbolo de la ciudad de Bandle. La espada guía el brazo de Urf dibujando una Runa en el cielo, la figura dorada brilla al igual que lo hace el dibujo de la página. Todos se quedan quietos contemplando la escena mientras el dibujo de la runa en forma de espiral se mueve hasta fusionarse con la corteza del roble. De pronto la realidad se distorsiona y dos lugares distantes se unen, Urf deja caer la espada mientras contempla que debajo de la figura en espiral hay una entrada a un campo cubierto de flores, el manatí se asoma y nota que está en una pequeña colina y frente a ella una ciudad mítica se asienta. Los ojos de Urf se abren por completo mientras observa las edificaciones, algunas tienen puertas grandes como garajes y otras puertas pequeñas de no más de un metro de altura, el manatí observa todo mientras a lo lejos se escucha una agradable melodía. El sol brilla con intensidad más el clima es agradable, entre tanto el viento transporta una fragancia peculiar mientras los pétalos de los girasoles giran en sentido contrario al reloj, Urf observa cada detalle del asentamiento mientras se adentra un poco más. – Es como lo describe el diario. – Piensa mientras se toma las mejillas y comienza a sonreír. De pronto a lo lejos de una callejuela una pequeña figura se asoma y camina muy alegremente mientras silva hasta detenerse e inclinarse para recoger lo que parece un rastrillo para después regresar. _-Es… es… - _Los ojos de Urf brillan mientras la enorme sonrisa en su rostro se desborda… _¡Bandleeeee…! _– Al igual que sus emociones y se lanza hacia ella, dejando todo atrás. _-Hey Urf… No olvides… genial ya se desquicio. _– Pronuncia Atipaq mientras se asoma al portal cargando todas las cosas, las cuales las envía adentro para después girar hacia Ivern y Daisy. _– Bueno supongo que es el adiós. Adiós Árbol Padre, Adiós Daisy y tú también viejo roble. -Adiós Atipaq y buena suerte diviértete mucho en tu aventura. _– Pronuncia Ivern mientras Atipaq ingresa y recoge todas las cosas. _-Oh sisisisisi._ – Pronuncia Atipaq de forma irónica mientras el portal se cierra. – _Ahora tengo que cargar todo, bueno la foca gorda ya se metió en la ciudad, seguro ya debe estar causando problemas, así que…_ De pronto Atipaq se detiene al primer paso que da después de sentir que ha aplastado algo_. - ¿Qué es ese olor?_ – Se pregunta mientras se inclina a observar lo que acaba de pisar. –_ Es… una ¿Zeta? (Hongo)_ **Poom** **Continuara…** **Próximamente** **Bandle** **El Retorno Del Héroe ** Dije que en este capítulo habría una batalla épica y para los que se pregunta dónde está, pues que batalla más épica no podría ser la lucha de dos escarabajos por el amor de una hembra y ahora si prepárense para las grandes aventuras cargadas de mucho pelo y sonrisas enervantes. Y la canción del capítulo para despedirnos del Padre Verde https://www.youtube.com/watch?v=LBW-G57nmqA **Y Nos Vemos En La Caja De Arena (Miau, miau)**
Compartir

Al parecer nadie se ha unido a la discusión todavía; ¡sé el primero en comentar!

Denunciar como:
Ofensivo Spam Acoso Foro incorrecto
cancelar