Mas Alla De Las Sombras 3 Capitulo 6: Rebeldes Sin Causa

[(https://images-wixmp-ed30a86b8c4ca887773594c2.wixmp.com/intermediary/f/3e2a5dcd-6a82-4182-9032-d31b5d6db4d9/dcm3fzt-14663819-dbe2-4b66-a9ad-4b50b41a28cf.jpg/v1/fill/w_1192,h_670,q_70,strp/akali_by_vegacolors_dcm3fzt-pre.jpg)] https://images-wixmp-ed30a86b8c4ca887773594c2.wixmp.com/intermediary/f/3e2a5dcd-6a82-4182-9032-d31b5d6db4d9/dcm3fzt-14663819-dbe2-4b66-a9ad-4b50b41a28cf.jpg/v1/fill/w_1192,h_670,q_70,strp/akali_by_vegacolors_dcm3fzt-pre.jpg Y aquí estamos con un nuevo capítulo, había dicho que tendrían a la pareja emplumada en este capítulo pero me extendí demasiado en lo que estaba escribiendo por lo que al final solo saldrán al final del capítulo y será en la segunda parte en donde le daremos su sitio. Ahora prepárense para un capitulo con un reencuentro un poco “caliente” y todo por culpa de Urf pero antes el link del capítulo anterior para después despedir a Akunir: https://boards.lan.leagueoflegends.com/es/c/creaciones-de-la-comunidad/BUdLf9bI-mas-alla-de-las-sombras-3-capitulo-5-las-sombras-del-manatau **Capítulo 6 ** **Rebeldes sin causa (Parte I) Choque Y Fuga** _“¿Por qué me miras así Urf?”_ **Atipaq** _“Picaron”_ **Urf** El Ajkllasga bloquea el ataque con una de sus espadas y en el momento en que planea contratacar, solo le atina a un montón de humo, su atacante ya se ha movido dejando tras de sí una trampa de humo. Un anillo de humo denso cubre el lugar, el joven Ajkllasga intenta invocar una corriente de aire para deshacer la humareda pero detiene su hechizo para saltar y evitar un par de Kunais que iban hacia él. Los cuchillos rebotan en el suelo y pasan por un costado de Urf y Akunir, el manatí intenta tomar su ametralladora hasta que un shuriken lanzado desde la espesa niebla golpea su arma haciendo que esta se accione de manera violenta y empujando a Urf contra Akunir. Por su parte Atipaq intenta darle a la joven la cual se desvanece entre la humareda y reaparece para interrumpirlo y no permitirle engendrar una ráfaga de viento que deshaga su cortina de humo. _-Ah ya me enojaste. _– Atipaq finge caer al suelo para crear un leve movimiento sísmico y desestabiliza a la mujer la cual salta sobre la espesa capa de niebla y lanza más Kunais sobre Atipaq quien salta de un lado a otro para evitarlos y salirse de la nube toxica. La humareda se mueve hacia Atipaq quien queda cegado por el humo mientras la mujer aparece detrás de él. –_ Vaya as mejorado Atipaq_. – Dice ella mientras guarda su Kama. _-Ah esa voz… Akali…_ - Atipaq voltea al reconocer su picara voz y cuando lo hace el pescado de Urf le cae en la cara derribándolo. _-Le di._ – Dice Urf mientras alza las aletas en señal de victoria. _-Si le diste directo en la cara. _– Dice Akali mientras el humo comienza a despejarse revelando al antiguo puño de las sombras de los Kinkous de pie y a Atipaq en el suelo con el pescado de Urf en la cara. _-¡Akali… Que alegría verte…! _– Exclama Urf mientras salta y abraza a su amiga. _-A mí también me da mucha alegría de verte Urf… -¿Los conoces? _– Le pregunta Akunir a Akali. _-Ah… ola cónsul Akunir, si son mis amigos y ¿Usted que hace con ellos? -Es una larga historia… pero antes…_ De pronto Atipaq se levanta, hace a un lado a Urf y se coloca entre Akunir y Akali. _-¡Akali!_ – Grita Atipaq enojado. –_ ¡Se puede saber en qué pensabas! ¡Casi te mato! -Ah hola Atipaq. _– Pronuncia ella sonriente. –_ A mí también me da gusto de verte te has vuelto muy fuerte. -Ya ya Atipaq no es para tanto. _– Le dice Urf mientras lo aleja de la ninja. – _Solo estaba jugando. –_ Le dice intentando calmarlo. _-¡Y tu porque no apuntas bien…! -¿Cómo que no apunte bien? Si te di en la cara. -¿Qué es lo que estaba diciéndome Cónsul Akunir? _– Menciona Akali volteando hacia el Vastaya. _-A sí que debo unirme con Shen, pero ahora que me encontrado contigo no será necesario ya que eres un miembro de la orden. -Sobre eso, yo renuncie a la orden. -¡¡¡¡¡QUeeeee…..!!!!_ Urf empuja a Atipaq quien ya estaba calmado para saltar y ponerse frente a Akali. _-¡¿Cómo que renunciaste a la orden?! ¡¿Se puede saber en que estabas pensando?! _– Le reclama Urf a Akali de manera muy airada. _-Ya ya ya Urf tranquilízate, no es para tanto._ – Le dice Atipaq a Urf alejándolo de Akali para calmarlo. _-¡¿Cómo que no es para tanto?! ¡Yo soy miembro honorario de la orden! -Es su decisión así que respétala. _ _-¿Siempre se comportan así? _– Le pregunta Akunir a Akali mientras ven a Atipaq y Urf discutiendo. _-Si… todo el tiempo, veo que no han cambiado en nada. –_ Le responde mientras se acerca a ambos para calmarlos y explicarles sus motivos por el cual abandono la orden del Kinkou. Pronto Akunir se unió a la charla y comenzaron a hablar sobre lo ocurrido con este y con la orden de las sombras y de su necesidad de llegar con Shen. _-Ya veo. _– Dice Akali. –_ Ese bastardo de Zed, sabía que dejarlo en paz traería problemas. -¿Entonces? -Akunir, te ayudare a llegar con Shen, tal vez así habrá los ojos y se dé cuenta de la gran amenaza que son la orden de las sombras. -Bien entonces, todos iremos a ver al maestro Shen. _– Dice Urf. _-¿Y que hay con lo de ir a Bandle?_ – Pregunta Atipaq. _-¿Bandle? ¿Quieren ir hasta ahí? _– Pregunta Akali. -_Si... ¿Sabes cómo llegar? -Claro, una vez Kennen me dijo como podía hacer para llegar hasta el hogar de sus padres. -Así ¿Cómo? -Primero tienes que ir hacia el norte, después hacia el este, luego hacia el sur para luego ir hacia el oeste. -Vez Atipaq tenía razón y tu pensando que estaba bromeando. _– Menciona Urf. _-O simplemente debes ir hacia los montes de la isla de Zhium y buscar un gran árbol de roble en los bosques cercanos donde esta dibujado un espiral mágico que si logras activarlo te llevara a la mismísima Ciudad de los yordles._ – Finaliza Akali. _-Bien iremos hacia Zhium. _– Dice Atipaq, además Akali ya se comprometió a llevar a Akunir con Shen. _-¿Pero y si la atacan los ninjas de las sombras?_ – Pregunta Urf. _-Que lo hagan_. – Responde Akali. _– Me divertirá jugar un rato con ellos. –_ Menciona la mujer mientras hace girar uno de sus Kunais. _-Bueno está bien, ahora… diuu… ¿Qué es esto Akali? _– Pregunta Urf mientras levanta una carne a medio asar. _-Mi cena._ – Dice ella. _-Qué suerte tienes que este aquí. -Como sea. –_ Interrumpe Atipaq. _– Hazte cargo de la comida que mañana nos dividiremos._ **De Noche** Urf y Akunir permanecen cerca de la fogata mientras Akali y Atipaq permanecen a metros de ellos sentados sobre un viejo tronco. _-Has cambiado. _ – Pronuncia Atipaq mientras juega con uno de los Kunais de Akali. – _Ya no eres tan dulce como antes. -No… solo he seguido el camino que deseaba seguir. _– Dice ella abrazando sus piernas para darse algo de calor. _-¿A cuántos más vas a matar? -A todos los que sean necesario. -¿Y después? -No se… no he pensado en el futuro. _– Atipaq gira su mirada y observa el tatuaje en la espalda de Akali el cual resplandece tenuemente al ser alcanzados por la luz de la luna. _-¿Dónde te hiciste ese dragón? -En Weh'le, conozco al hombre puedo decirle que te haga una rebaja. -Tal vez más adelante, ahora tengo muchas cosas que hacer. -¿Cómo hacer de niñera con Urf? -Si… - _Pronuncia Atipaq mientras continua mirando la espalda de Akali. _-¿Te gusta? -He… -El dragón… -Ah sí, sus bordes dorados y… ¿Por qué un dragón? -Porque representa fuerza, sabiduría y supremacía y me gustaba el diseño. -Ya veo… -¿En qué piensas Atipaq?_ – Pregunta mirándole fijamente a los ojos. _-Ah… en nada…_ Akali continúa mirando fijamente a Atipaq hasta que este decide hablar. – _Bueno pensaba en quedarme a vivir aquí y pedirte matrimonio. _– Akali toma el kunai de Atipaq y lo coloca sobre su cuello. _-Vuelve a decir eso y te abro el cuello. -Jajajaja. Solo es una broma. -Lo sé. _– Pronuncia ella mientras sonríe y guarda su Kunai. – _A mi madre le agradabas… decía… -¡Oigan ustedes la cena se enfría! –_ Interrumpe Urf. _-¡Ya vamos mama!_ – Le responde Atipaq. _-No soy tu madre. -No pero eres igual de obesa que ella. -¡Que! -Ya niños no peleen._ **Más tarde ** La cena termina y todos se van a dormir, Atipaq duerme unas horas hasta despertarse al escuchar el aullido de un lobo, el Ajkllasga toma una de sus espadas y va en su búsqueda, pero no encuentra nada cerca. _-No está cerca. _– Hasta que se sorprende al escuchar la voz de Akali detrás de él, el Ajkllasga voltea y la ve sobre un árbol. – _No creo que venga a molestarnos. -Ahhh si… _- Bosteza Atipaq. –_ Bueno iré a buscar algo para el desayuno. -Ya te gane._ – Le dice Akali mientras le enseña una criatura parecida a una ardilla con alas de insecto. _-Bueno me sentare a hacer guardia. _– Dice mientras se sienta sobre el gras y se apoya en un árbol, hasta que Akali le lanza un Kunai el cual se clava en el árbol a centímetros de su rostro. –_ Oye. _– Reclama Atipaq, mientras Akali sonríe y se acerca a tomar su Kunai y colocar su rostro a centímetros del de Atipaq. _-No lo esquivaste. -No era necesario._ – Le dice Atipaq. _-Entonces ponte de pie y muéstrame que tanto has mejorado mi pequeño saltamontes. _– Dice ella mientras toma su Kama. _-Como desees._ Atipaq se reincorpora y camina junto a Akali hasta una zona despejada, el Akjllasga permanece quieto hasta que la mujer le lanza un Shuriken el cual Atipaq esquiva ladeando su cuerpo, Akali aprovecha el momento para saltar hacia el pero solo logra cortar un fantasma de viento. El frio filo de la espada de Atipaq toca el hombro de Akali, la mujer voltea lentamente para después hacer un rápido movimiento y dejar caer una bomba de humo en la cual se desvanece; Atipaq con su espada en el aire mira hacia todos los lados mientras escucha las pisadas de Akali sobre el terreno hasta que estas desaparecen. El elegido extiende su mano libre para invocar una ráfaga de viento que despeje el humo, cuando de pronto Akali emerge de un costado y lanza 3 kunais los cuales atraviesan a Atipaq, disolviendo la imagen de este, Akali toma su Kunai y hace un movimiento de media luna atrapando la espada de Atipaq. La mujer desliza un Kunai en su otra mano con el cual intenta apuñalar a Atipaq, pero este intercepta el brazo de Akali sujetándola de la muñeca, la ninja gira su mirada y ve que parte de su brazo se congela, para después agacharse y dejar pasar a los tres kunais que lanzo y que han rebotado hacia donde se encuentran. Atipaq suelta a Akali y se desvanece como si fuera de viento mientras Akali intentar descubrir a donde se metió hasta que el fin se da cuenta cuando siente el brazo de Atipaq sobre cuello, la mujer se deja caer y gira en el suelo obligando a Atipaq a saltar antes de que esta lo derribe, Akali gira su brazo e intentar darle a Atipaq con su Kama, pero este nuevamente se desvanece para aparecer a un costado. Akali gira y ve a Atipaq con una burbuja de aire en su mano la cual explota disparando una potente ráfaga de viento que despeja el humo, así como hacerle retroceder unos metros, la mujer se cubre los ojos y cuando levanta su mirada nuevamente siente el frio filo de la espada de Atipaq en su hombro y no solo es eso, baja su mirada y nota que sus pies se han hundido en el suelo. _-¿Creo que gane? _– Pronuncia Atipaq. _-Ja… sí. _– Sonríe Akali mientras voltea a observar a Atipaq. _-Bueno me iré a sentar. _– Dice Atipaq mientras guarda su espada. _-¿Qué ya te cansaste? Te creía má…s vigoroso._ – Le dice Akali. _-Ya gane, nada de lo que hagas lograra derribarme. -Aún tengo muchos trucos en el fardo, vamos Atipaq._ – Le dice tomándolo del brazo. – _No me voy a rendir hasta que tu espalda toque el suelo y voy a hacer lo que sea para lograrlo…_ –Pronuncia mientras le sonríe. Atipaq la observa un segundo mientras comprende sus intenciones. –_ Bien juguemos un rato más._ – Contesta el devolviéndole la sonrisa mientras se deja arrastrar por la mujer. **De Mañana** _-¿Dónde están Atipaq y Akali? _– Pregunta Akunir. _-Seguro aún están “jugando”. _– Le responde Urf. _-¿A qué te refieres? -Nada… ahora entiendo porque mi madre me dijo que no usara ese ingrediente en humanos. –_ Piensa mientras enciende una fogata para preparar algo de comida, mientras Atipaq y Akali se aproximan desde el bosque. _-Vaya aquí están, ¿Dónde han estado?_ – Les pregunta Akunir. _-Yo fui por el desayuno._ – Responde Akali mostrando el cadáver de la criatura que capturo en la madrugada. _-Yo escuche el aullido de un lobo en la madrugada y fui a buscarlo, pero no lo encontré._ Urf se acerca a ambos y los mira fijamente en silencio para después bajar su mirada y notar que los dorsos de sus manos se chocan y rosan como queriendo sujetarse. –_ Si no debí usar ese ingrediente._ – Piensa para después tomar la criatura y dirigirse hacia la fogata. _-Deberían darse un baño, sus ropas están sucias._ – Pronuncia Akunir. _-Ya nos bañamos. _– Contesta Atipaq para después guardar silencio y voltear hacia Akali. _-Ya veo._ – Pronuncia Akunir dándoles la espalda, para acercarse hacia Urf. - _¿Qué les pasa? -No lo sé. _– Responde Urf. –_ El efecto se les pasara en unas horas. –_ Piensa. – _Seguro no durmieron bien, ya sabes cómo son los humanos, si no duermen lo suficiente actúan de forma extraña._ – Le dice a Akunir. El día avanza y ambos grupos se despiden tomando direcciones opuestas, Urf voltea y examina a Atipaq. –_ ¿No quieres volver? _– Le dice. _-He… ¿Por qué? -No nada… ya se le paso el efecto. _– Piensa. – _Oye Atipaq y ese Kunai. -Ah… me lo regalo Akali como recuerdo. -¿De qué? -Ahhhh en la madrugada combatimos un poco y le gane, así que me dio el Kunai como premio. -No que habías ido a buscar un lobo. -Eso fue después. -Sabes… me levante en la madrugada a tomar algo de agua y note que no estabas, todo estaba en silencio, salvo por unos extraños ruidos así que me acerque al lugar de donde provenían, al acercarme encontré tus armas y las de Akali sobre el suelo así como algo de su ropa y detrás de unos arbustos a ti y Akali…_ _-Eres demasiado curioso. –_ Le dice Atipaq a Urf mientras le mete su pescado por la boca y lo deja atrás. _-Mejor no le digo nada del ingrediente o me hará tragar mi ametralladora_. – Piensa mientras se acerca a Atipaq. – _Esta bien Atipaq, no quise violar su privacidad, solo me preguntaba ¿Por qué no tú y ella…? -No quiero meterla en problemas. -He… -Soy Newen. -Dijiste que ya lo controlabas. -No es eso… es que los Ajkllasgas me persiguen_. Atipaq le cuenta a Urf todo lo concerniente a los ajkllasgas y su guerra contra Newen, así como la persecución de estos hacia él. _-¡QQQQUUUUUEEEE….!!!!!!!!!!!!!! –_ Grita Urf mientras las aves de los árboles se elevan a los cielos asustadas por el grito del manatí. – _Estas diciendo que te están buscando para matarte. -Si… por eso aunque quisiera no puedo tenerla cerca, primero debo terminar la guerra de Newen. -Un momento si te persiguen y te encuentran eso significa que también me mataran a mí. -Si te interpones en su camino no dudes en que lo harán. -¿Y porque no me los contado antes? -Iba a hacerlo cuando llegáramos a Bandle donde estaremos a salvo mientras aprendo a controlar los poderes de Newen. -Ah no importa. _– Dice Urf ignorando a Atipaq. –_ Que vengan les mostrare la gloria de los manatís._ – Finaliza haciendo un puño con su aleta. _-Oye no me has escuchado. -Vamos Atipaq a patearles el trasero. _– Dice mientras se mueve en dirección opuesta. _-¿Ven acá tú?_ – Atipaq sujeta a Urf de su bufanda. _– Esta es mi guerra y yo la terminare, pero no peleare ahora y ni te voy a exponer, iremos a Bandle y después volverás a Freljord entendido. -Te quieres quedar con toda la gloria tu solo. -No hay gloria en esta guerra pedazo de Vastaya, además necesito que hagas algo por mí. -¿Qué? -Hay alguien a quien quiero que busques en Freljord. -¿Quién? -A mi hija. -¡QQQQUUUUUEEEE….!!!!!!!!!!!!!! _– Nuevamente grita Urf. – _Tienes una hija y no me lo dijiste. -Espera déjame explicarte. -Eso significa que ya tengo una ahijada, no creo que eso le importe a Akali. -Ya basta… - _Atipaq enreda la bufanda en la boca de Urf para callarlo. _– Escúchame bien. _– Y contarle la otra parte de la historia. _-Bien yo encontrare a la niña._ – Pronuncia Urf. –_ Y la protegeré hasta que vuelvas, palabra de manatí…_ - Dice mientras se detiene y observa un árbol cercano. _– Oh mira hongos_. – Pronuncia mientras comienza a recogerlos. _– Se verán muy bien en la cena. -Nada de hongos_. – Dice Atipaq mientras arroja los hongos de Urf. _-¿Cómo que nada de hongos? -Ya olvidaste lo que paso la última vez que cocinaste hongos. -Vamos solo fue un pequeño error de reconocimiento. -Pues no pienso correr el riesgo, entendiste. -Está bien, está bien nada de hongos. _– Pronuncia Urf mientras sonríe y esconde un hongo en su espalda. **Días Después** _-Nos alcanzan._ – Pronuncia Atipaq. _-¿Qué esta bestia no puede ir más rápido?_ – Responde Urf. –_ Mi abuelita correría más rápido que este animal. -Ahora entiendo porque solo los usan como bestias de carga._ – Agrega Atipaq mientras usa sus poderes para desviar los proyectiles que se dirigen hacia ellos, entre tanto Urf usa su ametralladora para aturdir y derribar a las bestias de sus perseguidores. -_Tomen eso estúpidos Navoris. _– Les dice. _-¿El ídolo se encuentra bien? _– Pregunta Atipaq. _-En perfecto estado. _ **Voz De Urf** _Si se preguntan cómo es que terminamos siendo perseguidos por la hermandad de los navori, es simple mientras viajábamos, llegamos a una aldea en la cual los navori habían robado un sagrado ídolo, para extorsionar a los habitantes de este poblado, Atipaq y yo nos comprometimos a recuperar el ídolo intacto, bueno en realidad fui solo yo, pero Atipaq me siguió, así que aquí estamos._ **Voz De Atipaq** _Que ahora también vas a narrar la historia._ **Urf** _Es mi saga, hago lo que quiero._ **Continuando** La bestia de carga continúa corriendo por un sendero que colinda con un torrente de agua mientras más miembros de la hermandad navori aparecen para perseguir a Atipaq y Urf. -_Oye Urf. -¿Qué? -Tenemos un problema. -¿Cuál? -El animal este ya se cansó. -Bien dale con el látigo para que no se detenga. -¿Cuál látigo? _– Pregunta Atipaq. -_El cordón negro ese que te di. -Ahh ese… -¿Dónde está? -Se lo lance a uno de los navori. -Bien yo me hago cargo._ Urf golpea en la pantorrilla al animal con apariencia de Buey el cual se agita y acelera el paso hasta perder el control, la bestia da un giro brusco haciendo que la carreta en la que van Atipaq y Urf salgan volando hacia el torrente de agua. _-Wa…… -_ Ambos caen al agua junto al ídolo que es sujetado por Urf quien comienza a nadar ágilmente por el torrente hasta llegar cerca de una cascada. –_ Genial la naturaleza tenía que poner una cascada justo por el lugar donde estamos escapando._ – Pronuncia Urf mientras voltea y ve a los navori con sus armas apuntando hacia él. - ¿_Y dónde se metió Atipaq? ¿O es que tengo que hacerlo todo yo?_ De pronto el caudal del torrente disminuye mientras se escucha un rugido que llama la atención de todos. –_ A ahí está._ Un dragón de agua emerge del torrente tragándose a Urf y cayendo por la cascada hacia el rio, el manatí emerge de la cabeza del dragón y les muestra a los navori el ídolo como señal de victoria. _-¡Nos vemos…!!! _– Se escucha a los lejos. **Días Después** Atipaq y Urf recorren las calles de un gran asentamiento cercano al Placidium, el manatí se detiene frente a un puesto de frutas mientras Atipaq continua hasta un puesto de baratijas mágicas, el Ajkllasga admira las diversas reliquias y amuletos Jonios, algunos decorados con plumas y otros con piedras preciosas, algunos destinados a traer la buena fortuna y otros el amor, más el joven Ajkllasga centra su mirada en una extraña moneda de oro. Por sus formas no parece haber sido tallada por manos jonianas, Atipaq extiende su mano y toma el objeto que resplandece al contacto con este, como si reaccionara a la magia elemental del Ajkllasga. Es una pieza rectangular, uno de sus lados se subdivide formando una punta, mientras que el lado contrario es de forma curva y con un orificio del cual se desprenden unos rayos mientras una vieja cuerda lo sujeta. -_Shurima._ – Susurra para después voltear al viejo vendedor, quien le cuenta que se lo compro hace un tiempo a una joven extranjera por unas cuantas monedas para comer. El Ajkllasga le paga al vendedor lo solicitado para después guardar la reliquia y salir en búsqueda de Urf. – _¿Y ahora donde demonios se metió?_ – Se pregunta al no encontrarlo en el puesto de frutas. La gente aplaude mientras un singular bailarín despliega lo mejor de su repertorio, entre tanto una joven Vastaya cubierta por una capa se prepara para entrar en acción mientras un manatí observa el espectáculo que ha armado el Vastaya bailarín. **Continuara…** **Próximamente:** **Parte II Un Par** Sobre lo de Atipaq y Akali, todo mundo está en su derecho en pensar en lo que sucedió esa noche, además ya era hora de que el pobre Atipaq recibiera algo de cariño después de tantas penurias, lo de los hongos fue que Urf una vez le dio a Atipaq hongos alucinógenos por error y terminaron huyendo de unas pequeñas aves, algo muy vergonzoso para un orgulloso guerrero. Y ahora si en el próximo capítulo nos meteros en problemas con los fascistas de la hermandad Navori, aunque en realidad ya estamos metidos en problemas. Y Nos Despedimos con la canción del capítulo, una canción muy alegre como las fiestas en Bandle. https://www.youtube.com/watch?v=LiLUqhDwOcs **Y Nos Vemos En El Puente Del Carnicero (Que Tiene Nuevas Tablas) **
Compartir

Al parecer nadie se ha unido a la discusión todavía; ¡sé el primero en comentar!

Denunciar como:
Ofensivo Spam Acoso Foro incorrecto
cancelar