Ingratitud (LATN)
: Homenaje a los Artistas Latam por los 10 años del LoL
Me doi cuenta que solo 3 solo dibujamos hombres jajaja. Lo demas puras mujeres xD
NoriOri (LATN)
: Está genial, tengo un par de amigos que son "Main" Mordekaiser {{item:3642}}
tengo un par de obras mas que subire de el. <3 espero que tambien te gusten esos
Comentarios de Rioters
Azahtoth (LATN)
: Muy genial ;) pero deberias probar con la tableta wapon professional.... y lo podrias mejorar
Gracias, ahorraré para comprarme una <3
iTacos (LATN)
: Oh, yo te conocí por la imagen de Mega Gnar. Buen trabajo y suerte con eso. :)
gracias, eso espero <3
Comentarios de Rioters
Comentarios de Rioters
: IWCI: Feria de Comunidad en la Gran Final
El evento empiezaaaa? Para llevar sleeping bag
Comentarios de Rioters
: Islas de la sombra y Eridan: La sombra y el vacío
5.- La sombra Nuevamente a las enormes puertas de la catedral profanada. Estas se abren solas dejando entrar al carcelero implacable. Apenas entra y observa un líquido negro cubriendo el piso; el espectro se agacha tocando un poco con los dedos y frotándolo, estudiándolo. De entre la oscuridad el sonido de los necrófagos se escucha. Yorick el enterrador sale. -Finalmente has llegado.- Con un tono apagado y lúgubre lo dice dándole la bienvenida al carcelero implacable. El enterrador prosigue. -Continuaba con mi cuota de cadáveres hasta que Karthus nos llamó. Parece que surgió un percance.- -¿Percance? Debí imaginarlo. ¿Sabes mas?- -Se lo mismo que tú, carcelero, pero cuando llegue aquí ya estaba todo este extraño liquido negro como el fango de pantano.- Ambos se adentran más a la profanada catedral y sus salas principales. Ahí estaba el Lich, dando la espaldas mientras analizaba el líquido; detrás de él estaban Mordekaiser y Hecarim. El Lich escucha la llegada de los otros dos espectros y de reojo les mira para decirles. -Los llame porque el poder que le arrebate a la niña es demasiado para mi propia fuerza. Necesito su ayuda para controlarlo.- Dice el Mordekaiser fríamente al escuchar su peticion. -¿Qué quieres? ¿Qué te ayudemos a terminar algo que tu solo iniciaste?- Contesta Hecarim. -Tú querías quitarle el poder para hacerlo tuyo, Karthus. Tus métodos la han alejado más de nuestro propósito y existencia.- El Lich empezaba a irritarse. -No sean ingenuos. Ella solo quería vivir con ese poder que correspondía a estas Islas. Lo que he hecho no ha sido más que por la mismísima Sombra.- Thresh empieza a desafiar a Karthus. -No Karthus, cada uno ha sido tomado con un propósito, hasta esa niña pero tú... estás olvidando el tuyo.- El Lich molesto se levanta entre los demás dándose a respetar. -No he olvidado mi propósito pero no tolerare que cuestionen mis intenciones y menos mi autoridad.- Preparándose para pelear, toda las voces y sonido es ahogado por un misterioso y oscuro silencio. Una voz femenina y susurrante se escucha como eco en toda la sala. -Ohhh mis niños, no peleen entre ustedes.- Los espectros miran a su alrededor buscando su origen y se pregunta Mordekaiser. -¿Mis niños?- En medio de ellos el líquido parece moverse, obligándoles a retroceder. Una silueta delgada pero enorme sale del líquido negro sin realizar ningún movimiento en el proceso. Todo aquella substancia negra se contrajo hasta formar la figura que salía del piso haciéndole como un largo vestido que escurría como alquitrán. Esta silueta se convierte en una mujer de apariencia hermosa como si hubiese sido tallada en piedra de ónice todo su cuerpo. Las manos de esta yacían cruzadas aferrándose a cada uno de sus hombros. En su pecho poseía un costillar sobresalía bajo sus senos. Su rostro a pesar de tener cierta belleza remplazaba la mandíbula inferior exponiendo el hueso y sus afilados dientes inferiores. Su cabeza y cerca de sus orejas nacían protuberancias parecidas a cuernos mientras que de su cabello y vestido nacía la niebla negra simulando la oscuridad. Y sus cuencas oculares estaban vacías o carentes de ojos dando una apariencia aun mas tenebrosa. Así finalmente completa, esta totalmente inmóvil como un oscuro monumento sin embargo pasan algo de tiempo hasta que un resplandor carmesí ilumina las mismas marcas como las que poseía la joven Eridan en sus brazos y rostro. Nadie de los espectros presentes podía creer lo que veía. En un segundo la siniestra musa extiende sus enormes brazos rodeando a los espectros. Específicamente vuelve su rostro a uno. Sin necesidad de mover la boca, una voz femenina nuevamente hace eco en todo el lugar. -Hecarim, ha pasado tanto desde que oíste mi canto. Y aun estás conmigo.- Inmediatamente se arrodilla humildemente el centauro, agacha su cabeza y deja su gran lanza en el piso. Ahora ella dirige su mirada a Mordekaiser. -Ha pasado tiempo Mordekaiser. Aún recuerdo cuando tu rey me mato por la enorme tristeza que lleno su corazón.- Igualmente Mordekaiser se arrodilla respetuosamente y le contesta con el sumo respeto. -Mi señora, fue un precio alto que exigió nuestro Rey.- Fríamente y con cierta muestra de cariño acerca su mano cerca del caballero de metal. -Lo se Mordekaiser, el aun esta pagando y pagara eternamente por todos sus pecados.- Ahora voltea a ver a los 3 restantes. -Oh Yorick, Thresh y Karthus, es un gusto verlos sirviendo nuestro propósito y tengo claro sus grandes dones son un regalo a toda mi gente y aun así falta algunos de ustedes como mi querida Kalista. Pero… ¿Dónde está? Me han arrebatado a la que fue de mi propia carne. ¿Dónde está mi hija?- Nadie quiso contestar. Con un semblante frió y sus ojos vacíos mira hacia ellos esperando una respuesta. -¿Como puede ser si ella aun esta viva?- Dice Thresh rompiendo el incómodo silencio. -Lo veo todo.- La musa habla y tras ello los huesos de su pecho se parten crujiendo brutalmente para abrirse por el esternón, con su afilada mano saca un cuerpo conocido. Era ni mas ni menos que Eridan yaciendo inconsciente. Así La sombra la pone entre sus manos sosteniéndola entre la nada. -Siento su miedo, su desesperación, y su dolor. Todos ustedes han tratado a mi hija como un alma cualquiera. Ahora tras su error han de pagar por lo que han hecho hasta que recuerden su propósito y nos encuentre ustedes, o... hasta que lo hagan nuestros enemigos.- Termina sus palabras extendiendo sus afiladas manos y con un estruendoso y agudo grito su largo vestido y cabellera se expanden como un estallido de humo inundando todo el lugar. La niebla se desvanece rápidamente mostrando que ya habían desaparecido la joven y la musa siniestra. Todos los espectros yacen en el suelo como si algo los hubiese lastimado extrañamente a pesar de estar muertos. Apenas uno se logra poner de pie con esfuerzo y nota que faltaba alguien de ellos. Mordekaiser no puede evitar preguntar. -¿Dónde está Hecarim?-
: Islas de la sombra y Eridan: La sombra y el vacío
4.- Regreso a casa -¿Qué hacen aquí? Teníamos todo bajo control.- Dice Thresh pero el Liche contesta burlándose. -Pude notarlo en cuanto entramos. – Con voz de autoridad interrumpe el caballero de metal. -¡Suficiente! Después de lo que paso aquí, la noticia se esparcirá por toda tierra de vivos, ademas ahora tendremos visitas indeseadas más seguidas en las Islas. Después de todo hasta venga tu mejor amigo, Thresh.- Da un pequeño golpe en su espalda en son de burla nuevamente. No se queda atrás el carcelero. -Oh no te preocupes Mordekaiser. Tengo a alguien que moriría por ver. – Una sádica carcajada sale de él. Hecarim continua hablando. -Nosotros regresaremos a las Islas y esta vez no escapara.- -Confió en ello Hecarim.- Dice el Lich; Así el enorme centauro la toma aun inconsciente y la coloca en su hombro. Thresh levanta su linterna abriendo la puerta a las Islas para transportarlos de nuevo a su oscuro hogar. _Islas de la Sombra_Un día después de Freljord_ -Hay dos cosas que detesto y es que me vieran la cara y la otra: los yordles.- Menciona la joven ya despierta y encerrada en un circulo fantasmal en medio de la gran habitación de su espectral anfitrión Thresh. Prosigue ella. -Al menos te tomaste la molestia de poner una barrera para no escaparme.- Le causa algo de gracia a carcelero. -Es solo temporal, pero lo que nos causaste hoy tiene como consecuencia que estés en mi prisión con todas las demás almas, querida.- Eridan se estremece un poco. Sabía que la reputación de torturar era exclusiva de él, y tan solo imaginar lo que le esperaba o lo que vería, la ponía inquieta. Él lo nota. -Mmm parece que tus latidos se aceleraron, ¿acaso tienes miedo?- -Hasta donde se, sigo viva ¿Que ha de retener mi miedo hacia un no muerto?- -Así como en vida me tuviste miedo no ha cambiado en la muerte.- La joven se sienta en la jaula con la cabeza agachada y con un ligero temblor mostrando su miedo. El carcelero le da la espalda para retirarse pero antes dirige unas palabras a ella. -Karthus vendrá pronto para arrancar la oscuridad que te queda.- Con cierto pésame se retira Thresh la joven se arrastra hasta los barrotes para tocar la barrera con desesperación. Sus ojos reflejando tristeza y así de reojo lo nota Thresh saliendo con ese mismo pésame. Pasa casi una hora cuando la joven se levanta y oye voces resonando entre las paredes como un eco, aproximándose. -¿Estás seguro? No sabemos si sea debido continuar con esto. Si ella muere puede que todo lo que le quitaste regrese a ella.- -Entonces una vez que termine con ella, asegúrate que empiece a pensar como una de nosotros y no se aferre a su alma.- -Me sorprendes Lich. De entre todos nosotros especialmente tu odias como trato a tus tan apreciadas almas que arrebato. Estas desesperado, Karthus- -Estoy desesperado por que acepte nuestra verdad. - Finalmente ambos entran como humo al cuarto. Karthus la mira directamente a los ojos. -Hola, Eridan. ¿Disfrutaste tu viaje a Freljord? Ella no tenía valor para verle por mucho tiempo a los ojos y se queda sentada en su jaula con la cabeza agachada. Ella contristada le pregunta. -¿Qué quieren de mí? Ya me has quitado lo que me vinculaba a estas islas.- Thresh rompe el circulo que la encerraba y la levanta para el Lich. Karthus pone su mano en la cabeza de la joven. -Pequeña niña, solo te quiero ayudar porque aun hay demasiada oscuridad dentro de tu alma. Esta vez prometo no dejar ese temible poder dentro tuyo. Ahora querida niña, duerme…- La mano que tocaba su cabeza se ilumina y la joven se desvanece débil; antes de caer en el suelo el carcelero la sostiene y recuesta. El lich toma su libro y empieza a ojearlo. Sus manos invocan su poder junto con su profanación en forma de coros a su alrededor; una delicada y pequeña esencia negra empieza salir de la boca de Eridan y Karthus la guía hasta el cristal en su báculo luminoso. Apenas pasan unos minutos del ritual y saca completamente el poder, la piel de la joven se torna blanca como el mármol y sus labios un todo purpura por el frió que sentía. Ya sin aquel poder, ella yacía entre lo vivo y lo muerto, debilitándose de a poco, difuminando esa delgada franja. Karthus ya contemplando el poder dentro de su báculo finalmente se retira, dándole orden a Thresh de encerrarla nuevamente. Thresh la toma en brazos notando sus lágrimas en las mejillas y así mismo escucha el susurro de una mujer en toda la casa. Sin darle mucha importancia, toma a la joven y se retira a sus prisiones. Así pasa nuevamente el tiempo hasta que despierta Eridan, oye lamentos y llantos a su alrededor; ella mira borrosamente delante, observando el piso y sus manos frente a ella con grilletes. No podía moverse, aun sintiéndose cansada y débil sin embargo una gran depresión le invadió junto con el terror causado por el lugar donde yacía en ese momento. Tan pronto pasan unos segundos y pisadas se escuchan acercar, pronto al mismísimo carcelero aparece ya dentro de su celda, frente a ella. Controlando las cadenas para levantarla y ponerla entre sus brazos. Con una sonrisa fría y su demencial voz le habla. -Te ves tan hermosa con tu nuevo tono de piel. Tan frágil y... sin vida.- Con una mano acaricia su rostro limpiándole sus lágrimas; ella se intentaba resistir a sus acciones sin mucho éxito a causa de su debilidad. Él prosigue. -Sabes que aunque no aceptes lo que eres, no puedes negarte que tu hogar es aquí con nosotros. Por favor Eridan, no hagas lo hagas más difícil. Sabes de lo que soy capaz de hacer a quien caiga en mi poder.- Él acerca su calaverico rostro a los pálidos labios de Eridan, rozándolos con delicadeza como si los besara. Se detiene secamente a escuchando el susurro de los demás. Deja recostada a la joven para retirarse rápidamente, desapareciendo casi al instante.
: Islas de la sombra y Eridan: La sombra y el vacío
3.- Frígidas Intenciones Eridan aun corría en las faldas de las montañas en medio de tormentas de nieve buscando desesperada donde esconderse. La misma nieve iba ocultando sus pisadas, causándole un alivio momentáneo haciendo que disminuyera el paso. El fuerte viento mitigaba el ruido de sus pisadas, hasta que un sonido peculiar le hace voltear atrás. No se alcanza a distinguir pero la oscura silueta se acercaba a una monstruosa velocidad. Nuevamente aterrada, Eridan se levanta con trabajo, haciéndole tropezar varias veces por la espesa nieve Con desesperación sigue corriendo, lamentablemente entre esos pasos torpes cae a una pequeña fisura de hielo. En la caída su tobillo se dobla, causándole un fuerte dolor incapacitando el moverse por ese momento. La joven sobrelleva el dolor sosteniendo la respiración tan pronto como escucha los cascos del centauro caminar cerca de la fisura. Sin pensarlo demasiado se esconde entre las grietas para que la luz espectral no la alcanzará. Se escucha la poderosa y ominosa voz de Hecarim -Puedo sentir tu miedo. Sé que estas aquí. - Pronto la lámpara que tenía en su costado se desprende, liberando al otro espectro de resplandor verde. -Ohhh parece que Eridan quiere jugar, entonces juguemos... - Una retorcida risa se escucha de Thresh con el sonido de cadenas arrastrándose lentamente dentro de la fisura. Tan pronto como el carcelero también desciende empieza a contar como si fuese un juego. -1, 2, 3, 4... ¿Cuánto tiempo me llevara encontrarte? 5,6...- Se asoma ligeramente para ver donde estaba observando que aún estaba retirado de ella, aun así Eridan sentía el escalofrió en su cuerpo haciéndole temblar. Thresh se detiene y queda inmóvil unos segundos como si hubiera escuchado algo. Voltea ligeramente dejando salir una sonrisa burlesca. -12, 13... Puedo... Oír tus frágiles latidos. - Eridan por aquellas palabras se pone contra la pared ocultando sus piernas y brazos pero tras dejar de oír su voz, pisadas y cadenas, vuelve a asomarse por un costado, notando que ya no había nadie; no estaba ni la luz espectral de la lámpara. Aun cautelosa se asoma un poco buscándolo sin alertar a Hecarim encima de la fisura. Busca y busca con la mirada unos segundos pero tan pronto siente un escalofrió invadir su cuello, regresa a su mirada detrás. Ahí estaba él. -Hola niña. - Estaba frente a ella aquel rostro fantasmal. No obstante ella siente las cadenas apresando sus manos y pies. -Perdiste. Es una lástima que fuera tan sencillo.- Eridan logra soltar una mano para darle una fuerte bofetada a la parte física de su cráneo. Inevitablemente a él le causa gracia su acción y así las cadenas le aprietan más, al grado de lastimarla un poco. -Ese tipo de reacciones tuyas me fascinan. Siempre has logrado hacerlo interesante a pesar de los siglos. - El desliza su mano hasta su cintura, acercándola a él. Teniéndola frente a frente ríe como un cínico. No pasa más de un par de segundos más cuando el centauro se impacienta. Hecarim se levanta en dos patas y cae con fuerza. Thresh se detiene por ese momento y la sube poniéndola ante Hecarim. Ella estaba asustada pero una fuerte impotencia se apodero de ella. Lentamente las marcas en su cuerpo de carmesí se empezaban a llenarse de sangre. Hecarim alardea de la sencilla captura. -Fue bastante sencillo. Sigo dudando que ni siquiera vale la pena alguien tan débil como esta mortal.- Replica el carcelero. -Vendrá con nosotros de todas formas. Aun podemos arrancarle más poder. - En ese momento la desesperación y cólera de la joven hacen lo que tenían que evitar los dos espectros. La pálida piel de Eridan se torna gris y sus marcas en el rostro se llenan completamente de sangre hasta sus ojos. Las cadenas se fragmentan mientras ella se levanta; y con un grito desgarrador torna la blanca nieve en polvo negro envolviéndola. Ambos espectros caen por el terrible grito y el estremecer del suelo, a pesar de eso se incorporan de inmediato para contrarrestarla pero ya había desaparecido. Thresh tiene un arranque de ira al haber fallado. -¡Maldito sea Karthus! ¡Dijo que no le quedaba casi poder! ¡Y ahora la volvimos a perder! - -Cálmate. No es más que una muestra de por qué las islas la quieren de vuelta. Ahora preocúpate por que la bruja de hielo no notara ese poder. Tenemos que encontrarla antes que de que lo haga ella. - Aún muy irritado, Thresh comprendía que no podía perderse más tiempo. Aunque Eridan desencadenó algo de poder no fue lo suficiente para llevarla demasiado lejos pero ambos de tenían que prever lo peor. _Horas más tarde._ La joven despierta en una confortable habitación con una chimenea ardiendo, junto con cálidas pieles que la cubrían. Aun alarmada mira a su alrededor encontrando solo a una niña acomodando el fuego. La pequeña se percata que despierta y corre con un tazón de sopa caliente a dárselo. Eridan con gusto lo toma, mirando también su tobillo vendado. La niña la mira a los ojos con inocencia y le pregunta. -¿De dónde es usted? - Eridan contesta con otra pregunta. -No estoy muy segura... ¿Dónde estoy?- -Esta al Sureste de Freljord cerca de la tribu de los Avarosa.- Cambia su semblante frió por uno alegre. -!La tribu de Ashe! Por fin. - -Usted no pareces de aquí. Su piel está muy pálida no debería moverse.- -Vengo de... Kalamanda y vengo a encontrar unos parientes en Freljord. Lamentablemente tuve un accidente y aquí estoy, quizás sea eso por qué lo pálida de mi piel. - -¿A dónde ira? - -Es un asunto familiar por eso debo de llegar a Jonia por el puerto de Freljord no puedo perder tiempo.- -Con ese tobillo roto no podrás moverte. - -No moriré por una fractura. ¿Pero podrías ayudarme a llegar al puerto?- Eridan con cuidado se incorpora. La niña la toma de la mano con un amplio jugueteo para sacarla de la habitación. Apenas salen y la niña se separa alejándose. Para sorpresa de Eridan el cuarto tras de ella se desvanece como un espejismo convirtiendo todo a su alrededor en una gran sala de trono hecha con hielo puro. A cada costado de la sala se levantan colosales guardias de hielo que pronto la encerraron. La niña se frente a ella se convierte en hielo turbio y cambiando dramáticamente su forma a una alargada femenina. La bruja habla. -Vaya, vaya. Así que eres una simple viajera. - Lissandra le da la espalda para sentarse en su helado trono. -Dudo que una "viajera" sea portadora de algo que haga estremecer a todo Freljord. - Eridan se queda callada. Lissandra continúa. -Supe que en Kalamanda un asesino desapareció recientemente, parece que dejo un rastro de varios cadáveres, me pregunto si fuiste tú. - Sigue sin contestar. La bruja hace que sus guardias la levanten congelando parte de su cuerpo. La bruja prosigue -Los siglos me han hecho paciente pero tiempo no es con lo que cuento en este momento, y más sabiendo que alguien va tras de ti. - -No tengo nada que ofrecer. Soy solo una viajera. - Impacientada la bruja cambia su tono de voz por uno más agresivo. Con rabia la toma del rostro clavándole sus uñas. -Tu eres la asesina que mato a decenas y luego desapareció. ¿Luego apareces aquí en mi Reino? ¿Quiénes vienen tras de ti y por qué? - Una voz misteriosa y oscura contesta desde la entrada de la sala. -Eso es algo que no te incumbe, Lissandra. - Ambas dirigen la mirada a las puertas viendo a los dos espectros con cadáveres de la guardia de hielo detrás. Thresh habla. -Qué curioso Lissandra, en este lugar no son más que golems sin almas. ¿Sera que tú tampoco tengas una que ofrecer? Me gustaría comprobarlo. - Pone su linterna frente a él, riéndose de ella. Enfurecida Lissandra golpea fuertemente con sus uñas en el rostro a Eridan lastimándola severamente, esto hace enfurecer a los dos espectros. Los golems de hielo se lanzan sobre los intrusos, en respuesta Thresh lanza sus espectrales cadenas enredándoles los pies y Hecarim se abalanza contra ambos haciéndoles caer y desmoronarse fácilmente. Lissandra con un gesto de despreció invoca los fragmentos como una tempestad. Con semejante fuerza van siendo arrastrados obligándole al carcelero a interrumpirla lanzando el filo de su cuchilla en el hombro de Lissandra. Hecarim aprovecha para cabalgar y pasar sobre ella hasta llegar a Eridan, que se desangraba lentamente; rompe el hielo sacándola sin embargo antes de que tocara el suelo Lissandra lo derriba. -¡¿Por qué ustedes pelean por una mortal?! - Thresh contesta lanzando su linterna a Eridan, trayéndola hasta él. Apenas llega y lanza su cuchilla para derribar a la bruja nuevamente. Hecarim corre por detrás ella para atacarla; Lissandra al instante se encierra dentro de su tumba de hielo. Ambos espectros son atrapados rápidamente por el hielo expandiéndose. La bruja sale y se dirige al carcelero amenazadoramente. -¡Pagaran por lo que me han hecho hoy! - Antes de terminar Eridan se levanta como un títere frente a la bruja. Su piel se tornó negra aunque su sangre escurría. Un ominoso grito salió nuevamente de Eridan como una fuerza aplastante azotando a Lissandra contra la pared. Esta se fragmenta haciendo que cayera sobre ella, sepultándola. Una vez que termina, vuelve el cuerpo normal a Eridan y cae al suelo inconsciente. Hecarim y Thresh rompen el hielo para finalmente aproximarse a la joven. -Aquí está la prueba que querías ver, Hecarim. No fue nada la bruja para esta niña. - Un estruendo los hace voltear a los escombros. Brutalmente sale la bruja enfurecida y con su cuerpo ya empezando a fragmentarse. Ambos no tenían tiempo de reaccionar a su ataque pero algo la detuvo a ella en seco. -Hola, Lissandra. - Saluda Karthus fríamente mientras entraba con Mordekaiser a las puertas de la sala de hielo. -¿¡Qué hacen todos ustedes aquí!?- Atemorizada Lissandra se hace para atrás. -Aunque solo venimos hasta aquí por algo... no es placentero caminar con tantos... vivos. Se inteligente bruja y no te cruces en los asuntos de las Islas. - El Lich termina de hablar y la bruja no tiene más remedio que retirarse herida de su cuerpo y orgullo.
Pelabola (LATN)
: [Historia] La llegada de la muerte
Parece que disfrutas la compañía de los no muertos tanto como yo. Indulgere in mortis invocador.
: ¿Tu Tema Favorito del LOL?
https://www.youtube.com/watch?v=LQHRajcOjCM Rito PLZ me gustaría verlo en el volumen 2 o al menos el de harrowing
: Islas de la sombra y Eridan: La sombra y el vacío
2.- Freljord Los icebergs se levantan en los mares y el frió es el alma de la costa glacial. En una pequeña playa de roca y tierra que el hielo no cubrió hay una barcaza vieja de madera negra. No pasa desapercibida por mucho tiempo para los pescadores de la tribu cercana. Un pescador se acerca finalmente al bote, llevándose una sorpresa al ver una mujer boca abajo. Para él estaba muerta ya que nadie pudo sobrevivir un viaje de 3 días en los océanos del noroeste solo. Se acerca para mover el cuerpo pero apenas lo toca y de golpe se levanta la joven. El vaho sale de su aliento mostrando que aún estaba viva. El pescador se asusta tras la reacción tan repentina y oyendo la desesperación de respirar de ella. Rápidamente se trata de incorporar, sin mucho éxito se sostiene del bote para mantenerse de pie. - ¿Dónde estoy? - Pregunta aun agitada. - Debes ser de Kalamanda para llegar aquí. Está en la costa oeste de Freljord, cerca de la tribu de la garra invernal. - -Entonces esta es el territorio de Sejuani. ¿Hace cuando llegué a la costa? - Ya empezaba a calmarse mientras oía el lugar donde llego y la cierta seguridad que eso significa. - Lleva en la costa casi un día y medio. Apenas el hielo me permitió llegar a la costa. - Eridan oyendo esas palabras se estremece por dentro. Un día y medio significaba tiempo suficiente para que la encuentren los espectros. Horrorizada se esfuerza más por moverse sin embargo su condición la obliga a caer. El hombre la sostiene y la lleva hasta el campamento pesquero. Dada su condición pasa la noche en una tienda recuperándose. Ya eran altas horas de la noche y todos ya estaban dormidos mientras se abrigaban de las fuertes ventiscas pero en la costa algo llega del océano. Una espesa niebla turbia reemplaza a la escarcha del Freljord. Invasiva, se extiende rápidamente como si buscara algo o alguien, así empieza a rodear el campamento silenciosamente. Eridan abre sus ojos asustada, sintiendo la presencia de quien temía. Impulsada por la adrenalina se levanta silenciosamente para guardar utilidades en una bolsa de piel preparándose para salir a pesar de aun estar débil. Al estar casi a un paso de la salida de la tienda de lona se detiene en seco, se queda paralizada oyendo los cascos metálicos de un caballo al otro lado de la tela que cubría la puerta. Ella sin aliento y casi inmóvil , se pone a un lado escondiéndose entre algunas cosas. La joven, aguantando la respiración, contempla cómo se adentra el enorme centauro espectral, revisando las camas y arrancándole las almas. Una vez mas Eridan resiste su respiración y sale mientras Hecarim aun mataba a los que dormían. Había aprovechando la situación para salir sin que la notara pero la corriente de aire que hace al salir rápido no pasa desapercibido para el espectro, e inmediatamente sale revisando fuera de la tienda. Ella se esconde detrás de la tienda apretando con sus manos su boca y nariz intentando no hacer ningún ruido. Pasan un par de minutos y Hecarim se mueve a otras tiendas de lona a buscarla por lo que la joven no pierde el tiempo moviéndose por la niebla intentando salir del campamento. Apenas podía ver el piso donde estaba de tan espesa que estaba. Ágil, se mueve evadiendo al espectro ya escapando, casi al final del campamento, logra observar el resplandor de una lámpara. Con duda se acerca cautelosamente imaginando algún guardia pero lo que ve la hace caer aterrándose. Ahí estaba Thresh, buscando igualmente dentro de las tiendas arrebatando almas de todas las personas del lugar. casi paralizada del miedo Eridan se arrastra escapando de la luz que apenas se veía entre la niebla. Mira hacia el Este viendo la cordillera montañosa pensando en su único escape. Pronto todos estarían muertos, dejándola sin tiempo antes de que la encontraran; corre desesperada hasta poder adentrarse a las rocas y dejar atrás la oscura niebla. El campamento yacía arrasado silenciosamente y sobre una colina de hielo Hecarim y Thresh dirijan su vista hacia el Este, observando el rastro en la nieve. Dice y ríe cínicamente Thresh mientras ve el rastro a las montañas. - Paso entre nosotros sin que la viéramos, es lista pero… esta aterrada. - Hecarim se pone en dos patas bajando con fuerza, azotando sus cascos en el piso. - No llegara lejos con sus limitaciones mortales. La alcanzare antes de que llegue hasta allá. ¡En marcha! - Thresh se adentra en la lámpara y sin perder tiempo el centauro cabalga siguiendo el rastro antes de que se perdiera en la nieve.
: Islas de la sombra y Eridan: La sombra y el vacío
1- Anochecer En el claro del maldito bosque la joven Eridan yacía sentada entre dos columnas llenas de plantas sobre un tenebroso altar. Oscuros susurros inundaban el ambiente y ella no deseaba seguir oyendo su llamado. Sabiendo que pronto seguirían tras ella, se escabulle entre la espesa niebla hasta la costa Este de las islas para huir de los espectros hasta un lugar donde no buscarán lo que llevaba dentro de ella. Por otro lado en una antigua catedral que deja salir el sollozo de sus fieles almas atormentadas, están reunidos los espectros más representativos. Entre ellos se alza el Lich -La invocación fue perfecta. Ya no debería tener más poder. ¿Cómo es que escapó?- El carcelero continúa -Cuando le arrebataste su poder, la esencia que me ayudaba a encerrarla se perdió. Tu invocación no fue tan perfecta, Karthus.- Molesto el Lich justifica -Fue tan solo una brecha en el ritual que aprovechó para engañarme. - Con calma el caballero de metal da su palabra -Karthus, la niña aún tiene más poder del que creías. Es posible que ni siquiera necesite más la máscara para usar su poder- El centauro continúa -Él tiene razón. El cambio cubrió perfectamente su rastro con uno de los nuestros pero si sale de las islas lo sabremos. Varias de mis tropas han sido enviadas a vigilar las costas.- Casi de inmediato un subordinado entra alertando a los espectros. -Mis señores, una pequeña embarcación fue vista partiendo de la costa Este de esta isla. - Rompe el silencio finalmente el enterrador. -Si se dirige al Este significa que quiere buscar refugio en Jonia pero dudo que cruce por Demacia ni mucho menos Pitlover, seria presa fácil para nosotros. Atravesará forzosamente por Freljord.- Un resplandor espectral sale de la mano de Lich creando la posible trayectoria de Eridan. -Entrara por el territorio de la tribu de Sejuani pero dudo que vaya al sur para el puerto. Intentará perderse y arriesgarse hasta llegar al territorio de... la bruja de hielo. Tendremos que llamar su atención para que no note la distorsión de poder llegando a su territorio. ¡Hecarim! Tú y Thresh síganla. No podemos permitir que Lissandra se percate de su poder. - Apenas termina de hablar y ambos espectros se ponen en marcha a buscarla.
: Islas de la sombra y Eridan: La sombra y el vacío
"¿Alguna vez has oído un llamado?" Son las palabras de un Lich proveniente de estas oscuras Islas. Pero ¿Cual es el propósito de la maldición sobre ellas? Una joven llamada Eridan escucha el susurrante llamado de las Islas malditas, dejando atrás sus despojos mortales para aceptar a su hogar y el propósito que tienen para ella su nueva familia. Esta sera la historia de ella y su relación con los espectros de estas miticas islas malditas.
Greene (LATN)
: [ El Rincón de la Música]
[](https://www.youtube.com/watch?v=r7L_AyKw6QU) https://www.youtube.com/watch?v=r7L_AyKw6QU Me gusta mucho compositores asi mismo como los de Lol pero en general esucho este tipo de musica a la hora de crear o matar.
Comentarios de Rioters

MiseriaAmetDolor

Nivel 196 (LATN)
Votos positivos totales
Crear una discusión